martes, 27 de enero de 2009

El PSOE y la industria armamentística española

La pregunta que un traductor granadino le planteó ayer al presidente Zapatero sobre la exportación española de armas a países que, como Israel, Colombia o Tailandia, se encuentran en conflicto o en los que se violan sistemáticamente los derechos humanos puso al decubierto la hipocresia del gobierno socialista y la enorme distancia que separa sus palabras de sus actos. La respuesta que dio para defender la venta de armas a Israel fue la de alguien que no tiene la conciencia muy tranquila al respecto, aduciendo que la cantidad es "insignificante", con lo que admitió implícitamente que la venta en sí no es enteramente legítima.



El compañero Abenyusuf ha escrito un excelente post, cuya lectura recomiendo encarecidamente, sobre la vergonzosa respuesta de Zapatero, en el que además recopila varios artículos sobre las exportaciones de armamento español. A lo dicho por Abenyusuf hay que añadir un aspecto de la respuesta de Zapatero que parece haber pasado inadvertido.

En un momento determinado, Zapatero se defiende aduciendo que su gobierno ha sido pionero y líder "en eliminar las bombas de racimo", pero ésa es una afirmación que es preciso matizar. Es cierto que España es uno de los 109 países que firmaron el pasado 28 de mayo un tratado que prohíbe el uso, fabricación y almacenamiento de este tipo de armas, pero hay que recordar que España presentó una enmienda (ver, en .pdf, aquí) para que no se incluyeran en el tratado los modelos de bombas de racimo que estuvieran equipados con mecanismos de desactivación y autodestrucción; es decir, los modelos que se fabricaban en España (tal y como señalaron entonces en la página web de la campaña). Además, España respaldó otra propuesta de enmienda presentada por Alemania (ver, en pdf, aquí) para que el tratado permitiera a los países firmantes participar con países no firmantes en operaciones conjuntas en las que se usaran bombas de racimo. Finalmente, ambas enmiendas fueron rechazadas.

Algunos días después, la secretaria de Relaciones Internacionales del PSOE, Elena Valenciano, publicó en El País un artículo en el que celebraba el tratado y proclamaba que "a pesar de algunas reticencias, finalmente, lo hemos logrado" y después afirmaba que "no hay bombas buenas y bombas malas. Todas son armas diseñadas para matar y no distinguen entre civiles y soldados, entre hombres o niños." La señora Valenciano se olvidaba de mencionar que las reticencias procedían de la propia delegación española, que, como muestra su propuesta de enmienda, debe pensar que unas bombas son más malas que otras.

Un asesor de la señora Valenciano que puso en marcha una campaña en la blogosfera contra las bombas de racimo dijo ayer en su blog: "El comercio de armas no lo realiza el gobierno sino empresas privadas. ¿Somos conscientes de ello verdad?" No nos engañemos: son las empresas las que llevan a cabo las ventas de armas, pero es la responsabilidad del gobierno controlar y autorizar las exportaciones para que no lleguen armas españoles a países a países en conflicto, donde se violen los derechos humanos o que estén sometidos a embargos internacionales. Visto el papel que jugó España en la Conferencia de Dublín, todo parece indicar que las relaciones entre las empresas armamentísticas y el gobierno español son más estrechas de lo que sería deseable.

6 comentarios:

Alberto dijo...

Probablemente las armas que le ha vendido España a Israel no son para atacar Palestina, son por supuesto, para defenderse de ella.

Ha sido un placer ver como la cabeza visible del poder político en España sufría un desgarro tan demoledor, ataque al centro de la hipocresía de la clase política, diana.

Un abrazo

Juan Asís Palao dijo...

Gracias, Carlos, por tus palabras y el enlace.

Me parece que tu precisión es muy oportuna, y cuando esta noche en el telediario emitieron una precisión del gobierno, por supuesto no se profundizó en la cuestión que has señalado con tanta razón. Al menos cabe pensar que tres minutos han conseguido que mucha gente sepa algo de la venta de armas de España.

Un abrazo y salam.

Samuel dijo...

La industria de armamento siempre ha estado estrechamente vinculada al Estado. En el caso de España, tenemos una empresa pública como EADS-CASA y ex empresas públicas privatizadas y reconvertidas en contratistas como Santa Bárbara Sistemas. Y el gobierno español sigue incluyendo como I+D gasto dedicado a la investigación militar (ver www.noalainvestigacionmilitar.org). Un saludo.

Manu Panizo dijo...

La pena es que el traductor estuviera más nervioso que nuestro querido presidente, eso hizo que su ataque perdiera fuerza.

Gracias, Carlos, por llamarnos la atención a un tema tabú. La información sobre el negocio armamentístico español se queda muy corta en comparación con su importancia en términos económicos y humanos (más bien, inhumanos)

Tom Hagen dijo...

Qué golazo le marcaron a Z. Toda esta industria es la vergüenza de las democracias en occidente. Y lo del asesor de la señora Valenciano INSULTA la inteligencia de cualquiera. ¿¿En qué país no llegan delegaciones oficiales extranjeras sin la mediación del ministerio de exteriores??

Click2Pay casino dijo...

Matchless topic