sábado, 3 de noviembre de 2007

La Junta expulsa al máximo responsable de la ONU en Birmania

La Junta militar birmana ha anunciado que expulsará al máximo responsable de la misión de la ONU en el país, Charles Petrie. Ayer viernes, el Ministerio de Asuntos Exteriores de Myanmar mandó una carta a las Naciones Unidas en la que dice que no quiere que el Coordinador residente de la ONU continue con su trabajo en el país. La carta, firmada por el ministro de asuntos exteriores afirma que Petrie se excedió en sus funciones cuando el pasado 24 de octubre hizo pública una declaración en la que se hacían referencias críticas a la situación socio-económica del país.

CHARLES PETRIE DURANTE UN ACTO CELEBRADO EL PASADO 24 DE OCTUBRE EN RANGÚN CON MOTIVO DEL DÍA DE LAS NACIONES UNIDAS.


En aquella declaración, publicada con motivo del día de las Naciones Unidas, hacia un llamamiento al Gobierno birmano para que resuelva los problemas que asolan a un país, poniendo de manifiesto la "urgente necesidad de tratar la deriorada situación humanitaria del país". El texto hacia suya la declaración de la Presidencia del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas aprobada el 11 de octubre en la que pedía al "Gobierno de Myanmar que tome todas las medidas necesarias para solucionar los problemas políticos, económicos, humanitarios y de derechos humanos que conciernen a su pueblo y resalta que el futuro de Myanmar está en manos de toda su gente". El texto del 24 de octubre terminaba diciendo que "las preocupaciones del pueblo han sido claramente expresadas durante las recientes protestas pacíficas y es obligación de todos escucharlas".


El secretario general de la ONU Ban Ki-moon expresó ayer su decepción ante la decisión del Gobierno de Birmania, que no ha puesto fecha a la expulsión ni ha declarado a Petrie persona non grata. La Junta ha hecho el anuncio justo un día antes de que el enviado especial a Birmania, Ibrahim Gambari, visite de nuevo el país y un día después de que el jueves restringiera las conexiones a Internet. La Liga Nacional para la Democracia ya ha pedido a Gambari que se reúna con una delegación de sus miembros, 46 de los cuales fueron liberados ayer por la Junta, tras ser permaneces detenidos desde la protestas de agosto y septiembre. Por otro lado, el Comité Internacional de la Cruz Roja renovó el jueves su petición a la Junta de que le permita el acceso a los detenidos en las cárceles del país y, en particular, a los arrestados durante las últimas protestas. La Junta supendió las visitas de la Cruz Roja a las prisiones en diciembre de 2005.