martes, 27 de enero de 2009

El PSOE y la industria armamentística española

La pregunta que un traductor granadino le planteó ayer al presidente Zapatero sobre la exportación española de armas a países que, como Israel, Colombia o Tailandia, se encuentran en conflicto o en los que se violan sistemáticamente los derechos humanos puso al decubierto la hipocresia del gobierno socialista y la enorme distancia que separa sus palabras de sus actos. La respuesta que dio para defender la venta de armas a Israel fue la de alguien que no tiene la conciencia muy tranquila al respecto, aduciendo que la cantidad es "insignificante", con lo que admitió implícitamente que la venta en sí no es enteramente legítima.



El compañero Abenyusuf ha escrito un excelente post, cuya lectura recomiendo encarecidamente, sobre la vergonzosa respuesta de Zapatero, en el que además recopila varios artículos sobre las exportaciones de armamento español. A lo dicho por Abenyusuf hay que añadir un aspecto de la respuesta de Zapatero que parece haber pasado inadvertido.

En un momento determinado, Zapatero se defiende aduciendo que su gobierno ha sido pionero y líder "en eliminar las bombas de racimo", pero ésa es una afirmación que es preciso matizar. Es cierto que España es uno de los 109 países que firmaron el pasado 28 de mayo un tratado que prohíbe el uso, fabricación y almacenamiento de este tipo de armas, pero hay que recordar que España presentó una enmienda (ver, en .pdf, aquí) para que no se incluyeran en el tratado los modelos de bombas de racimo que estuvieran equipados con mecanismos de desactivación y autodestrucción; es decir, los modelos que se fabricaban en España (tal y como señalaron entonces en la página web de la campaña). Además, España respaldó otra propuesta de enmienda presentada por Alemania (ver, en pdf, aquí) para que el tratado permitiera a los países firmantes participar con países no firmantes en operaciones conjuntas en las que se usaran bombas de racimo. Finalmente, ambas enmiendas fueron rechazadas.

Algunos días después, la secretaria de Relaciones Internacionales del PSOE, Elena Valenciano, publicó en El País un artículo en el que celebraba el tratado y proclamaba que "a pesar de algunas reticencias, finalmente, lo hemos logrado" y después afirmaba que "no hay bombas buenas y bombas malas. Todas son armas diseñadas para matar y no distinguen entre civiles y soldados, entre hombres o niños." La señora Valenciano se olvidaba de mencionar que las reticencias procedían de la propia delegación española, que, como muestra su propuesta de enmienda, debe pensar que unas bombas son más malas que otras.

Un asesor de la señora Valenciano que puso en marcha una campaña en la blogosfera contra las bombas de racimo dijo ayer en su blog: "El comercio de armas no lo realiza el gobierno sino empresas privadas. ¿Somos conscientes de ello verdad?" No nos engañemos: son las empresas las que llevan a cabo las ventas de armas, pero es la responsabilidad del gobierno controlar y autorizar las exportaciones para que no lleguen armas españoles a países a países en conflicto, donde se violen los derechos humanos o que estén sometidos a embargos internacionales. Visto el papel que jugó España en la Conferencia de Dublín, todo parece indicar que las relaciones entre las empresas armamentísticas y el gobierno español son más estrechas de lo que sería deseable.

lunes, 26 de enero de 2009

La guerra de Obama

Cuando Obama mencionó Afganistán en su vulgar y aburrido discurso de investidura, declaró que el objetivo a partir de ahora consistirá en "forjar una merecida paz" en el país centroasiático y evitó la palabra victoria, que es la que ha usado durante toda su campaña electoral. Una vez que ha llegado al poder, Obama trata de construir un discurso propio para distanciarse lo más posible de la administración Bush. Por ejemplo, ahora que hasta el secretario de Asuntos Exteriores británico, David Miliband, ha desacreditado de una manera bastante oportunista la idea de la "guerra contra el terrorismo", Obama procura no pronunciar demasiado la frase.

Sin embargo, como en tantos otros asuntos, es probable que la llegada de Obama no venga acompañada de un cambio realmente significativo a la política de Estados Unidos en Afganistán y Pakistán. En la página web de la Casa Blanca se anuncia que "Obama y Biden van a redirigir los recursos estadounidenses a la lucha contra las mayores amenazas a nuestra seguridad: el resurgimiento de Al-Qaeda y los talibán en Afganistán y Pakistán". A diferencia de lo que sucede con la guerra de Iraq, ni Obama ni el Partido Demócrata de Estados Unidos han puesto nunca en duda la de Afganistán y se la han apropiado en gran medida.

PROTESTAS CONTRA EL ASESINATO DE CIVILES EN MEHTARLAM, AFGANISTÁN.

Prácticamente desde el momento en que ganó las elecciones, Obama y su equipo ya anunciaron que iban a estudiar un cambio estratégico en Afganistán, que consistiría el consabido aumento de tropas, en un enfoque regional del conflicto (con posibles conversaciones con Irán), el fomento del diálogo entre el gobierno afgano y los "talibán moderados" (una expresión que hasta hace bien poco habría sido considerada como un inaceptable y absurdo oxímoron) y la reactivación de la caza de Osama Bin Laden (una empresa en la que, como señaló el sabio Juan Cole, el triunfo es poco probable, no compensa el esfuerzo y proporciona una enorme publicidad a una Al-Qaeda que ha perdido gran parte de la importancia que tenía en el pasado). Éstos son, a grandes rasgos, los cambios que Obama estaba estudiando en noviembre, cuando el fracaso de Estados Unidos y sus aliados en Afganistán era público y notorio.

Dos meses después, y con el nuevo presidente ya en el Despacho Oval, la situación sobre el terreno no ha hecho sino empeorar: los talibán y otros grupos insurgentes son más fuertes que nunca, ya dominan el sur del país y los más de 800 kilómetros de frontera con Afganistán y controlan la mayor parte de la producción de opio.

La elección de Obama el pasado 4 de noviembre coincidió con el enésimo bombardeo de las tropas estadounidenses a una boda en la que murieron decenas de civiles, entre ellos varios niños. El pasado viernes, tres días después de que Obama asumiera el cargo, el ejército estadounidense mató a 15 supuestos talibán en la provincia oriental de Langhman; sin embargo, los funcionarios del gobierno en el lugar afirman que todos los muertos eran civiles inocentes. Un día después, miles de afganos salieron a la calle para protestar contra esa matanza. Fuentes del ejército estadounidense sostienen que el pasado 7 de enero mataron a 32 talibán en una operación llevada a cabo en la misma provincia, pero algunos heridos durante la operación cuantan otra historia desde el hospital: que un grupo de comandos estadounidenses irrumpió en varias casas de la localidad de Masamut en busca de insurgentes y mató a 13 civiles e hirió a nueve.

Matanzas como estas son frecuentes en Afganistán, donde sólo en 2007 murieron 4.000 civiles. Lógicamente, el apoyo popular a las fuerzas de ocupación de Estados Unidos y la OTAN, y al corrupto gobierno de Hamid Karzai, es casi inexistente y cada vez hay más afganos que aceptan el gobierno de los talibán como algo inevitable que, al menos, les proporciona una seguridad que ninguna otra fuerza en el país es capaz de darles.

Obama ha recibido un informe pesimista tras otro, pero sin duda el más importante es el elaborado por la propia administración Bush, en el que se da la razón a los demócratas y se recomienda una revisión de la estrategia republicana de los últimos ocho años en Afganistán y Pakistán, haciendo hincapie en tres puntos fundamentales: debe aumentarse la ayuda civil y replantearse la militar a Pakistán, establecer mayores mecanismo de control y condicionarla a que el ejército pakistaní demuestre efectivamente que la dedica a combatir la insurgencia de las provincias fronterizas con Afganistán; se aboga por una estrategia regional; y se recomienda darle mayor importancia a la ayuda al desarrollo y la diplomacia. Curiosamente, la administración Bush se despide reconociendo que estaba equivocada en su estrategia en Afganistán y proponiendo la misma reorientación que los demócratas llevan proponiendo desde hace años.

Sin embargo, la nueva administración estadounidense no ha revelado todavía sus planes en Afganistán con detalle. Lo único que está claro por ahora es que el Pentágono planea enviar hasta 30.000 soldados, que se sumaran a las 32.000 tropas estadounidenses (y aproximadamente otras tantas de la OTAN) ya desplegadas allí. Es de esperar que Obama pida a los socios de la OTAN que envíen más tropas, pero algunos, como Francia, ya han anunciado su negativa a hacerlo. Por el momento, según el Washington Post, el objetivo inmediato del aumento de tropas es ganar tiempo para estudiar y reconsiderar la guerra y desarrollar una nueva estrategia en lo que Obama ha calificado "el principal frente contra el terrorismo".

PROTESTAS CONTRA EL BOMBARDEO ESTADOUNIDENSE, EL 25 DE ENERO EN KARACHI.

En el ámbito diplomático, Obama ha nombrado enviado especial a Afganistán y Pakistán a Richard Holbrooke, un hombre muy crítico con el gobierno de Hamid Karzai, que cada vez tiene menos apoyos tanto en Estados Unidos como en la comunidad internacional, por su ineficacia, debilidad política, su corrupción (el hermano del presidente, Ahmed Wali Karzai, ha sido acusado en repetidas ocasiones de ser uno de los mayores traficantes de opio del país) y por su oposición al incremento de tropas. Hasta ahora, no se había encontrado una alternativa viable a Karzai, pero cuatro rivales políticos viajaron recientemente a Washington, donde se reunieron con Obama, y se habla de que podrían unirse para formar una coalición que represente a diferentes grupos étnicos y arrebate el poder a Karzai en las próximas elecciones.

De momento, ya tenemos una pista de lo que significa la "estrategia regional" que preconiza Obama. El nuevo presidente ha ordenado su primer bombardeo en Pakistán contra los talibán: dos aviones no tripulados bombardearon el pasado viernes una localidad de las provincias del noroeste y mataron al menos a 22 personas. Obama lleva defendiendo que Estados Unidos ataque en Pakistán sin permiso de su gobierno desde 2007. La administración Bush empezó a hacerlo el verano pasado y desde entonces ha lanzado 30 ataques que han matado a 220 personas. Como señala Juan Cole hoy en Salon, este ataque contradice las declaraciones que ha hecho Obama de que va a cambiar la estrategia de Bush y a llevar a cabo un enfoque más centrado en la diplomacia, ponen en peligro el frágil gobierno laico del aliado Asaf Ali Zardari, dan fuerza a los partidos fundamentalistas y contribuyen a desestabilizar un país cuyo equilibrio es enormemente precario.

viernes, 23 de enero de 2009

Obama, Guantánamo y la tortura

La llegada de Barack Obama a la presidencia de Estados Unidos ha sido recibida con un gran sentimiento de esperanza por gran parte de los habitantes del planeta. Es una reacción perfectamente razonable teniendo en cuenta el caos en el que se ha sumido el mundo durante los ocho catastróficos años de mandato de George W. Bush. Obama ha prometido y sigue prometiendo cambio y, aunque sin duda habrá cambios, hay razones más que fundadas para sospechar que su administración va a ser más continuista de lo que su retórica ha dado a entender.

BARACK OBAMA, FIRMANDO LAS TRES ÓRDENES EJECUTIVAS.

En sus dos primeros días de mandato, Obama ha aprobado tres importantes órdenes ejecutivas revocando algunas de las más infames políticas de la administración Bush: la prisión de Guantánamo, la legalización de la tortura como técnica de interrogatorio y el sistema de cárceles secretas de la CIA, en las que está encerrado un número indeterminado de presuntos sospechosos de terrorismo sin las más mínimas garantías legales y son frecuentes las violaciones de los derechos humanos. La promulgación de estas órdenes es, por sí sola, una buena noticia, por cuanto supone la condena explícita de algunas prácticas totalmente inadmisibles.

Sin embargo, el diablo está en los detalles y, como han manifestado algunos juristas estadounidenses, la política de Estados Unidos con respecto a los detenidos en el marco de la "guerra contra el terrorismo" (una guerra que Obama ha asumido) podría seguir siendo durante meses, e incluso durante años, muy similar a la que estaba en vigor cuando George W. Bush abandonó la Casa Blanca.

La orden ejecutiva para cerrar Guantánamo es la más contundente, clara e inequívoca: la prisión debe estar completamente cerrada en el plazo de un año. Sin duda es una buena noticia, aunque algunos abogados consideran que el plazo es demasiado largo. Se ha puesto en duda el artículo que da un plazo de un mes al secretario de Defensa para revisar las condiciones en que se encuentran los detenidos y asegurar que el trato que reciben se ajusta a la ley y a la Convención de Ginebra. El problema es que el secretario de defensa de Obama, Robert Gates, es el mismo de Bush desde 2006 y, por tanto, el último responsable de la prisión durante los dos últimos años; aunque, en defensa de Gates, hay que decir que ha declarado en repetidas ocasiones su deseo de cerrar Guantánamo.

[ACTUALIZACIÓN (26/01/2009): Cerrar Guantánamo puede convertirse en una tarea mucho más complicada de lo que parece a simple vista: los funcionarios encargados de ello han descubierto que no hay ficheros completos de muchos de los detenidos y los documentos está desperdigados en los archivos de diversas agencias, por lo que la mera recopilación de toda la información disponible sobre cada caso se podría prolongar durante semanas o incluso meses. Algunos funcionarios de la administración Bush reconocen que los ficheros están incompletos y no había ninguna entidad gubernamental encargada de reunir y unificar las informaciones sobre los prisioneros, ya que las prioridades eran la detención y el interrogatorio de los mismos y no elaborar acusaciones que fueran viables jurídicamente.]

Mucho más problemática resulta la orden para eliminar el uso de técnicas de tortura durante los interrogatorios. La orden ejecutiva pide a la CIA que sólo utilice las 19 técnicas de interrogatorio contempladas en el manual del ejército estadounidense, mucho más restrictivo que los métodos usados en los últimos ocho años. Pero el Centro por los Derechos Constitucionales (CCR) ha señalado que el texto deja abierta una posibilidad para que los servicios secretos apliquen otros métodos, es decir, torturas, en sus interrogatorios.

La orden contempla la creación de un grupo de trabajo ,formado por miembros de diferentes agencias, encargado de estudiar otras técnicas de interrogatorio y detención,diferentes a las del manual ejército, tomando como criterio los "intereses de seguridad nacional de Estados Unidos". Según Vincent Warren, director ejecutivo del CCR, ese artículo abre un gran resquicio legal que podría suponer la vuelta a la situación de partida.

De hecho, el nuevo director de Inteligencia, Dennis Blair [*], aseguró en su audiencia de confirmación ante el Senado que los procedimientos de los servicios de Inteligencia serían mas transparentes y prometió que la lucha antiterrorista se libraría respetando el estado derecho y la Constitución pero también añadió que probablemente algunos de los métodos y técnicas de interrogatorio deberán permanecer en secreto, con la finalidad de que los potenciales enemigos de Estados Unidos no puedan entrenarse para resistirlos.

[*] Dennis C. Blair fue comandante del Mando del Pacífico entre 1999 y 2002. Según el periodista Allan Nairn, en aquella época Blair tuvo conocimiento de las matanzas que estaba perpetrando el ejército indonesio contra la población civil de Timor Oriental en vísperas de su independencia. No sólo eso, tras la masacre de Liquica, Blair aseguró al máximo responsable de las mismas, el general Wiranto, que Estados Unidos seguía respaldándole, le ofrecio ayuda militar y, aunque el Departamento de Estado y la Casa Blanca encargaron a Blair que pidiera a Wiranto que interrumpiera las matanzas, no lo hizo.

lunes, 19 de enero de 2009

La tregua trampa de Israel

Después de 23 de días de una ofensiva en la que ha matado a más de 1.300 personas (entre ellos más de 400 niños) y herido al menos a otras 5.300, el ejército israelí ha comenzado a retirarse de Gaza, aunque aún no está claro si se trata de una retirada completa. De momento se están marchando los reservistas, pero las tropas regulares permanecen en sus posiciones. Un oficial israelí anónimo declaró ayer al diario israelí Haaretz que el plan consiste en retirar completamente las tropas antes de la investidura de Obama. Sin embargo, Mark Regev, el portavoz del ejército israelí, se limitó a declarar que la retirada de las tropas se hará lo más rápidamente posible siempre y cuando Gaza siga en calma.

UN NIÑO PALESTINO JUNTO A SU CASA ARRASADA POR EL EJÉRCITO ISRAELÍ EN EL NORTE DE GAZA.

La retirada se produce después de que Israel anunciara una tregua unilateral bastante sui generis en la que no se compromete a levantar el bloqueo que lleva ahogando a la población civil desde hace meses y se reserva el derecho de atacar cuando le venga en gana, como efectivamente hizo sólo seis horas después de anunciarla con un nuevo bombardeo en el norte de Gaza. Unas horas después, Hamas y varias facciones aliadas anunciaron su propia tregua: Israel tiene siete días para retirarse completamente y debe abrir los pasos fronterizos para permitir la entrada de ayuda humanitaria. ¿Qué se puede esperar de esta tregua? Teniendo en cuenta que Israel no acostumbra a cumplir sus compromisos y que no respetó el alto el fuego acordado en julio de 2008, a pesar de que Hamas sí lo hizo, la tregua no vale ni el papel en el que ha sido firmada. La operación "plomo fundido" ha llegado a su fin y ya no caen bombas sobre Gaza, pero la paz está más lejos que nunca: como argumentaba Alastair Crooke hoy en The Guardian, no se ha resuelto ni uno solo de los problemas que condujeron a la operación y nos encontramos en el punto de partida de "una nueva ronda de conflictos".

Tras el cese de la ofensiva, Israel invita a sus aliados europeos en Jerusalén a una cena para celebrar la matanza: a ella acuden Ehud Olmert, Gordon Brown, Nicolas Sarkozy, Angela Merkel, Silvio Berlusconi, el primer ministro checo Mirek Topolanek y el "pepito grillo" de Israel José Luis Rodríguez Zapatero. Viendo las imágenes de la cena, parece que fue una deliciosa velada en la que, entre bromas y veras, este grupo de demócratas se lo pasaba en grande mientras, a pocos kilómetros de allí, agonizaban miles de palestinos.

¿Qué es lo que acordó en aquella cena? La única "solución" a este conflicto que se le ocurre ahora al mundo democrático: nada de negociar con Hamas (porque ya se sabe que "los demócratas no negocian con terroristas"), sino esforzarse juntos en evitar que Hamas se rearme. Además, la Unión Europea anunció hoy que no va a ayudar en la reconstrucción de los edificios e infraestructuras de Gaza mientras Hamas siga en el poder; una medida de castigo colectivo absolutamente democrática. Según varios diplomáticos europeos, Israel pretende ejercer el control sobre la reconstrucción de la Franja y ha pedido a la ONU y otras agencias que le garanticen que Hamas no se beneficiará de ningún proyecto.

Hamas, por supuesto, asegura que se rearmará lo antes posible. Ismail Haniya, el líder de Hamas, ha proclamado que "Hamas ha ganado la guerra, pero ha sido lo suficientemente sabio para declarar una tregua". Hay mucho de fanfarronería en sus palabras, que suenan especialmente grotescas en medio de tanta destrucción, pero también un elemento de verdad: si el objetivo de la ofensiva era derrotar a Hamas, la organización no se ha rendido y su prestigio como movimiento de resistencia a la ocupación israelí no sólo sigue intacto entre los palestinos, sino que parece haber aumentado . Fawaz Gerges contaba hace tres días en The Nation que la "operación plomo fundido" no ha hecho sino aumentar el prestigio de Hamas en el mundo árabe y que, incluso personas que antes eran críticas con Hamas, respetan ahora a la organización, por lo que la ofensiva israelí ha reforzado su ascendencia política en la región.

Mahmud Abbas y Fatah han visto como han perdido áun más apoyo popular, sobre todo cuando Abbas culpó a Hamas del bombardeo, al quedar patente una vez más que sirven más y mejor a los intereses de Israel que a los del pueblo palestino. De hecho, según algunas fuentes, había cientos de hombres de las milicias de Mohammed Dahlan esperando a que Israel derribara el gobierno de Hamas en Gaza para hacerse con el control de la Franja. Sin embargo, todos esos planes se han visto truncados y, ahora que Hamas tiene más apoyo popular que nunca, Abbas propone la creación de un gobierno nacional con Hamas, seguido de la celebración simultánea de elecciones presidenciales y parlamentarias.

SARKOZY, OLMERT Y ZAPATERO, AYER EN JERUSALÉN.

La ofensiva fue lanzada en gran medida para aumentar el número de votos del partido Kadima en las próximas elecciones parlamentarias israelíes, que se van a celebrar el 9 de febrero. En ese sentido, parece haber dado pocos resultados. El Likud de Benjamin Netanyahu encabezaba las encuestas de intención de voto antes de la operación y, según Haaretz, sigue encabezándolas (ahora obtendría 29 escaños en el Parlamento), a pesar de que el 94% de la población israelí lo ha apoyado y Kadima (que según las encuestas obtendría 26 escaños) ha acortado distancias.

Es ahora cuando comienza a descubrirse la enorme magnitud de la destrucción causada por Israel en Gaza. A los miles de muertos y heridos hay que sumar unos daños materiales gigantescos: más de 4.000 casas arrasadas, y decenas de miles de palestinos sin techo; medio millón de personas no ha tenido acceso a agua potable desde que dio comienzo la ofensiva; y ciudades como Rafah, en el extremo meridional de la Franja, completamente arrasadas.

En las próximas semanas y meses se descubrirán más crímenes de guerra cometidos por el Tsahal. De momento, están saliendo a la luz detalles escalofriantes: al uso innegable de bombas de fósforo blanco y de artillería pesada en zonas civiles densamente pobladas hay que sumar el de unas misteriosas bombas de tungsteno que provocan unas heridas terribles que médicos con tres décadas de experiencia en guerras no han visto nunca y no saben cómo tratar. A un hospital egipcio cercano a la frontera con Gaza han llegado numerosos niños con balas alojadas en la cabeza y señales evidentes de que los disparos se produjeron a una corta distancia.

Pese a las reiteradas acusaciones de Israel de que Hamas utiliza escudos humanos, esas acusaciones no tienen una base demasiado sólida y es precisamente el ejército israelí el que más los ha usado, algo que no es precisamente nuevo. Durante esta ofensiva, los soldados israelíes frecuentemente han tomando posiciones en casas de civiles y han disparando desde ellas con sus moradores dentro, algo que ha denunciado hasta Amnistía Internacional. La periodista israelí Amira Hass afirma (en un artículo que el diario Haaretz se apresuró a retirar de su web horas después de publicarlo) que numerosos soldados israelíes se han disfrazado de milicianos de Hamas para engañar a los palestinos y poder acceder a sus casas.

¿Qué tienen que decir las Naciones Unidas sobre todo esto? Cuando Robert Fisk le preguntó a Ban Ki-Moon si la ONU tenía alguna intención de crear un tribunal para juzgar los crímenes de guerra cometidos en Gaza, el peor secretario general de la ONU de la historia le contestó que no le correspondía a él determinar eso. Fisk también cuenta que Ban Ki-Moon admitió que, después de que Israel bombardeara la tercera escuela de la ONU en Gaza, intentó ponerse en contacto telefónico con Tzipi Livni para quejarse y no consiguió hablar con ella.

MUJER PALESTINA HERIDA POR UNA BOMBA DE METAL INERTE DENSO.

Ahora viene otra guerra: la de los medios. Por primera vez desde que inició el ataque, Israel ha permitido la entrada en la Franja a ocho periodistas extranjeros. Como le dijo un oficial israelí al periodista estadounidense Richard Engel hace unos días, Israel deja entrar ahora a los periodistas porque en este momento toda la atención mediática va a concentrarse en la investidura de Obama y a nadie le importará ya Gaza.

No obstante, Israel pone en marcha toda su maquinaria de propaganda para ganar la batalla de la opinión pública: para contrarrestar las críticas, el gobierno israelí está "recopilando información incriminatoria" (sic) sobre los edificios atacados durante la ofensiva y demostrar que los combatientes de Hamas los usaban y, por tanto, eran "objetivos legítimos". La ofensiva mediática incluye el viaje de seis ministros a paises extranjeros cuya opinión pública tiene una idea "distorsionada" del ataque a Gaza. La idea no es sólo que la opinión pública tenga la "idea correcta" sobre el ataque, además se trata de evitar que se "sobredramaticen" los hechos, según el ministro de Asuntos Sociales, Isaac Herzog. (Como si Israel no hubiera hecho todo lo posible para "sobredramatizar" el impacto de los cohetes qassam -"misiles", según un portavoz del ejército israelí- sobre localidades como Sderot). A la hasbara contribuirá un ejército de blogueros y comentaristas bilingües reclutados por el Ministerio de Absorción e Inmigración para inundar blogs antisionistas extranjeros de comentarios favorables a Israel.

VIDEO de Al Jazzera sobre el regreso de una familia palestina a su casa en el norte de Gaza:


sábado, 17 de enero de 2009

Un hermoso discurso

Fui educado como un judío ortodoxo y un sionista. En un estante de la cocina de mi casa había un bote de hojalata para el Fondo Nacional Judío en el que guardábamos monedas para ayudar a los pioneros que estaban construyendo una presencia judía en Palestina.

[...]

Mis padres vinieron a Gran Bretaña como refugiados desde Polonia. La mayoría de sus familiares murieron a manos de los nazis en el Holocausto. Mi abuela estaba en la cama, enferma, cuando los nazis irrumpieron en su casa, en Staszow. Un soldado alemán la mató a tiros en su cama.

Mi abuela no murió para justificar que soldados israelíes asesinen a abuelas palestinas en Gaza. El actual gobierno de Israel explota despiadada y cínicamente el permanente sentimiento de culpabilidad de los gentiles por la matanza de judíos en el Holocausto para justificar el asesinato de palestinos. La consecuencia que se puede deducir es que las vidas de los judíos son preciosas, pero que las de los palestinos no tienen ningún valor.

Hace unos días, en Sky News le preguntaron a la portavoz del ejército israelí, la comandante Leibovich, por los 800 palestinos que había matado Israel hasta aquel momento (hoy la cifra total es de 1.000). Ella contestó inmediatamente que 500 de ellos eran milicianos”.

Es la respuesta de un nazi. Imagino que se podría haber tachado de milicianos a los judíos que luchaban por sus vidas en el gueto de Varsovia.
Fragmentos del discurso de Gerald Kaufman, miembro laborista del Parlamento Británico, en el debate sobre Gaza celebrado en la Cámara de los Comunes el 15 de enero. Versión original íntegra aquí.



El autor de este contundente discurso ha votado a favor de la guerra de Iraq y de reemplazar el sistema de armamento nuclear británico. Es enormemente significativo que un político con tales antecedentes hable de Israel en términos tan rotundos: las acciones de Israel son tan criminales que muchos se están viendo empujados a condenarlas públicamente. (Por cierto, ¿acaso es "antisemita" el parlamentario británico?). En cualquier caso, éste es un bello discurso, lleno de verdades, que indudablemente toma partido correctamente, pero cuyas conclusiones son insuficientes, dada la gravedad de los crímenes de Israel: se limita a pedir un embargo de armas al Estado de Israel que ni siquiera es probable que se apruebe.

El ataque israelí a la población de Gaza ha provocado en muchas partes del mundo el movimiento de protesta más grande desde las movilizaciones contra la guerra de Iraq. Mucha gente se ha echado a la calle en ciudades como Londres o Madrid y la llamada al boicot hecha por gente como Naomi Klein parece estar dando ciertos frutos: los productores frutícolas israelíes han informado de que se han reducido los pedidos de algunos países desde que empezó la ofensiva debido al boicot.

El gobierno israelí ha anunciado su intención de declarar un alto el fuego unilateral, reservándose el derecho de volver a golpear cuando le venga en gana y negándose a levantar el criminal bloqueo sobre la Franja y a retirar las tropas. No se ha intentado pactar en ningún momento con Hamas, a pesar de que sus condiciones eran perfectamente razonables (o, más bien, a consecuencia de ello). La operación "plomo fundido" se va a detener, aunque es una incógnita por cuánto tiempo.

Eso significa, entre otras cosas, que muy probablemente Gaza desaparecerá de la primera plana de los periódicos. Pero el genocidio del pueblo palestino seguirán en marcha, de un modo más silencioso pero no menos inexorable.

¿Dejaremos de salir a la calle porque Gaza desaparece de los medios? ¿Dejaremos de oponernos a la limpieza étnica del pueblo palestino ahora que volverá a ser casi invisible para la gran mayoría de la gente? Si hemos de buscar la respuesta del futuro en el pasado, el multitudinario pero efímero movimiento de oposición a la guerra de Iraq nos dice que la respuesta a esas preguntas es sí. En aquella ocasión, como dijo Slavoj Zizek en su momento, la mayoría de quienes se oponían a la guerra dieron la partida por perdida de antemano; se trataba de tomar una postura que, volviendo a Zizek, en última instancia sólo servía para que los manifestantes "salvaran sus hermosas almas". Eso explica la brevedad de aquel movimiento: no era necesario seguir la condena había quedado clara.

Si realmente queremos derrotar a Israel (y detener otras guerras, otros genocidios, otras injusticias), no debemos conformarnos con hermosos discursos como el de Gerald Kaufman. Hay que seguir denunciando y protestando, en los medios, en los blogs y en las calles, mediante la palabra y la acción. Y hacerlo constante e incesantemente. El poder espera que nos cansemos, que nos limitemos a tomar una postura y volvamos a casa. Los palestinos no se pueden permitir ese lujo. Nosotros tampoco.

Acuerdo entre Israel y Estados Unidos sobre Gaza

Israel y Estados Unidos han firmado un acuerdo sobre el contrabando de armas en la franja de Gaza. En él se obvian las numerosas víctimas civiles de la Franja y se apoyan sin ambages y sin matices las acciones, contrarias al derecho internacional, que Israel está llevando a cabo en territorio palestino y que han dejado más de 1.100 muertos. El acuerdo señala el deseo de los dos países de que se cumpla las resoluciones del Consejo de Seguridad en relación a la lucha contra el terrorismo en Gaza, pero no se menciona la interminable lista de resoluciones que ha violado e incumplido Israel a lo largo de su historia.

TZIPI LIVNI Y CONDOLEEZZA RICE, MOMENTOS ANTES DE FIRMAR EL ACUERDO.

He aquí la traducción del acuerdo, elaborada por Moeh Atitar de la Fuente y Carlos Sardiña Galache a partir de la versión publicada en el diario Haaretz:
Texto sobre el acuerdo para acabar con el contrabando de Armas en Gaza

Recordando el inquebrantable compromiso de Estados Unidos con la seguridad de Israel, incluyendo unas fronteras seguras y defendibles, y con la preservación y fortalecimiento de la capacidad de disuasión y defensa de Israel para disuadir y defenderse a sí misma, por sus propios medios, contra cualquier amenaza o posible combinación de amenazas;

Reafirmando que dicho compromiso se refleja en la cooperación militar, de inteligencia y de seguridad entre Estados Unidos e Israel, en el diálogo estratégico entre ambos, y en el nivel y tipo de asistencia prestada por Estados Unidos a Israel;

Tomando nota de los esfuerzos del presidente egipcio Mubarak, y reconociendo especialmente que la seguridad en la frontera de Gaza es indispensable para conseguir un fin duradero y sostenible de los combates en Gaza;

Condenando inequívocamente todas las acciones, métodos y prácticas del terrorismo como injustificables, se produzcan dónde se produzcan, las cometa quién las cometa y sea cual sea la motivación; en particular, el lanzamiento de cohetes y ataques de morteros y otras actividades hostiles perpetradas contra Israel desde Gaza por organizaciones terroristas;

Reconociendo que la supresión de las acciones de terrorismo internacional, incluyendo la denegación de provisión de armamento y material relacionado a las organizaciones terroristas, es un elemento esencial para el mantenimiento de la paz internacional y la seguridad;

Reconociendo que la adquisición y el uso de armamento y material relacionado por organizaciones terroristas contra Israel fueron las causas directas de las recientes hostilidades;

Reconociendo la amenaza que para Israel supone la actividad hostil y terrorista desde Gaza, incluyendo el contrabando de armas y el desarrollo de las capacidades terroristas, el armamento y las infraestructuras; y entendiendo que Israel, como otras naciones, disfruta del inherente derecho a su propia defensa, incluyendo el derecho a defenderse contra el terrorismo mediante las medidas apropiadas;

Deseando aumentar los esfuerzos bilaterales, regionales y multilaterales para evitar el abastecimiento de armamento y material relacionado a organizaciones terroristas, particularmente las que operan en la Franja de Gaza, como Hamás;

Reconociendo que lograr y mantener un cese de las hostilidades duradero y sostenible depende del impedimento del contrabando y del reabastecimiento de armas en Gaza para Hamas, una organización terrorista, y otros grupos terroristas; y afirmando que Gaza no debe ser usada como una base desde la cual Israel pueda ser atacado:

Reconociendo también que combatir el suministro de armas y explosivos a Gaza es un esfuerzo multidimensional encaminado aobtener unos resultados determinados, con unos intereses regionales y componentes internacionales que funcionan de forma paralela; y que es una prioridad para los proyectos de Estados Unidos e Israel, independientes y conjuntos, lograr un fin duradero y sostenible de las hostilidades;

Reconociendo además la necesidad vital del abastecimiento sin impedimentos y en condiciones seguras de asistencia humanitaria a los habitantes de Gaza;

Con la intención de trabajar con los socios internacionales en asegurar la aplicación de las resoluciones del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas sobre contraterrorismo en relación a la actividad terrorista en Gaza;

Han alcanzado el siguiente acuerdo:

1. Ambas partes trabajaran en colaboración con los países vecinos y de forma paralela con otros miembros de la comunidad internacional para impedir el suministro de armamento y material relacionado a las organizaciones terroristas que amenacen a cualquiera de las partes, especialmente el suministro de armamento, material relacionado y explosivos dentro de Gaza a Hamas y otras organizaciones terroristas.

2. Estados Unidos trabajará con los aliados de la región y de la OTAN para solucionar el problema del suministro de armamento y material relacionado y el transporte y envío de armas a Hamas y otras organizaciones terroristas en Gaza, incluyendo los que se produzcan a través el mar Mediterráneo, el golfo de Aden, el mar Rojo y África oriental, mediante el perfeccionamiento de acuerdos existentes o la puesta en marcha de nuevas iniciativas para incrementar la eficacia de aquellos acuerdos en cuanto conciernen a la prevención del contrabando de armas en Gaza. Entre las medidas que se aplicarán se encuentran:

· El refuerzo de la colaboración de Estados Unidos en materias de seguridad e inteligencia con los gobiernos regionales en medidas encaminadas a evitar la entrada de armas y explosivos en Gaza que procedan de sus territorios o pasen por ellos; lo que incluye la participación de importantes componentes del Gobierno de Estados Unidos como el Mando Central del ejército de Estados Unidos, el Mando de Europa, el Mando de África y el Mando de Operaciones Especiales;

· El refuerzo de la combinación de inteligencia mediante la coalición con fuerzas navales y otras entidades pertinentes internacionales para abordar el suministro de armas en Gaza;

· El refuerzo de sanciones internacionales existentes y la imposición de mecanismos contra el abastecimiento de ayuda material a Hamas y otras organizaciones terroristas, incluyendo una reacción internacional contra aquellos países, como Irán, los que se establezca que son el origen de los suministros de armas y explosivos a Gaza.

3. Estados Unidos e Israel se prestarán ayuda mutua en estos esfuerzos mediante el aumento del intercambio de información e inteligencia que sirva para identificar el origen y el itinerario de las armas que se suministren a las organizaciones terroristas de Gaza.

4. Estados Unidos agilizará sus esfuerzos para proporcionar asistencia logística y técnica y para adiestrar y equipar a las fuerzas de seguridad de la región en tácticas de combate del contrabando, y trabajará en aumentar sus programas de asistencia.

5. Estados Unidos consultará y trabajará con sus socios regionales en ampliar los programas de asistencia internacionales a las comunidades afectadas con la finalidad de proporcionar puestos de trabajo e ingresos alternativos a aquellos que estuvieran anteriormente implicados en el contrabando.

6. Las partes establecerán los mecanismos necesarios para la cooperación militar y en materia de inteligencia para compartir información secreta y supervisar la ejecución de las medidas tomadas en el contexto de este Memorando de Entendimiento y para recomendar medidas adicionales para progresar en la consecución de los objetivos de este Memorando de Entendimiento. En lo que concierne a la cooperación militar, los mecanismos fundamentales serán el Grupo Conjunto Antiterrorista Estados Unidos-Israel, el debate anual entre los dos ejércitos y el Grupo Conjunto oolítico y Militar.

7. Este Memorando de Entendimiento de compromisos políticos vigentes entre ambas partes estará sujeto a las leyes y regulaciones de las dos partes que sean aplicable, incluidas aquellas que regulan la disponibilidad de fondos y el intercambio de información e inteligencia.

viernes, 16 de enero de 2009

Israel debe perder

El diario británico The Guardian publica hoy un manifiesto de condena a la masacre de Gaza. Está firmado por algunos de los más destacados miembros del mundo académico británico (entre ellos Eric Hobsbawm, Etienne Balibar, Simon Critchley, Ilan Pappé, Avi Shlaim o Slavoj Zizek). Es un manifiesto breve pero valiente y contundente que, en mi opinión, debería suscribir cualquier auténtico demócrata. Ésta es mi traducción:
Las matanzas de Gaza son la última fase de una guerra que Israel ha estado librando contra el pueblo palestino durante más de sesenta años. El objetivo de esta guerra no ha cambiado nunca: utilizar un aplastante poderío militar para erradicar a los palestinos como fuerza política, una fuerza política capaz de resistir la continua apropiación de sus tierras y recursos por parte de Israel . La guerra de Israel contra los palestinos ha convertido Gaza y Cisjordania en dos prisiones políticas gigantes. No hay ninguna simetría en esta guerra en cuanto a sus principios, tácticas y consecuencias. Israel es el responsable de desencadenarla, intensificarla y poner fin al último cese temporal de las hostilidades.

Israel debe perder. No basta con pedir otro alto el fuego o más ayuda humanitaria. No basta con instar a que se reanude el diálogo y se reconozcan las preocupaciones y el sufrimiento de ambos bandos. Si creemos en el principio de autodeterminación democrática, si defendemos el derecho a resistir frente a la agresión militar y la ocupación colonial, estamos obligados a tomar partido: contra Israel y con el pueblo de Gaza y Cisjordania.

Debemos hacer cuanto podamos para evitar que Israel gane esta guerra. Israel debe aceptar que su seguridad depende de la justicia y la coexistencia pacífica con sus vecinos y no del uso criminal de la fuerza.

Creemos que Israel debe poner fin, inmediata e incondicionalmente, a su ataque contra Gaza y a la ocupación de Cisjordania, así como abandonar toda reivindicación de posesión o control de cualquier territorio que se encuentre fuera de sus fronteras de 1967. Hacemos un llamamiento al Gobierno y al pueblo británico para que tomen todas las medidas posibles para obligar a Israel a cumplir estas exigencias, empezando por un programa de boicot, retirada de inversiones y sanciones.

jueves, 15 de enero de 2009

Sueltos sobre Gaza - 15/01/2009

--Cuando la cifra de muertos en Gaza ya supera el millar, el ejército israelí ha bombardeado un hospital y la sede de la ONU en la franja (esta última, con fósforo blanco), donde se refugiaban cientos de personas del avance de la fuerza terrestre israelí. Ehud Barak se disculpa por este "gran error" y Ban Ki-Moon ni siquiera expulsa de la ONU al país que más bombardea a su personal e infraestructuras y se limita a expresar su "enérgica protesta y rabia" a los ministros de Defensa y Exteriores israelíes y a pedirles una "completa explicación". Como se puede ver en la página web de noticias de la ONU, para esta imparcial institución tienen igual importancia los cuatro cohetes caseros lanzados desde Líbano a Israel (que no han causado ni un solo herido) que la matanza sistemática de palestinos.

LA ONU PIDE CONTENCIÓN... EN LÍBANO.

--También hay quien llama a las cosas por su nombre en la ONU: Miguel d'Escoto Brockman, el presidente de la Asamblea General de las Naciones Unidas, acusa a Israel de estar cometiendo un genocidio. Además, d'Escoto ha declarado: "Algunos se han engañado pensando que el Consejo de Seguridad haría algo que pudiera ayudar a resolver la situación, nunca lo he creído", y "Es increible que un país que debe su existencia a una resolución de la asamblea general pueda despreciar de esa manera las resoluciones de la ONU".

--Según la BBC (un medio al que dificilmente puede calificarse de tener prejuicios contra Israel) y la organización de derechos humanos israelí B'tselem, el ejército israelí está disparando deliberadamente contra civiles. Los soldados han abatido a mujeres y niños que huían y se han encontrado cadáveres de niños con disparos en la cabeza.

--Después de que nuestro ministro de Asuntos Exteriores, conocido experto en Oriente Medio, cometiera la estupidez de anunciar que Hamas había aceptado un alto el fuego que no había aceptado, las negociaciones continuan en Egipcio. Las condiciones de Hamas para aceptarlo son claras y perfectamente razonables, tal y como las exponía hoy en un artículo publicado en The Independent el primer ministro Ismail Haniyah: Israel debe poner fin inmediatamente a la matanza, retirar todas sus tropas de Gaza, levantar completamente el embargo ilegal sobre al Franja y abrir las fronteras. Israel, por su parte, se muestra contrario a un alto el fuego que permita a Hamas "rearmarse y reagruparse".

--Israel impide que un barco de la organización Free Gaza cargado con ayuda humanitaria llegue a Gaza. Al menos cuatro buques de guerra israelíes rodearon el barco (en el que viajan un senador, Joan Josep Nuet, y una periodista, Mónica García Prieto, españoles) en aguas internacionales y amenazaron con disparar si no daba media vuelta, por lo que se vió obligado a volver a Chipre. Israel ya impidió hace dos días que un barco cargado con dos mil toneladas de medicinas, alimentos y ropa, procedente de Irán, llegara a Gaza.

TRABAJADORES DE LA ONU Y BOMBEROS EGIPCIOS INTENTANDO SALVAR LOS VÍVERES ALMACENADOS EN LA SEDE DE LA ONU BOMBARDEADA POR ISRAEL (HATEM MOUSSA/AP).

--No sólo se jalea y justifica impunemente el genocidio en las calles de Nueva York, también se hace en las páginas del New York Times, y por uno de sus columnistas más representativos. Si ya no quedaban dudas de que Thomas Friedman es un gilipollas integral, ahora se ha demostrado que además es un apologeta del terrorismo y los crímenes de guerra (sólo si los comete Israel, claro). En su última columna, defiende el valor estratégico de las matanzas de civiles en la última guerra de Israel contra Líbano y en la actual ofensiva contra Gaza:
Israel’s counterstrategy was to use its Air Force to pummel Hezbollah and, while not directly targeting the Lebanese civilians with whom Hezbollah was intertwined, to inflict substantial property damage and collateral casualties on Lebanon at large. It was not pretty, but it was logical. Israel basically said that when dealing with a nonstate actor, Hezbollah, nested among civilians, the only long-term source of deterrence was to exact enough pain on the civilians — the families and employers of the militants — to restrain Hezbollah in the future.

[...]

That was the education of Hezbollah. Has Israel seen its last conflict with Hezbollah? I doubt it. But Hezbollah, which has done nothing for Hamas, will think three times next time. That is probably all Israel can achieve with a nonstate actor.
Es decir, para Thomas Friedman es lógico (aunque no muy "bonito") asesinar a civiles para "educar" a Hizbulá y Hamas y que se lo piensen dos veces antes de volver a atacar. Como señala Glenn Greenwald, Friedman está defendiendo los crímenes de guerra y siguiendo la misma lógica que defiende al-Qaeda cuando atenta contra los civiles estadounidenses para que retiren su apoyo a la dominación de su país en los países musulmanes.

--Evo Morales anuncia que Bolivia rompe relaciones diplomáticas con Israel.

--Si en la prensa británica (en The Independent y The Guardian) publican hasta artículos de líderes de Hamas, en El País sólo se oyen voces israelíes. Como señala el arabista Bernabé López García en una carta al director, ni siquiera se ha dado soporte a la voz "de escritores y periodistas palestinos en su periódico para enjuiciar desde todos los ángulos esta guerra de exterminio que cada día ha demostrado más su carácter genocida".

--Según Robert Fisk, los responsables de los cohetes lanzados desde Líbano son miembros del Frente Popular para la Liberación de Palestina.

--Ilan Pappé en London Review of Books:
Israelis often refer to Gaza as ‘Me’arat Nachashim’, a snake pit. Before the first intifada, when the Strip provided Tel Aviv with people to wash their dishes and clean their streets, Gazans were depicted more humanely. The ‘honeymoon’ ended during their first intifada, after a series of incidents in which a few of these employees stabbed their employers. The religious fervour that was said to have inspired these isolated attacks generated a wave of Islamophobic feeling in Israel, which led to the first enclosure of Gaza and the construction of an electric fence around it. Even after the 1993 Oslo Accords, Gaza remained sealed off from Israel, and was used merely as a pool of cheap labour; throughout the 1990s, ‘peace’ for Gaza meant its gradual transformation into a ghetto.

[...]

Israel justifies its conduct in Gaza as a part of the fight against terrorism, although it has itself violated every international law of war. Palestinians, it seems, can have no place inside historical Palestine unless they are willing to live without basic civil and human rights. They can be either second-class citizens inside the state of Israel, or inmates in the mega-prisons of the West Bank and the Gaza Strip. If they resist they are likely to be imprisoned without trial, or killed. This is Israel’s message.

[...]

But it is not only in military discourse that Palestinians are dehumanised. A similar process is at work in Jewish civil society in Israel, and it explains the massive support there for the carnage in Gaza. Palestinians have been so dehumanised by Israeli Jews – whether politicians, soldiers or ordinary citizens – that killing them comes naturally, as did expelling them in 1948, or imprisoning them in the Occupied Territories. The current Western response indicates that its political leaders fail to see the direct connection between the Zionist dehumanisation of the Palestinians and Israel’s barbarous policies in Gaza. There is a grave danger that, at the conclusion of ‘Operation Cast Lead’, Gaza itself will resemble the ghost town in the Negev.
--En Gaza viven más de 40.000 mujeres embarazadas que no pueden dejar sus casas ni recibir atención médica en los hospitales, colapsados por los heridos del bombardeo. Este video de Al Jazeera cuenta la historia de una mujer que dio a luz en el primer día de la ofensiva y no ha visto a su hijo desde entonces:

martes, 13 de enero de 2009

La "civilización" jalea las matanzas



"El islam es un culto a la muerte."

"Nos están obligando a matar a sus niños para defender a los nuestros."

"Los que mueren están sufriendo la ira de Dios."

"Ellos no distinguen entre civiles y militares, ¿por qué habríamos de hacerlo nosotros?"

"No va a salir nada bueno de todo esto a no ser que continuen luchando hasta el final, hasta que no los aniquilen a todos ellos."

Declaraciones hechas a un periodista durante una manifestación de apoyo a la masacre israelí celebrada el 11 de enero en Nueva York. En esta orgía de odio participaron el senador demócrata Chuk Schumer (que afirmó que Israel actuaba humanitariamente avisando a las víctimas antes de bombardearlas, "¿qué otro país haría eso?") y el gobernador de Nueva York, David Paterson.

lunes, 12 de enero de 2009

Hemeroteca: Terrorismo sionista

Dejando a un lado la cuestión de la "proporcionalidad", es necesario falsear enormemente los hechos y retorcer y pervertir totalmente el significado de las palabras para calificar una matanza indiscriminada de civiles como una "operación antiterrorista", pero eso es lo que está haciendo Israel estos días. Tzipi Livni declaró ayer que Israel está luchando contra el terrorismo de Hamas y, de hecho, esta organización, como no se cansan de repetir quienes defienden las acciones del Estado de Israel incluso en los casos en que violan todas las leyes internacionales de derecho humanitario, es una organización clasificada como terrorista por Estados Unidos y la Unión Europea.

Cuando se menciona este último hecho, se suele hacer con la seguridad de que basta con esa clasificación para deslegitimar a Hamas como interlocutor válido en un proceso de negociación. Sólo puede ser válido como interlocutor, se nos dice, Fatah, pues se trata de una "organización moderada" (es decir, dispuesta a plegarse a los mandatos de Israel y a aceptar cualquier cosa que les imponga en la mesa de negociaciones, debido a la corrupción de sus líderes).

Lo más grotesco de todo este argumento no es que pase por alto que, en su día, Israel respaldara a Hamas cuando lo creyó necesario (cuando la organización terrorista era Fatah), ni tampoco que Hamas ganara unas elecciones que todo el mundo consideraba libres y justas precisamente hasta que salió vencedor el "partido equivocado" (un "error", el derecho a elegir libremente a líderes no impuestos por fuerzas externas, por el que se ha castigado duramente a los palestinos desde entonces, culminando con la carnicería actual). Lo más grotesco de este argumento es que parece ignorar completamente el decisivo papel que jugó el terrorismo sionista en la creación y desarrollo del Estado de Israel. De hecho, como recordaba recientemente Asad Abujalil en su imprescindible blog, fueron los sionistas quienes introdujeron el terrorismo en el conflicto árabe-israelí.

MENACHEM BEGIN, UN TERRORISTA CON EL QUE LA "COMUNIDAD INTERNACIONAL" SÍ ESTUVO DISPUESTA A HABLAR.

El 4 de diciembre de 1948, el New York Times publicó una carta firmada por un grupo de intelectuales judíos (entre ellos Hannah Arendt y Albert Einstein) que condenaba rotundamente el terrorismo sionista y comparaba a la extrema derecha sionista isarelí con el fascismo y el nazismo. El motivo de la carta fue la visita a Estados Unidos de Menachem Begin, fundador y líder del recién creado Partido de la Libertad (Tnuat Herut), integrado por antiguos miembros del grupo terrorista Irgún y que, en la década de los setenta formaría con otros partidos el actual Likud, al frente del cual Begin sería primer ministro de Israel entre 1977 y 1983 (culminando, con premio Nobel de la Paz incluido, una asombrosa trayectoria: de terrorista a primer ministro de la "única democracia de Oriente Medio").

A continuación, reproduzco íntegro el texto de aquella carta histórica. La traducción es mía. Se puede encontrar el texto original aquí.
A los editores del New York Times:

Uno de los fenómenos políticos más inquietantes de nuestros días es el surgimiento, en el recientemente creado Estado de Israel, del “Partido de la Libertad” (Tnuat Herut), un partido político que tiene un enorme parecido, en su organización, métodos, filosofía política y demandas sociales, con los partidos nazi y fascista. Ha sido formado por miembros y seguidores del antiguo Irgún Zvai Leumi, una organización terrorista de extrema derecha y chauvinista de Palestina.

La actual visita de Menachem Begin, dirigente de este partido, evidentemente está planeada para dar la impresión de que existe un apoyo estadounidense a este partido en las próximas elecciones y para consolidar los vínculos políticos con los elementos sionistas conservadores de Estados Unidos. Varios estadounidenses de prestigio nacional han acogido con entusiasmo su visita. Es inconcebible que aquellos que se oponen al fascismo en todo el mundo, si estuvieran correctamente informados acerca de los antecedentes y proyectos políticos del señor Begin, pudieran añadir sus nombres y apoyo al movimiento que representa.

Antes de que causen un daño irreparable las contribuciones financieras y las manifestaciones públicas de apoyo a Begin y se cree en Palestina la impresión de que una gran parte de Estados Unidos respalda a los elementos fascistas en Israel, el público estadounidense debe estar informado de los antecedentes y objetivos del señor Begin y su movimiento.

Las declaraciones públicas del partido de Begin no dan la más mínima pista sobre su verdadero carácter. En la actualidad hablan de libertad, democracia y anti-imperialismo, a pesar de que hasta hace bien poco defendían la doctrina del Estado fascista. Son sus acciones las que revelan su auténtico carácter; por sus acciones pasadas podemos juzgar lo cabe esperar que hagan en el futuro.

Asalto a un pueblo árabe

Un terrible ejemplo es su comportamiento en el pueblo árabe de Deir Yassin. Este pueblo, alejado de las carreteras principales y rodeado de tierras judías, no había tomado parte en la guerra e incluso había combatido a las bandas árabes que pretendían usar el pueblo como base. El 9 de abril, las bandas terroristas asaltaron este pueblo pacífico, que no era un objetivo militar, y asesinaron a la mayoría de sus habitantes (240 hombres, mujeres y niños) y mantuvieron con vida a algunos de ellos para mostrarlos como prisioneros por la calles de Jerusalén. Aquel acto horrorizó a la mayoría de la comunidad judía, y la Agencia Judía envió un telegrama de disculpas al rey Abdalá de Transjordania. Pero los terroristas, lejos de avergonzarse de su acto, estaban orgullosos de aquella matanza, la difundieron ampliamente e invitaron a todos los corresponsales extranjeros que se encontraban en el país a ver los cadáveres amontonados y la devastación de Deir Yassin.

Los sucesos de Dair Yassin ilustran el carácter y los actos del Partido de la Libertad. Los miembros del partido predican entre la comunidad judía una mezcla de ultranacionalismo, misticismo religioso y superioridad racial. Al igual que otros partidos fascistas, se ha recurrido a ellos para romper huelgas y ellos mismos han presionado para que se destruyan los sindicatos libres. En su lugar, han propuesto que se creen sindicatos corporativos siguiendo el modelo de los fascistas italianos.

Durante los últimos años de violencia esporádica contra los británicos, el IZL y el Grupo Stern instauraron un reinado del terror en la comunidad judía de Palestina. Propinaron palizas a los profesores por hablar en contra de ellos y fusilaron a adultos por no permitir que sus hijos se unieran a sus filas. Usando métodos propios de gánsters, dando palizas, rompiendo ventanas y llevando a cabo atracos por todas partes, los terroristas intimidaron a la población y le exigíeron pagar un fuerte tributo.

Los miembros del Partido de la Libertad no han participado en ninguno de los logros constructivos alcanzados en Palestina. No han reclamado ninguna tierra, no han construido ningún asentamiento y sólo han conseguido restar mérito a las actividades de defensa judía. Sus esfuerzos para ayudar a la inmigración, tan divulgados, fueron mínimos, y se concentraban principalmente en llevar a compatriotas fascistas.

Discrepancias

Las discrepancias entre las valientes afirmaciones hechas por Begin y su partido y sus acciones pasadas en Palestina llevan la marca de un partido político poco corriente. Es el sello inconfundible de un partido fascista para el cual el terrorismo (contra los judíos, los árabes y los británicos por igual) y la tergiversación son medios en la consecución del objetivo de un “Estado líder”.

Teniendo en cuenta las anteriores consideraciones, es necesario que se sepa en este país la verdad sobre el señor Begin y su movimiento. Lo más trágico es que la cúpula del sionismo estadounidense ha rechazado unirse a la campaña contra los proyectos de Begin, o incluso se ha negado a exponer a sus bases los peligros que supone para Israel apoyar a Begin.

Por ello, los abajo firmantes usamos este medio para exponer públicamente algunos hechos relevantes acerca de Begin y su partido y para exhortar a todos los interesados a que no respalden esta última manifestación de fascismo.

Firmado:

Isidore Abramowitz, Hannah Arendt, Abraham Brick, Rabbi Jessurun Cardozo, Albert Einstein, Herman Eisen, Hayim Fineman, M. Gallen, H.H. Harris, Zelig S. Harris, Sidney Hook, Fred Karush, Bruria Kaufman, Irma L. Lindheim, Nachman Majsel, Seymour Melman, Myer D. Mendelson, Harry M. Orlinsky, Samuel Pitlick, Fritz Rrohrlich, Louis P. Rocker, Ruth Sager, Itzhak Sankowsky, I.J. Shoenberg, Samuel Shuman, M. Singer, Irma Wolfe, Stefan Wolfe.

domingo, 11 de enero de 2009

Sueltos sobre Gaza - 11/01/2009

--El ejército israelí asalta la ciudad de Gaza un día después de que la fuerza aérea lanzara octavillas avisando a la población de que iba a intensificar la violencia. Según los servicios médicos de Palestina, ya hay 879 víctimas mortales en la Franja, frente a 13 israelíes muertos (tres de ellos civiles y cuatro abatidos por fuego amigo) desde el inicio de la ofensiva. Olmert declara que Israel "está cerca de conseguir sus objetivos, pero son necesarias más paciencia, determinación y fortaleza". Tzipi Livni: "Estamos embarcados en una lucha contra el terrorismo y éste no es un conflicto único. Éste no es un conflicto que vaya a terminar en acuerdo [...] Hamas lamenta el día en que decidió intensificar el bombardeo de cohetes contra Israel suponiendo que ibamos a mostrar contención".

UN NIÑO PALESTINO HERIDO ES LLEVADO AL HOSPITAL DE SHIFA, AYER.

--Patrick Lang, coronel retirado de las Fuerzas Armadas estadounidenses publica en su blog un revelador post sobre la estructura y funcionamiento del ejército de tierra israelí basado en numeroso años de experiencia. En un momento dado, Lang describe el comportamiento de esas tropas en "tiempos de paz", que se dedican, por ejemplo a disparar contra mujeres palestinas tendiendo la ropa por pura diversión:
In Beit Suhur outside Bethlehem, I have seen IDF troops shoot at Palestinian Christian women hanging out laundry in their gardens. This was done with tank coaxial machine guns from within a bermed up dirt fort a couple of hundred yards away, and evidently just for the fun of it. In Bethlehem a lieutenant told me that he would have had his men shoot me in the street during a demonstration that I happened to get caught in, but that he had not because he thought I might not be a Palestinian and that if I were not the incident would have caused him some trouble. I have seen a lot of things like that. One might say that in war, s--t happens. That is true, but such behavior is indicative of an army that is not well disciplined and not a completely reliably instrument of state policy. In my travels in the west Bank in March of 2008, it was noticeable that the behavior towards Palestinian civilians of IDF troops at roadblocks was reminiscent of that of any group of post-adolescents given guns and allowed to bully the helpless in order to look tough for each other.
--Obama ha vuelto a hablar sobre Gaza, tras sus declaraciones del pasado 6 de enero, en una entrevista para la cadena ABC. Alto y claro: Israel tiene derecho a defenderse y Obama, siguiendo los consejos de Dick Cheney, no va a dejar que la "retórica de campaña" le impida continuar con las políticas que Estados Unidos ha llevado a cabo en Oriente Medio durante la anterior administración:

The president-elect stood by his comments last July made on a trip to Israel that "If somebody was sending rockets into my house where my two daughters sleep at night, I'm going to do everything in my power to stop that. I would expect Israelis to do the same thing."

When asked if he would say the same in Israel today, Obama said, "I think that's a basic principle of any country is that they've got to protect their citizens."

Comparing his approach to the Middle East to that of previous administrations, Obama suggested that he will not be making a clean break from the Bush policy. "I think that if you look not just at the Bush administration, but also what happened under the Clinton administration, you are seeing the general outlines of an approach."

Earlier in the week, Vice President Cheney told Obama that, "Before you start to implement your campaign rhetoric you need to sit down and find out precisely what it is we did and how we did it. Because it is going to be vital to keeping the nation safe and secure in the years ahead and it would be a tragedy if they threw over those policies simply because they've campaigned against them."

"I think that was pretty good advice," said Obama. "I should know what's going on before we make judgments and that we shouldn't be making judgments on the basis of incomplete information or campaign rhetoric."

--Karim Makdisi (profesor de Ciencias Políticas de la Universidad Americana de Beirut) desmenuza la Resolución 1860 de la ONU (ver aquí). No sólo llega tarde, sino que está diseñada para no ofender a Israel (ni siquiera menciona a Hamas) y responsabiliza a Hamas de la situación, acusándole de romper el alto el fuego (una mentira hecha verdad oficial):

The text of Resolution 1860 makes no mention of international humanitarian laws (let alone offer any condemnation for the breaching of these laws), and it appears to adopt Israel's narrative of events in its preamble and operative sentences (just as Resolution 1701 adopted Israel’s narrative in 2006). For instance it clearly implies that the blame for this war, and "the resulting heavy civilian causalities" is due to the "refusal to extend the period of calm." In other words, just as Israeli and US spokesmen for the war say without apparent irony, the Palestinians are being blamed for the deaths and destruction on...the Palestinians themselves. This statement perpetuates the canard that Hamas broke the truce with Israel, when in fact it is well established that Israel did so both in its 4 November attacks on Hamas officials in Gaza and in its refusal to comply with the terms of the truce by loosening its blockade on the Palestinian population as a whole.

ISRALÍES CONTEMPLANDO EL ESPECTÁCULO DEL BOMBARDEO DE GAZA DESDE UNA COLINA EN SDEROT.

--Diplomáticos de diversos países están discutiendo un plan para devolver a Gaza a la Autoridad Nacional Palestina, liderada por Fatah, como parte de la inciativa de paz propuesta por Egipto. El plan incluiría patrullas francesas y turcas, bajo autoridad de la ANP, vigilando la frontera de Gaza con Egipto. La "comunidad internacional" se empeña de nuevo en "corregir" la equivocación que cometieron los palestinos votando a Hamas en las elecciones de 2006. Hay que recordar que la llamada "toma de poder violenta" de Gaza por parte de Hamas fue en realidad una defensa del golpe de estado que Fatah intentó dar con el apoyo de Estados Unidos e Israel. Parece que está siendo necesarios, de momento, matar a más de 800 palestinos para salvarles de Hamas y de ellos mismos. En cualquier caso, cada vez hay menos palestinos que apoyen a Fatah y al colaboracionista Mahmud Abbas (cuyo mandato terminó el pasado viernes).

--Más de 200.000 personas se manifiestan en Madrid contra el genocidio de Gaza.

--Cada vez son más los judios de todo el mundo que claman contra la matanza, incluida una mujer de Sderot (la ciudad donde más cohetes Qassam han caido en los últimos años): "No en mi nombre. El baño de sangre de Gaza no se está perpetrando en mi nombre ni para mi seguridad" (Vía Lenin's Tomb).

--Naomi Klein propone boicotear a Israel de igual modo que se boicoteó a Sudáfrica en su día (información sobre cómo hacerlo, aquí):

It's time. Long past time. The best strategy to end the increasingly bloody occupation is for Israel to become the target of the kind of global movement that put an end to apartheid in South Africa. In July 2005 a huge coalition of Palestinian groups laid out plans to do just that. They called on "people of conscience all over the world to impose broad boycotts and implement divestment initiatives against Israel similar to those applied to South Africa in the apartheid era". The campaign Boycott, Divestment and Sanctions was born.

Every day that Israel pounds Gaza brings more converts to the BDS cause - even among Israeli Jews. In the midst of the assault roughly 500 Israelis, dozens of them well-known artists and scholars, sent a letter to foreign ambassadors in Israel. It calls for "the adoption of immediate restrictive measures and sanctions" and draws a clear parallel with the anti-apartheid struggle. "The boycott on South Africa was effective, but Israel is handled with kid gloves ... This international backing must stop."

--La economía de guerra israelí. Interesante artículo de Khaled Diab en The Guardian:

In fact, for the past few years, Israel has enjoyed one of the highest economic growth rates in the world, and is still registering healthy growth even as western economies falter. Much of this growth has been fuelled by the high-tech "Silicon Wadi" sector, much of it security-related technologies, and arms.

According to the Israel Export and International Co-operation Institute, security and homeland security exports reached $3bn in 2005. In 2007, Israel overtook Britain to become the world's exporter, selling a total of $4bn in arms.

On top of that, since the bursting of the dot-com bubble, Israel has boosted its military spending, partly to help salvage high-tech firms. Last year, proved to be yet another record year, with the country's defence budget subsuming a massive 16% of government spending and 7% of GDP. Add to that, the average $3bn in military aid which Israel receives from the United States each year, and you have a truly staggering economic dependence on the way of the gun.

[...]

Israel has even managed to wean itself off its dependence on Palestinian labour, with the massive influx of Russian Jews who arrived in massive numbers in the 1990s. This has enabled Israel to close off the Palestinian territories without feeling major economic pain itself. In contrast to Israel, the massive economic deterioration – along with the political deadlock – triggered by the mass closures that began in the Oslo years, suggested to many Palestinians that the quest for peace would not deliver them a dividend, a frustration which culminated in the second intifada.

--Por cierto, España vendió a Israel armamento por un valor de 1.551.933 euros en los seis primeros meses de 2008, tres veces más que en todo el año 2007.

--Hasta Human Rights Watch afirma que Israel está usando bombas de fósforo blanco en Gaza (ver vídeo de Al Jazeera abajo sobre esto). Israel, por supuesto, lo niega, aunque los médicos de Gaza afirman que han atendido a unos 60 pacientes que sufren terribles quemaduras muy probablemente causadas por este tipo de armamento.


--El gran Gideon Levy firma en Haaretz un magistral artículo en el que arremete contra los hipócritas israelíes que cometen las mayores atrocidades y pretenden seguir estando del lado de los justos, "The time of the righteous" (vía Algarabía):

Yet there are some who still want it both ways. To kill and destroy indiscriminately and also to come out looking good, with a clean conscience. To go ahead with war crimes without any sense of the heavy guilt that should accompany them. It takes some nerve. Anyone who justifies this war also justifies all its crimes. Anyone who preaches for this war and believes in the justness of the mass killing it is inflicting has no right whatsoever to speak about morality and humaneness. There is no such thing as simultaneously killing and nurturing. This attitude is a faithful representation of the basic, twofold Israeli sentiment that has been with us forever: To commit any wrong, but to feel pure in our own eyes. To kill, demolish, starve, imprison and humiliate - and be right, not to mention righteous. The righteous warmongers will not be able to allow themselves these luxuries.