lunes, 20 de julio de 2009

Entrevista a Andy Worthington

P+DH [Periodismo + Derechos Humanos] publica hoy la primera parte de la entrevista que hice recientemente al periodista británico Andy Worthington, uno de los mayores expertos de mundo en la prisión de Guantánamo y autor del libro The Guantánamo Files, en el que narra las historias de todos y cada uno de los prisioneros que han sufrido las más graves violaciones de los derechos humanos en el centro de detención estadounidense desde su puesta en marcha a finales de 2001.

En la entrevista, Worthington habla de los retos a los que se enfrenta la administración Obama para cerrar Guantánamo, el legado de la administración Bush en cuanto a los derechos humanos y las diferencias y similitudes entre ambas en el trato a los prisioneros de la "guerra contra el terrorismo". He aquí un extracto:

También debo decir que, en conjunto, la administración Obama no ha puesto en duda los fundamentos de la “guerra contra el terrorismo” de la administración Bush, que se basaba en difuminar intencionadamente las diferencias entre los talibán (un gobierno, por muy despreciable que fuera) y al-Qaeda (un pequeño grupo terrorista). Básicamente, los terroristas deberían haber comparecido ante tribunales federales para ser juzgados como delincuentes y los soldados deberían haber sido retenidos en calidad de prisioneros de guerra, protegidos por las Convenciones de Ginebra, hasta el final de las hostilidades.

De haber sido así, ahora no estaríamos discutiendo si es legítimo continuar reteniendo a prisioneros relacionados con una operación militar determinada –derrocar a los talibán e instaurar un nuevo gobierno en Afganistán– cuyo objetivo se alcanzó hace años. Sin embargo, tal y como están las cosas, la administración Obama ha renunciado al uso de la expresión “combatientes enemigos” para referirse a los prisioneros de la “guerra contra el terrorismo”, pero no ha acabado con la lógica falsa de retener a prisioneros sin considerarlos sospechosos de un delito o prisioneros de guerra, y eso es precisamente lo que debe hacer, y también asegurarse de que no vuelva a suceder jamás.

La segunda parte, centrada en los presos liberados de Guantánamo (algunos de los cuales serán acogidos en España) aparecerá proximamente en P+DH. Aprovecho la ocasión para dar las gracias a la gente de P+DH por brindarme la oportunidad de trabajar con ellos y a Andy Worthington por concederme la entrevista. Ha sido un placer y un privilegio.

ACTUALIZACIÓN (22/07/2009): Ya se puede leer la segunda parte de la entrevista aquí. También está disponible la version íntegra de la entrevista en inglés en el blog de Andy Worthington.

2 comentarios:

Samuel dijo...

Ya comenté algo en P+DH, pero repito aquí mis felicitaciones por una entrevista necesaria. Saludos.

Carlos Sardiña Galache dijo...

Muchas gracias, Samuel. Coincido contigo, las reflexiones de Worthington son necesarias y muy oportunas. Y más precisamente hoy, que el comité designado por Obama ha retrasado seis meses su informe sobre Guantánamo. No sólo tengo la sensación de que a Obama, como apunta Worthington, le falta valor, también creo que quiere contentar a todo el mundo y esa es la peor receta posible para hacer justicia.

Un saludo.