lunes, 3 de diciembre de 2007

Decenas de muertos en un enfrentamiento armado en el norte de Sri Lanka

Treinta y nueve rebeldes tamiles y seis soldados han muerto hoy durante un combate entre el ejército de los Tigres de Liberación Tamil de Eelam (LTTE) y el ejército de Sri Lanka, en el distrito de Mannar, en el noroeste del país, según el ejército del país. Udaya Nanayakkara, portavoz del ejército cingalés, ha declarado que el combate se produjo cuando el LTTE atacó posiciones que el ejército había capturado el sábado. "Hemos rechazado el ataque con éxito y hemos tomado represalias", afirmó. 35 rebeldes habrían muerto en ese ataque y otros cuatro en otro combate en la frontera que separa la región del norte controlada por los tamiles del resto del país.

POLICIAS VIGILAN EL DÍA 29 DE NOVIEMBRE EL CENTRO COMERCIAL DE COLOMBO EN EL QUE TUVO LUGAR EL ATENTADO DEL DÍA ANTERIOR.


Ayer domingo había un fuerte control del ejército en la capital, Colombo. Tropas fuertemente armadas y policías registraban prácticamente cada uno de los vehículos que entraba en la ciudad. La policía afirma que ha realizado decenas de detenciones de tamiles en la capital desde el sábado y que ayer abortó un intento de atentado con bomba.

El toque de queda y el refuerzo en las medidas de seguridad vienen tras el atentado con bomba del pasado miércoles en la capital, que mató a 16 personas y dejó heridas al menos a 37. El atentado se produjo horas después de que un atentado suicida matara a dos personas. El Gobierno del país responsabilizó enseguida a los tamiles de los atentados, que tuvieron lugar un día después de que Velupillai Prabhakaran, el dirigente del LTTE, hiciera unas declaraciones en las que afirmaba que los esfuerzos de paz son una pérdida de tiempo. El jueves el primer ministro Ratnasiri Wickramanayake dijo en el parlamento que el ejército bombardeará a los tigres tamiles hasta poner fin al terrorismo.


La violencia entre el Gobierno de Sri Lanka, controlado por la mayoría budista cingalesa, y la minoría hindú tamil se ha recrudecido especialmente en los últimos meses, en lo que es casi una guerra total. El pasado 2 de noviembre fue asesinado el líder político de los tamiles, S.P. Thamilselvan, representante de los tamiles en los acuerdos de paz que acabaron el año pasado en fracaso en Ginebra. Más de 70.000 personas han muerto desde 1983 como consecuencia del conflicto, 5000 en los últimos dos años.