martes, 13 de enero de 2009

La "civilización" jalea las matanzas



"El islam es un culto a la muerte."

"Nos están obligando a matar a sus niños para defender a los nuestros."

"Los que mueren están sufriendo la ira de Dios."

"Ellos no distinguen entre civiles y militares, ¿por qué habríamos de hacerlo nosotros?"

"No va a salir nada bueno de todo esto a no ser que continuen luchando hasta el final, hasta que no los aniquilen a todos ellos."

Declaraciones hechas a un periodista durante una manifestación de apoyo a la masacre israelí celebrada el 11 de enero en Nueva York. En esta orgía de odio participaron el senador demócrata Chuk Schumer (que afirmó que Israel actuaba humanitariamente avisando a las víctimas antes de bombardearlas, "¿qué otro país haría eso?") y el gobernador de Nueva York, David Paterson.

3 comentarios:

JLuis dijo...

Terrible....
justo ando leyendo "el miedo a los bárbaros" de Todorov... y en un esfuerzo por dar contenido a la palabra civilización, la define como la capacidad de atribuir humanidad a "los otros", y su opuesto "la barbarie" queda perferctamente reflejada en las declaraciones de tu entrada.

Un abrzote

Carlos Sardiña Galache dijo...

Hermosa la definición de civilización.

También opera aquí un elemento de "proyección" y mala fe: se pone el mal en el otro para no verlo en uno mismo. Una vez que se ha deshumanizado al otro, otorgándole todos los atributos que no se quiere (o puede) ver en uno mismo, todo está permitido. El otro es, en nuestra época, el musulmán, del mismo modo que antaño lo fue el judío.

Un saludo y gracias por tu comentario

Schabtai dijo...

Aquí en España en los medios afines a la derecha española, hace tiempo que se está rechazando a todo lo que huele a islamismo. Concretamente se está estimulando una amenaza al catolicismo, para que estos encuentren enemigos sin más. El caso es que la llamada civilización no se plantea la alternativa del NO a las religiones; en vez de ponerse al lado de alguna, que dá igual la que sea porque todas son malas para la humanidad.