martes, 8 de enero de 2008

Malasia podría dejar de conceder visados a los trabajadores indios

El Gobierno malayo ha dejado de conceder visados a trabajadores de la India, en medio de las crecientes tensiones sociales que el país está sufriendo en los últimos meses. Un funcionario del Gobierno ha dicho que la decisión podría estar relacionada con las acciones de la Fuerza de Acción por los Derechos de los Hindúes (Hindraf), organización que lideró las protestas del pasado 25 de noviembre en Kuala Lumpur en contra de la discriminación que la minoría india sufre en el país. Sin embargo, el funcionario no especificó la razón por la que se ha tomado la decisón ni cuanto van a durar las restricciones.

EL MINISTRO DE TRABAJO MALAYO, SAMY VELLU.


Sin embargo, el ministro de Trabajo malayo, Samy Vellu, ha desmentido la noticia hoy en una conferencia de indios que viven en el extranjero celebrada en Nueva Delhi, según el diario Express India. Vellu declaró: "Acabo de hablar con el primer ministro (Abdullah Badawi), el ministro de Recursos Humanos y el secretario general del Ministerio del Interior. Esta noticia no es cierta".


De producirse, la prohibición afectaría a miles de trabajadores manuales, así como a profesionales y trabajadores religiosos. Actualmente hay unos 140.000 trabajadores legales en Malasia. Las autoridades malayas ya habían dejado de conceder visados de trabajo a emigrantes de Bangladesh, alegando que los agentes quelos contratan están llevando más trabajadores que puestos. La decisión de dejar de conceder los visados a ciudadanos indios fue tomada hace tres semanas pero ha tomado a muchos por sorpresa; A Vaithilingam, presidente de una organización promotora del diálogo interreligioso, ha declarado que la decisión ha sido tomada unilateralmente y "no tiene precedentes".


Por otro lado, uno de los líderes del Hindraf y organizador de las protestas de finales de noviembre, P Uthayakumar, anunció el pasado viernes su intención de llevar al Gobierno malayo ante los tribunales y acusarlo de difamación. Uthayakumar fue acusado por el Gobierno de buscar apoyos de grupos considerados terroristas como los Tigres Tamiles de Sri Lanka, por lo que pide al Gobierno 30,5 millones de compensación por haber visto manchado su buen nombre al ser sin ninguna prueba.


El pasado 17 de diciembre, como gesto de buena voluntad, la fiscalia malaya retiró los cargos por intento de asesinato, acusación que mantenía contra 26 manifestantes primero y después cinco más, que presuntamente habían atacado a un policía antidisturbios que resultó herido en los enfrentamientos que se produjeron en las protestas del pasado mes de noviembre.