martes, 4 de diciembre de 2007

El Gobierno malayo acusa a 26 indios de intento de asesinato

El Gobierno de Malasia ha acusado a 26 ciudadanos de etnia india de intentar asesinar a un policía durante la manifestación que tuvo lugar en Kuala Lumpur el pasado 25 de noviembre en protesta por la discriminación que sufre la minoría india en el país. El fiscal general malayo ha declarado que un policía resultó gravemente herido tras ser atacado con ladrillos y tuberías y que las acusaciones no tienen nada que ver con la raza. El abogado defensor de los acusados, Manoharan Malayalam, ha afirmado que estamos ante "una clara represalía en contra de los indios llevando a cabo una acusación maliciosa basada únicamente en la raza".

FUERZAS DE SEGURIDAD MALAYAS HACIENDO USO DE GASES LACRIMÓGENOS PARA DISOLVER LAS PROTESTAS DEL PASADO 25 DE NOVIEMBRE EN KUALA LUMPUR.


Las manifestaciones y la dura represión de las autoridades no sólo han dado eco internacional a la situación de la minoría india en Malasia y las políticas discriminatorias de la mayoría de etnía malaya que detenta el poder, también han creado un pequeño conflicto diplomático entre India y Malasia: El primer ministro indio, Manmohan Singh dijo el pasado viernes que "este es un asunto que nos preocupa, siempre supone una fuente de preocupación que la gente de la India se encuentre en dificultades". El ministro de asunto exteriores malayo, Syed Hamid Albar, respondió el sábado que su gobierno trataría a sus ciudadanos de acuerdo con sus propias leyes.


Durante la semana, M Karunanidhi, ministro de estado de Tamil Nadu (estado del que son originarios la mayoría de los indios malayos) había expresado su preocupación por la situación de los tamiles en el país del Sureste Asiático y pidió a Singh que interviniera para proteger los derechos de los tamiles. El ministro de justicia malayo respondió que "esto es Malasia, no Tamil Nadu" y que el asunto "no tiene nada que ver con él".