jueves, 10 de abril de 2008

54 inmigrantes ilegales birmanos mueren al cruzar la frontera con Tailandia

Al menos 54 inmigrantes ilegales birmanos han muerto asfixiados en el camión en el que habían entrado en Tailandia. 121 personas se apiñaban en una cámara de 6 metros de largo por 2,2 de ancho para viajar desde la localidad fronteriza de Ranong hasta el célebre destino turístico de Phuket, en el sur de Tailandia, dónde esperaban trabajar como jornaleros. Cada uno de ellos había pagado 100 euros por el viaje (38 euros menos que la renta per cápita anual en Birmania). El conductor del camión, que había mandado callar a los birmanos cuando se quejaban para evitar que les oyera la policía, dejó el vehículo abandonado en la carretera. Además de los 54 muertos, 21 personas están gravemente heridas. Los 46 inmigrantes ilegales que resultaron ilesos fueron arrestados por la policía tailandesa.

VOLUNTARIOS TAILANDESES SACAN LOS CADÁVERES DEL CAMIÓN AYER EN TAILANDIA.


ACTUALIZACIÓN: Más información sobre esta noticia en la BBC, la agencia Reuters, Al Jazeera, International Herald Tribune y la publicación del exilio birmano en Tailandia The Irrawaddy. Según el jefe de la policia de Ranong, Apirak Hongthong, se ha interrogado al dueño del camión, que negó tener conocimiento alguno de que su camión se estuviera usando para el tráfico de seres humanos. El conductor del camión consiguió huir y se encuentra en paradero desconocido. Según un superviviente, el aire acondicionado del camión estaba roto y sólo funciono durante apenas media hora de las dos que estuvieron los birmanos dentro. Los inmigrantes habían sido transportados en un barco pesquero hasta la provincia de Rnong, dónde montaron en el camión que se convertiría en la tumba de muchos de ellos.


Muchos cuerpos fueron enterrados en el cementerio de Ranong esta mañana y otros fueron reclamados por sus familiares. Sompong Sakaew, el presidente de la organización tailandesa de defensa de los trabajadores Labour Rights Promotion Network ha pedido a las autoridades de su país que muestren compasión con los inmigrantes supervivientes que se encuentran detenidos, les "trate como víctimas de una tragedia" y les permita trabajar en el país.


Miles de birmanos huyen de su país cada año en busca de una vida mejor, huyendo de la brutal represión del régimen militar, de la guerra civil interétnica o simplemente de la pobreza. La mayoría de ellos van a parar a la vecina Tailandia, dónde se calcula que hay más de un millón de trabajadores ilegales procedentes de Birmania, dónde se ven obligados a aceptar cualquier trabajo y son explotados por sus empleadores a cambio de sueldos de miseria. Sobre la situación de los trabajadores birmanos en Tailandia véase, en pdf, el informe de Amnistía Internacional publicado en junio de 2005 Thailand: The Plight of Burmese Migrant Workers.

2 comentarios:

rosa rusa dijo...

Esperaba tu articulo.. un saludo :-)

Casino Bonuses dijo...

It is remarkable, rather valuable answer