lunes, 21 de abril de 2008

Una bomba mata a un sacerdote católico en Sri Lanka

Una bomba ha matado a un cura católico en la región del norte de Sri Lanka controlada por la guerrilla rebelde de los Tigres Tamiles. Según ésta, soldados del ejército cingalés detonaron el artefacto explosivo cuando M X Karunaratnam volvía de oficiar una misa en la provincia de Vanni. Sin embargo, el Gobierno ha culpado a los rebeldes tamiles del asesinato el mismo día en que el ministro de Defensa ha dicho que su ejército ha matado a 16 guerrilleros durante enfrentamientos con los rebeldes.


EL REVERENDO M X KARUNARATNAM, DURANTE UNA REUNIÓN DEL NESoHR EN OCTUBRE DE 2005.


Según la página web de los tamiles, el reverendo Karunaratnam, presidente del Secretariado del Noreste para los Derechos Humanos (NESoHR), era el defensor de los derechos humanos más activo en la región y en 2004 había jugado un importante papel en dar apoyo psicológico a las víctimas del tsunami que arrasó las costas de éste y otros países.


La guerra civil entre el gobierno cingalés de Sri Lanka y los Tigres Tamiles del Eelam Tamil (LTTE) volvió a recrudecerse a mediados de 2006 después del período de calma que trajo el alto el fuego firmado en Oslo en febrero de 2002. En noviembre del año pasadoel ejército asesinó al líder del ala política de los LTTE, S.P. Thamilselvan, que había participado en las negociaciones que condujeron alto el fuego acordado en Oslo. En enero, el gobierno anuló oficialmente el alto el fuego después de que un atentado con bomba matara a cuatro personas e hiriera a otras 20 en Colombo. Desde entonces, los tamiles han matado a dos ministros del Gobierno, uno en enero y otro hace tres semanas y se han sucedido los enfrentamientos armados en el norte. El ejército cingalés afirma que mató a 72 rebeldes en el último de ellos, ocurrido el pasado 13 de abril.


El cruce de acusaciones entre los dos bandos y la contradicción más absoluta entre sus versiones de los hechos son habituales en este conflicto. Por poner un ejemplo, después de cada enfrentamiento, los portavoces de cada bando suelen inflar la cifras de los caidos en el otro de tal modo que, según un corresponsal de Jane's Defence Weekly, si fueran ciertas las cifras dadas por el Gobierno de las bajas tamiles desde el principio de la guerra, éste hubiera exterminado dos veces a la población entera del norte; de igual modo, si los tamiles hubieran matado a tantos soldados como proclaman, no quedaría casi nadie en el ejército.


Apenas hay información independiente puesto que está prohibido a los periodistas el acceso a las zonas en conflicto y los observadores nórdicos encargados de comprobar que se respetaba el alto el fuego abandonaron la isla cuando se le puso fin oficialmente en enero. La BBC, la única emisora con corresponsalía permanente en Colombo, es criticada y asediada constantemente desde los dos bandos, ya que ambos consideran que sus informaciones favorecen al enemigo.