domingo, 20 de abril de 2008

Los invadidos pagan la invasión

Mantener la ocupación de las tropas estadounidenses en Iraq no es precisamente barato. La ocupación cuesta 5.000 dólares por segundo y después de cinco años es la segunda más larga en la historia de Estados Unidos, después de Vietnam, y de momento la segunda más cara, sólo superada por la Segunda Guerra Mundial. Según Joseph Stiglitz, Iraq podría costarle a Estados Unidos tres billones de dólares como mínimo. Y son los contribuyentes los que van a pagar durante años las facturas.

Los contribuyentes y los votantes, claro. A medida que se acercan las elecciones, el debate sobre el coste de la guerra se calienta más. En una carta dirigida al Secretario de Estado, Robert Gates, diez senadores (seis democrátas y cuatro republicanos) han pedido que sea el propio Gobierno iraquí el que pague los costes de su propia invasión: "ha llegado el momento de poner fin a esta política de cheque en blanco y exigir a los iraquíes que inviertan en su propio futuro". Entre las propuestas, que el Gobierno iraquí se haga cargo de los gastos del combustible usado por el ejército estadounidense. Bush contesta que se está tratando de convertir a los conversos: que Estados Unidos ya paga solamente el 10 por ciento del coste de la reconstrucción de Iraq. Ya de paso, Iraq podría pagar directamente las bombas y a los mercenarios de Blackwater.

Vía The Angry Arab