martes, 13 de noviembre de 2007

El experto en derechos humanos de la ONU se reune con miembros de la Junta birmana

El relator de las Naciones Unidas sobre la situación de los derechos humanos en Birmania, Paulo Sergio Pinheiro, ha sido invitado hoy a la capital del país, Naypyidaw, para reunirse con altos cargos de la Junta. Según una fuente anónima del Gobierno, está previsto que Pinheiro se reuna con varios miembros del gabinete de ministros; entre ellos los titulares de Asuntos Exteriores, Trabajo (quién también se ocupa de servir como intermediario entre la Junta y Aung San Suu Kyi) y de Interior.

PAULO SERGIO PINHEIRO, TRAS SU LLEGADA A RANGÚN EL DOMINGO.


Pinheiro visitó ayer la prisión de Insein, tristemente famosa por sus terribles condiciones y las torturas que allí se infringen a los presos, dónde se encuentran prisioneros muchos de los opositores a la Junta detenidos durante las protestas de septiembre. No se conocen los detalles de la visita, pero un diplomático dijo antes de la visita que Pinheiro trataría de entrevistarse con los prominentes activistas Min Ko Naing y Ko Ko Gyi. Pinheiro también visitó otros centros de detención en la ciudad más grande del país, como el instituto Politécnico del Gobierno, así como dos monasterios que sufrieron redadas llevadas a cabo por la Junta en busca de monjes disidentes. Uno de ellos fue el de Ngwe Kyar Yan, donde fueron detenidos unos 70 monjes y fue visto por Ibrahim Gambari durante su visita de finales de noviembre, entonces se dijo que la Junta preparó el monasterio para la visita. Pinheiro también se reunió con altos cargos del Cuerpo Gobernante del Estado del Clero Budista y otros altos cargos del Gobierno.


El profesor de Derecho brasileño visitó Birmania por última vez en noviembre de 2003, cuando se entrevistó con Aung San Suu Kyi, desde entonces sus constantes peticiones para volver al país han sido sistemáticamente rechazadas por la Junta. En marzo de ese mismo año, el relator de la ONU interrumpió inmediatamente una visita tras encontrar un micrófono oculto bajo la mesa de un cuarto de la prisión de Insein en el que mantenía conversaciones con prisioneros políticos.


Mientras tanto, continúan los arrestos en en el país: esta mañana ha sido detenida en el centro de Rangún la activista Su Su Nway junto a dos compañeros. Los activistas fueron arrestados cuando intentaban poner carteles en contra de la Junta en un tablón de anuncios del Gobierno. Su Su Nway llevaba escondida de la Junta desde que logró escapar en el último momento de la represión de una manifestación el pasado 28 de agosto. Además, hoy informa Democratic Voice of Burma que el líder de la Alianza de Todos los Monjes Budistas (organizadora de las protestas de los bonzos en septiembre), U Gambira, fue detenido el pasado 4 de noviembre en la división de Mandalay.

UN GRUPO DE ACTIVISTAS BIRMANOS PROTEGE A SU SU NWAY (CENTRO), DURANTE UNA PROTESTA, EL PASADO 28 DE AGOSTO EN RANGÚN.

Por otro lado, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon hizo ayer una declaración pública en la que afirmaba que "el retorno al status quo existente antes de las protestas no es aceptable". Ban Ki-moon pidió también que se redoblen los esfuerzos para conseguir la reconciliación nacional. La declaración se produjo después de que el secretario general, que se encuentra de visita en Suramérica, fuera informado por el enviado especial Ibrahim Gambari de su reciente visita al país. Gambari informará hoy al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas acerca de su misión.