viernes, 2 de noviembre de 2007

Asesinado en Sri Lanka el líder político de los tamiles durante un ataque del Gobierno

El líder del ala política de los tigres tamiles de Sri Lanka, S.P. Thamilselvan, fue asesinado en la madrugada de hoy durante un ataque llevado a cabo por la Fuerza Aerea de Sri Lanka. El ataque se produjo a las afueras de Kilinochchi, ciudad situada en la zona del norte del país controlada por los tamiles, a las 6 de la mañana (hora local, 12:30 a.m. GMT). Según un comunicado publicado en la página web oficial de los rebeldes, durante el ataque también murieron 5 altos cargos del ejército de los Tigres de Liberación Tamil de Eelam (LTTE, en sus siglas en inglés).

S.P. THAMILSELVAN.


El secretario de Defensa de Sri Lanka, Gotabaya Rajapaksa, declaró a Reuters que "esto sólo es un mensaje de que sabemos dónde están sus líderes. Conozco el paradero de todos sus líderes, y si queremos, podemos atraparlos uno a uno". Según Jehan Perera, del Consejo Nacional para la Paz en Sri Lanka, "la pérdida de Thamilselvan puede significar un enorme contratiempo para cualquier esperanza para unas posibles conversaciones de paz en el futuro próximo, que en cualquier caso no eran tampoco aparentes". Thamilselvan fue el representante de los tamiles en la conferencia de paz con el Gobierno llevada a cabo el año pasado en Ginebra, conferencia que acabó en fracaso.


La violenta disputa entre el Gobierno de Sri Lanka y los separatistas tamiles, que controlan el norte de la isla y parte del este, se ha recrudecido enormemente durante los últimos meses a pesar de que, al menos sobre el papel, continúa en vigor el alto el fuego firmado en 2002; amenazando con desembocar en una guerra abierta y generalizada, cuyo resultado está lejos de ser predecible, debido al equlibrio de fuerzas en conflicto.


El jueves murieron 32 combatientes durante enfrentamientos producidos en el norte del país. El pasado 22 de octubre los LTTE lanzaron un ataque aereo contra una base del ejército en el que murieron 9 soldados comenzó en noviembre de 2005, cuando fue elegido el presidente Mahinda Rajapaksa, perteneciente al ala más dura del nacionalismo cingalés, una que ganó las elecciones anunciando la exclusión de la autonomía para los tamiles en el norte y el este y prometiendo revisar los acuerdos de paz en vigor.


La guerra entre los tamiles del norte (predominantemente hiduistas y católicos) y la mayoria cingalesa (practicantes del budismo theravada) ha causado 64.000 muertos y un millón de desplazados desde que el líder del ejército rebelde, Velupillai Prabhakaran, creara en 1972 la Nueva Milicia de los Tigres Tamiles, que en 1976 tomaría la actual denominación de Tigres de Liberación Tamil de Eelam (Eelam es la región del norte de la isla que los tamiles reivindican como propia).


VELUPILLAI PRABHAKARAN.


Las tensiones entre tamiles y singaleses vienen de antiguo (al menos, desde los tiempos del Imperio Británico, época en la que los cingaleses veían a los tamiles como privilegiados por los ingleses) y se hicieron más evidentes, cuando en 1956, 8 años después de la independencia, el gobierno del nacionalista cingalés Solomon Bandaranaike introdujo nuevas leyes que marginaban claramente a la minoría tamil (una de ellas, declarar el cingalés único idioma oficial del país). En 1972, Ceilán pasó a denominarse Sri Lanka, un nombre cingalés, y se dió preeminencia al budismo como la religión del país.