sábado, 17 de noviembre de 2007

China pide a la Junta birmana que "acelere las reformas democráticas"

El Gobierno de China ha pedido a la Junta militar que gobierna Myanmar que acelere las reformas democráticas, según han informado hoy los medios de comunicación estatales del país del Sureste Asiático. La petición ha sido realizada por vice-ministro de Asuntos Exteriores chino, Wang Yi, que finalizó ayer una reunión de dos días con la Junta. El periódico estatal New Light of Myanmar esperó a que Yi dejara el país para informar de su visita.

EL VICE-MINISTRO DE ASUNTOS EXTERIORES CHINO WANG YI (TERCERO A LA IZQUIERDA) JUNTO A VARIOS MIEMBROS DE LA JUNTA, ENTRE ELLOS EL GENERAL THAN SHWE (CUARTO A LA DERECHA), EL PASADO JUEVES 15 DE NOVIEMBRE EN NAYPYIDAW.

Se había venido especulando durante las últimas semanas con la posibilidad de que el Gobierno chino estuviese presionando a los generales de la Junta entre bastidores para que adopte medidas de reforma democrática; además contribuyó a persuadirles de que dejaran visitar en dos ocasiones al enviado especial de la ONU Ibrahim Gambari. Pero China también se opone a aplicar sanciones a Birmania y hasta ahora ha llevado a cabo una política de no-inferencia en sus asuntos internos. China es uno de los principales socios comerciales y aliados del país vecino, con el que comparte 2200 kilómetros de frontera; el comercio entre ambos países fue el año pasado de 1,46 miles de millones de dólares.


Por otro lado, mañana comienza en Singapur la 13 cumbre de la Asociación de Naciones del Sureste Asiático (ASEAN). Algunos líderes pertenecientes a la organización han dicho que la situación de los derechos humanos en Myanmar es "insostenible"; el primer ministro de Singapur, Lee Hsien Loong, ha declarado que el grupo "no tiene más remedio" que condenar la represión de protestantes en Birmania pero que es poco lo que la Asociación puede hacer. La ASEAN tiene previsto aprobar en esta reunión unos estatutos sobre derechos humanos que incluyen un cuerpo de inspección de los mismos, pero que mantienen la política de no-intervención en asuntos internos. Estados Unidos ha pedido que la ASEAN suspenda a Myanmar hasta que no respete los derechos humanos, y grupos de activistas en el exilio han pedido a la ASEAN que no permita a Myanmar firmar esos estatutos.