domingo, 9 de marzo de 2008

Gambari visita de nuevo Birmania

El consejero especial de las Naciones Unidas, Ibrahim Gambari, se encuentra de visita en Birmania por tercera vez desde las protestas en contra del Gobierno de la Junta militar y la brutal represión de las mismas. Gambari llegó el jueves a Rangún para retomar los esfuerzos de negociación con los militares y convencerles de que inicien un proceso de diálogo con la oposición democrática.


EL MINISTRO DE INFORMACIÓN BIRMANO, KYAW HSAN.


El enviado de la ONU se reunió ayer durante hora y media con la líder de la oposición democrática Aung San Suu Kyi en una casa cedida por el Gobierno en el centro de Rangún, reunión cuyos detalles no han trascendido. Gambari también se reunió con miembros del partido de Aung San Suu Kyi, la Liga Nacional para la Democracia (LND), y de la Asociación para la Unión, la Solidaridad y el Desarrollo, organización civil dependiente de la Junta militar. En los dos días enteriores, Gambari se había reunido con diversos miembros del Gobierno.


En sus conversaciones con la Junta, Gambari ha propuesto mandar a observadores independientes de la ONU para que supervisen el referendum constitucional que ha convocado para el próximo mes de mayo. El Gobierno ha rechazado el ofrecimiento, argumentando en un comunicado emitido en la televisión pública que la presencia de observadores vulneraría la soberanía de Birmania. Según la prensa estatal, el ministro de Información Kyaw Hsan, dijo a Gambari con firmeza que no habría ningún cambio en la Constitución, además de recomendarle que aconsejara a la LND que participe en el referendum de mayo y en las elecciones parlamentarias previstas para el año 2010.


Esta visita de Gambari parece tan estéril como la anterior, que tuvo lugar en el mes de noviembre. Tras aquella visita, parecía que la Junta había abierto una vía de negociación cuando la misma Aung San Su Kyi accedió a negociar con la Junta, tras lo que se produjeron tres reuniones entre la premio nobel de la paz arrestada en su domicilio de Rangún y Aung Kyi, el mediador nombrado por la Junta para hablar con ella. Pero a principios de diciembre quedó claro que todo era una maniobra de distracción de la Junta, cuando anunció que la LND no tendrá ningún papel en la transición hacia una "democracia disciplinada" que instaure un Gobierno civil. Además, según algunos artículos filtrados de la Constitución que se votará en mayo, Aung San Suu Kyi no podrá concurrir a las elecciones, al haber estado casada con un extranjero.


El mismo día que Ibrahim Gambari llegaba a Birmania, moría en una prisión birmana el prisionero político Win Tin, perteneciente a la Liga Nacional para la Democracia. Win Tin, de treinta años de edad, murió de tuberculosis en la prisión Tharrawaddy, en la división de Pegu, dónde cumplia una condena de 24 años tras haber sido detenido en 1999 acusado, por su actividades políticas, de estar involucrado en "actividades destructoras de la estabilidad del régimen". Tin Win era musulmán, colectivo especialmente perseguido por la Junta, y pertenecía a la LND desde que era un adolescente. Tin Win contrajo la enfermedad que le acabaría matando en el año 2202, pero nunca recibió niongún tipo de atención médica en el hospital. Según la Asociación de Asistencia a los Prisioneros Políticos (Birmania), hay actualmente 1.864 presos políticos actualmente en las cárceles birmanas, 706 de ellos detenidos desde las protestas que comenzaron el pasado 19 de agosto.