jueves, 15 de enero de 2009

Sueltos sobre Gaza - 15/01/2009

--Cuando la cifra de muertos en Gaza ya supera el millar, el ejército israelí ha bombardeado un hospital y la sede de la ONU en la franja (esta última, con fósforo blanco), donde se refugiaban cientos de personas del avance de la fuerza terrestre israelí. Ehud Barak se disculpa por este "gran error" y Ban Ki-Moon ni siquiera expulsa de la ONU al país que más bombardea a su personal e infraestructuras y se limita a expresar su "enérgica protesta y rabia" a los ministros de Defensa y Exteriores israelíes y a pedirles una "completa explicación". Como se puede ver en la página web de noticias de la ONU, para esta imparcial institución tienen igual importancia los cuatro cohetes caseros lanzados desde Líbano a Israel (que no han causado ni un solo herido) que la matanza sistemática de palestinos.

LA ONU PIDE CONTENCIÓN... EN LÍBANO.

--También hay quien llama a las cosas por su nombre en la ONU: Miguel d'Escoto Brockman, el presidente de la Asamblea General de las Naciones Unidas, acusa a Israel de estar cometiendo un genocidio. Además, d'Escoto ha declarado: "Algunos se han engañado pensando que el Consejo de Seguridad haría algo que pudiera ayudar a resolver la situación, nunca lo he creído", y "Es increible que un país que debe su existencia a una resolución de la asamblea general pueda despreciar de esa manera las resoluciones de la ONU".

--Según la BBC (un medio al que dificilmente puede calificarse de tener prejuicios contra Israel) y la organización de derechos humanos israelí B'tselem, el ejército israelí está disparando deliberadamente contra civiles. Los soldados han abatido a mujeres y niños que huían y se han encontrado cadáveres de niños con disparos en la cabeza.

--Después de que nuestro ministro de Asuntos Exteriores, conocido experto en Oriente Medio, cometiera la estupidez de anunciar que Hamas había aceptado un alto el fuego que no había aceptado, las negociaciones continuan en Egipcio. Las condiciones de Hamas para aceptarlo son claras y perfectamente razonables, tal y como las exponía hoy en un artículo publicado en The Independent el primer ministro Ismail Haniyah: Israel debe poner fin inmediatamente a la matanza, retirar todas sus tropas de Gaza, levantar completamente el embargo ilegal sobre al Franja y abrir las fronteras. Israel, por su parte, se muestra contrario a un alto el fuego que permita a Hamas "rearmarse y reagruparse".

--Israel impide que un barco de la organización Free Gaza cargado con ayuda humanitaria llegue a Gaza. Al menos cuatro buques de guerra israelíes rodearon el barco (en el que viajan un senador, Joan Josep Nuet, y una periodista, Mónica García Prieto, españoles) en aguas internacionales y amenazaron con disparar si no daba media vuelta, por lo que se vió obligado a volver a Chipre. Israel ya impidió hace dos días que un barco cargado con dos mil toneladas de medicinas, alimentos y ropa, procedente de Irán, llegara a Gaza.

TRABAJADORES DE LA ONU Y BOMBEROS EGIPCIOS INTENTANDO SALVAR LOS VÍVERES ALMACENADOS EN LA SEDE DE LA ONU BOMBARDEADA POR ISRAEL (HATEM MOUSSA/AP).

--No sólo se jalea y justifica impunemente el genocidio en las calles de Nueva York, también se hace en las páginas del New York Times, y por uno de sus columnistas más representativos. Si ya no quedaban dudas de que Thomas Friedman es un gilipollas integral, ahora se ha demostrado que además es un apologeta del terrorismo y los crímenes de guerra (sólo si los comete Israel, claro). En su última columna, defiende el valor estratégico de las matanzas de civiles en la última guerra de Israel contra Líbano y en la actual ofensiva contra Gaza:
Israel’s counterstrategy was to use its Air Force to pummel Hezbollah and, while not directly targeting the Lebanese civilians with whom Hezbollah was intertwined, to inflict substantial property damage and collateral casualties on Lebanon at large. It was not pretty, but it was logical. Israel basically said that when dealing with a nonstate actor, Hezbollah, nested among civilians, the only long-term source of deterrence was to exact enough pain on the civilians — the families and employers of the militants — to restrain Hezbollah in the future.

[...]

That was the education of Hezbollah. Has Israel seen its last conflict with Hezbollah? I doubt it. But Hezbollah, which has done nothing for Hamas, will think three times next time. That is probably all Israel can achieve with a nonstate actor.
Es decir, para Thomas Friedman es lógico (aunque no muy "bonito") asesinar a civiles para "educar" a Hizbulá y Hamas y que se lo piensen dos veces antes de volver a atacar. Como señala Glenn Greenwald, Friedman está defendiendo los crímenes de guerra y siguiendo la misma lógica que defiende al-Qaeda cuando atenta contra los civiles estadounidenses para que retiren su apoyo a la dominación de su país en los países musulmanes.

--Evo Morales anuncia que Bolivia rompe relaciones diplomáticas con Israel.

--Si en la prensa británica (en The Independent y The Guardian) publican hasta artículos de líderes de Hamas, en El País sólo se oyen voces israelíes. Como señala el arabista Bernabé López García en una carta al director, ni siquiera se ha dado soporte a la voz "de escritores y periodistas palestinos en su periódico para enjuiciar desde todos los ángulos esta guerra de exterminio que cada día ha demostrado más su carácter genocida".

--Según Robert Fisk, los responsables de los cohetes lanzados desde Líbano son miembros del Frente Popular para la Liberación de Palestina.

--Ilan Pappé en London Review of Books:
Israelis often refer to Gaza as ‘Me’arat Nachashim’, a snake pit. Before the first intifada, when the Strip provided Tel Aviv with people to wash their dishes and clean their streets, Gazans were depicted more humanely. The ‘honeymoon’ ended during their first intifada, after a series of incidents in which a few of these employees stabbed their employers. The religious fervour that was said to have inspired these isolated attacks generated a wave of Islamophobic feeling in Israel, which led to the first enclosure of Gaza and the construction of an electric fence around it. Even after the 1993 Oslo Accords, Gaza remained sealed off from Israel, and was used merely as a pool of cheap labour; throughout the 1990s, ‘peace’ for Gaza meant its gradual transformation into a ghetto.

[...]

Israel justifies its conduct in Gaza as a part of the fight against terrorism, although it has itself violated every international law of war. Palestinians, it seems, can have no place inside historical Palestine unless they are willing to live without basic civil and human rights. They can be either second-class citizens inside the state of Israel, or inmates in the mega-prisons of the West Bank and the Gaza Strip. If they resist they are likely to be imprisoned without trial, or killed. This is Israel’s message.

[...]

But it is not only in military discourse that Palestinians are dehumanised. A similar process is at work in Jewish civil society in Israel, and it explains the massive support there for the carnage in Gaza. Palestinians have been so dehumanised by Israeli Jews – whether politicians, soldiers or ordinary citizens – that killing them comes naturally, as did expelling them in 1948, or imprisoning them in the Occupied Territories. The current Western response indicates that its political leaders fail to see the direct connection between the Zionist dehumanisation of the Palestinians and Israel’s barbarous policies in Gaza. There is a grave danger that, at the conclusion of ‘Operation Cast Lead’, Gaza itself will resemble the ghost town in the Negev.
--En Gaza viven más de 40.000 mujeres embarazadas que no pueden dejar sus casas ni recibir atención médica en los hospitales, colapsados por los heridos del bombardeo. Este video de Al Jazeera cuenta la historia de una mujer que dio a luz en el primer día de la ofensiva y no ha visto a su hijo desde entonces:

3 comentarios:

OC dijo...

Buen trabajo, Carlos, gracias. Intento extenderlo todo lo que me alcanza.
Saludos.

Juan Asís Palao dijo...

Compañero,

Cuando te pones eres el más decidido. Imprescinbible repaso, y es que no hay otro camino que esto: denunciar hasta la extenuación. Gracias por recoger mi mala opinión de Moratinos. Fui incluso blando, pero le llegará su turno de insultos cuando acabe la urgencia de la situación.

Remember Gaza

Carlos Sardiña Galache dijo...

Gracias a los dos por vuestras aportaciones.

Conozco tus comentarios, OC, sobre todo en el blog de Hernán Zin, y creo que son brillantes, tanto en la forma como en el contenido (¡y menudo talento para el insulto!). Si algún día decides llevar todo ese talento a un blog, me gustaría mucho leerlo.

Juan: Moratinos es un imbécil que debería ser cesado de inmediato, y no sólo por esto, pero tampoco destaca especialmente en estupidez dentro de un gobierno donde abundan los hipócritas y cuya patética equidistancia no hace sino poner de relieve su cobardía moral: simplemente, no tienen el valor para hacer lo correcto, que sería condenar tajantemente e Israel, romper relaciones con él, como han hecho Venezuela y Bolivia, y proponer un embargo en la UE.

Supongo que todos estamos sintiendo una desolación tremenda estos días. Yo no sé muy bien qué se puede hacer, más que tratar de contrarrestar las mentiras que cuentan la mayoría de los medios y denunciar la barbarie. Dicho crudamente: esta matanza ya es imparable, nosotros sólo podemos levantar acta. Pero debemos recordar y, cuando haya pasado todo esto, cuando Gaza ya no esté en la primera plana de los periódicos, conseguir volver a ponerla allí con nuestras protestas. No callemos cuando callen las armas, porque entonces habrán vencido también en ese frente. Ellos cuentan con eso: con que no vamos a tardar mucho en callarnos, con que nos aburriremos pronto. Sigamos pidiendo cuentas cuando haya acabado esta matanza y hagámosle saber a los gobiernos que no olvidamos ni olvidaremos que fueron cobardes en el momento decisivo. Porque el bloqueo seguirá y vendrán más matanzas sino hay un movimiento social sostenido y constante que ponga freno a todo esto.

Un abrazo a los dos.