martes, 13 de mayo de 2008

Zizek: "la mayoría de la izquierda actual es fukuyamista"

Amy Goodman entrevista a Slavoj Zizek en Democracy Now! El filósofo esloveno se explaya hablando, entre otras cosas, acerca de Bush, Obama, Clinton, los elementos autodestructivos del capitalismo, la guerra de Iraq y la izquierda "fukuyamista":
"I was in Great Britain, in United Kingdom in that point. And what did strike me is how, after the big protests [contra la guerra de Iraq, en 2003], both sides appeared satisfied in a strange way. The organizers of demonstrators made their point: you see the majority is behind us, people oppose war, we made our point. But silently, they knew they didn’t stop the war, nothing. Blair government, the other side, was also satisfied. You see what an open society is: even when a country goes to war, we can—and again, the best answer, I think, was provided unintentionally by George Bush when he visited at that time UK. I remember, when asked by journalists, “How do you comment on big protests against you?” he said, “I totally support them, because, you see, that’s why we are going to Iraq, so that things like this, massive protest against the government, so that things like this could happen only—will happen also in Iraq.” So, of course, this was either a bad joke or hypocrisy or whatever you want. But there is a truth in it. Everyone, in a way, all the sides, felt satisfied. And this is what often worries me, this—how should I put it?—secret, symbiotic relationship. Those in power like a certain type of moralistic protest, which does nothing."

2 comentarios:

abenyusuf dijo...

Estimado Carlos,
Gracias por la llamada de atención y por el enlace. Zizek tiene razón provocándonos, pero me niego a caer en un sentimiento de culpabilidad. Además, está obviando que en España el apoyo de Aznar a la guerra sí recibió una sanción política en las urnas (fue lo máximo que conseguimos: era poco, pero no despreciable), aunque sospecho que Zizek prefiere fijarse en otros horizontes más acordes con sus giros intelectuales. Leyendo su entrevista, me sorprende que considere un punto de honor que tanto sionistas como nacionalistas árabes le consideren enemigo. La postura suya es al final igual de cómoda que la de la masa occidental que no opina: "¿Véis? me critican todos, ergo tengo razón." Al final, la realidad de Gaza no puede conducir a la equidistancia de la pureza ideológica.
Aprecio de todas formas que apoye a Obama auqnue sea a regañadientes. Zizek es sin duda un gigante de la opinión contemporánea, difícil de tumbar en un mero comentario.
Un saludo y felicitaciones.

Carlos Sardiña Galache dijo...

Querido Abenyusuf,

Creo que Zizek tiene razón en su análisis de conjunto: en cuanto movilización masiva, las protestas contra Iraq fueron poco más que la declaración de una postura moral, como muestra el hecho de que su duración fue muchísimo menor que la de la guerra, aún en curso. ¿Dónde está el movimiento contra la guerra ahora? El argumento general de Zizek, si no entiendo mal, es que la izquierda actual acepta de antemano su derrota, lo que hace que cambie sus planteamientos hasta el punto de despojarlos de todo su posible poder subversivo. Creo que es un buen diagnóstico.

Puede que Zizek no tenga en cuenta el caso español, pero creo que su análisis es correcto incluso aquí: cambiamos de gobierno y salimos de Iraq, que no es poco, pero dejando eso aparte nuestra política exterior no ha variado sustancialmente. Por lo demás, no creo que el PP perdiera las elecciones en 2004 por su apoyo a la guerra ni por los atentados del 11-M, sino por su vergonzosa gestión de los mismos.

Con respecto a su equidistancia entre el nacionalismo árabe y el israelí hay que decir que Zizek no incluye a los palestinos en el primer grupo, precisamente a los únicos que defiende. Como él dice, el principal problema aquí es precisamente como está enfocado el propio problema: como una lucha entre los árabes y los israelíes. Comparto su defensa de los palestinos frente a la opresión de los isralíes y la manipulación de su causa por parte de muchos líderes árabes.

Tienes razón, Zizek es un gigante de la opinión contemporánea (que lo sea del pensamiento, ya es más discutible). Yo no siempre estoy de acuerdo con él y creo que a veces divaga excesivamente y le gusta demasiado retorcer los argumentos de una forma gratuita, pero creo que ayer en Democracy Now! estuvo más que acertado.

A pesar de las discrepancias (o quizá gracias a ellas), es un auténtico placer tenerte por aquí.

Un cordial saludo