miércoles, 27 de febrero de 2008

La Junta birmana establece las reglas del referéndum constitucional de mayo

La Junta militar birmana ha hecho pública hoy en sus periódicos oficiales la ley que contiene las reglas del reférendum que tiene previsto celebrar el próximo mes de mayo para elegir una nueva Constitución, que servirá como guía para la transición del régimen militar a un sistema de Gobierno civil que la propia Junta ha bautizado como "democracia disciplinada". Según la ley, son delitos los dicursos públicos y la distribución de panfletos acerca de la Constitución, con penas de hasta tres años de prisión. Una comisión de 45 miembros anunciará la fecha exacta de la votación 21 días antes de la misma e informará con sólo una semana de antelación sobre qué ciudadanos tendrán derecho al voto.


GENERAL THAN SHWE.


El reférendum es uno de los pasos de la "hoja de ruta" hacia la democracia en siete etapas que culminará el año 2010 con unas elecciones multipartidistas, en las que no podrá participar la líder de la oposición democrática, Aung San Suu Kyi, por haber estado casada con un extranjero, el ciudadano británico Michael Aris, que murió de cáncer en 1999. Además, hoy se ha sabido que el pasado 20 de febrero alrededor de una veintena de miembros de grupos opositores a la Junta fueron declarados culpables del delito de oponerse a la Convención Nacional, por lo que podrían enfrentarse a penas de hasta veinte años de prisión; entre ellos se encuentran Min Ko Naing y Ko Ko Gyi, líderes del grupo de la Generación de Estudiantes del 88.


El inesperado anuncio de revitalizar la "hoja de ruta" hecho pasado nueve de febrero fue una sorpresa incluso para altos miembros de la Junta militar: el general Maung Aye, segundo en la jerarquía, se enteró ese mismo día al oir la radio. Según algunos analistas, el proceso de reforma no es más que una maniobra iniciada sin consultar a nadie por el general Than Shwe, máximo líder de la Junta, para mantener su posición y asegurar el poder para su familia; a sus 75 años, su estado de salud es bastante delicado y podría estar afianzándo el poder de los suyos ante una muerte que podría no estar demasiado lejana.


Las divisiones internas dentro de la Junta son cada vez mayores y se cree que Maung Aye, que fue relevado recientemente de su cargo al mando del influyente Consejo de comercio, ha iniciado una campaña de desobediencia civil dentro del ejército. Las disensiones entre los dos hombres fuertes de la Junta vienen de antiguo y probablemente se agravaron el pasado mes de septiembre, cuando Maung Aye se mostró contrario a la brutal represión de los monjes budistas por parte del ejército ordenada por Than Shwe.


Por otro lado, el Gobierno de Estados Unidos ha decidido incrementar las presiones económicas al Gobierno birmano: el Departamento del Tesoro ha prohibido a ciudadanos y empresas norteamericanas hacer negocios con Asia World Co Ltd., compañía con sede en Singapur dirigida por Steven Law y su padre Lo Hsing Han, a los que el Tesoro considera "agentes financieros" del régimen de Naypyidaw.