jueves, 24 de abril de 2008

Un joven tailandés se enfrenta a una acusación de lesa majestad

Chotisak Onsoong, un joven tailandés de 27 años y una amiga suya podrían ser condenados a una pena de hasta quince años de cárcel por no ponerse en pie en el cine mientras sonaba el himno nacional antes de la proyección de una película el pasado mes de septiembre. Ambos fueron acusados formalmente antes de ayer en Bangkok de un delito de lesa majestad por lo que ha sido considerado como una grave ofensa contra el rey Bhumibol Adulyadej.

CHOSTISAK ONSOONG, A LA SALIDA DE COMISARÍA.


Desde la década de los setenta, antes de cada película, en todos los cines de Tailandia se proyecta un pequeño corto (véase más abajo) con imágenes de tailandeses emocionados dando gracias al rey mientras suena el himno del país. Se espera de todos los espectadores, incluidos los extranjeros, que se pongan de pie durante el himno y después bajen la cabeza en señal de respeto. Los tailandeses tomaron este pequeño ritual de los británicos, que comenzaron a practicarlo para levantar la moral durante la primera guerra mundial y dejaron de hacerlo en los años sesenta.


Las leyes de lesa majestad tailandesas se encuentran entre las más rigurosas del mundo y tienen como consecuencia que no haya en Tailandia ningún tipo de debate público acerca de la institución monárquica y reflejan el enorme poder de un rey que es considerado por el discurso oficial como una figura semi-divina que se encuentra por encima del bien y del mal. Las acusaciones de este tipo de delitos son muy frecuentes entre adversarios políticos, que las usan como un arma propagandística pues rara vez llegan a los tribunales, pero han servido para acallar a los críticos del gobierno de turno.


Chotisak es un activista que ha hecho campaña contra el golpe de Estado militar que en septiembre de 2006 depuso al entonces primer ministro Thaksin Shinawatra (golpe que fue repaldado por la Casa Real). En esta entrevista, Chotisak explica lo ocurrido en el cine: él y la amiga que lo acompañaba se negaron a levantarse cuando sonaba el himno nacional, por lo que un hombre les imprecó por ello e incluso llegó a agredirles físicamente. Chotisak y su amiga decidieron denunciar al agresor, pero finalmente fueron ellos acusados del delito de lesa majestad. Chotisak se defiende diciendo que él no quería insultar al rey, sino ejercer su derecho a permanecer sentado y afirma que la ley de lesa majestad debería ser revocada por ser anticonstitucional.


El caso ha levantado cierto revuelo e incluso el diario conservador Bangkok Post le ha dedicado una noticia en primera plana (que ahora sólo se encuentra en la caché de Google), en la que podemos leer esta frase inusualmente crítica con esta ley para el medio del que se trata: "la ley de lesa majestad tiende a estar abierta a una interpretación demasiado amplia". El otro gran diario en lengua inglesa del país, The Nation, rechazó el martes un artículo que ha sido publicado en el medio alternativo Prachatai sobre el tema por entender que su publicación "entrañaba cierto riesgo". Mientras tanto, los amigos de Chotisak han iniciado en la red una campaña de apoyo al detenido y en contra del uso de la ley de lesa majestad para limitar la libertad de expresión.


VIDEO: imágenes que se proyectan en los cines de Tailandia antes de cada película, y ante las que Chotisak Onsoong rehusó levantarse: