martes, 16 de octubre de 2007

La Unión Europea anuncia el endurecimiento de las sanciones a la Junta militar birmana

La Unión Europea anunció ayer, 15 de octubre, que que endurecerecerá las sanciones contra la Junta militar birmana como respuesta a la brutal represión de las protestas ejecutada en anteriores semanas por las fuerzas del orden. El Consejo de la Unión Europea decidió ampliar las sanciones ya existentes, no demasiado efectivas en algunos casos y en otros meramente simbólicas, y añadir otras, incluyendo la prohibición de exportar e importar maderas, piedras preciosas y otros minerales.

RETRATO DE AUNG SAN SUU KYI JUNTO A UNA DE LAS ENTRADAS AL PARLAMENTO EUROPEO.


Según la declaración del Consejo hecha pública ayer (ver, en .pdf), estas sanciones no dañarán "a la mayoría de la población, sino que están dirigidas en contra de los responsables de la violenta represíón y el estancamiento político" en el país. El Consejo no ha llegado a bloquear las importaciones, exportaciones e inversiones en el importante sector del gas birmano. Segú n la declaración, el Consejo prohibirá en el futuro nuevas inversiones en Birmania si la Junta no inicia un procesod e diálogo con la oposición. La Unión Europea continuará con sus programas de ayuda humanitaria a la población birmana.


Benita Ferrero-Waldner, comisaria de Relaciones Exteriores, dijo que se retrasa la implantación de las nuevas sanciones para dar tiempo y espacio para poder negociar con la Junta al enviado de ONU a Myanmar, Ibrahim Gambari. En este sentido, los ministros de exteriores francés e inglés, Bernard Kouchner y David Miliband, publicaron un artículo en International Herald Tribune en el que defendían que la Unión Europea debe usar tanto "zanahorias" como "palos" al negociar con el SPDC y ofrecer incentivos si "la Junta muestra su voluntad de trabajar realmente" por la reconciliación con los grupos opositores democráticos, empezando por Aung San Suu Kyi. De hecho, el primer ministro británico Gordon Brown ha dicho que el Reino Unido estaría dispuesto a ofrecer paquetes de ayuda económica a Birmania si "está preparada para moverse en dirección a la democracia y la reconciliación".


La organización Campaign for Burma UK, normalmente muy crítica con las políticas de la Unión Europea con respecto a Birmania, ha saludado las nuevas medidas como un significativo paso adelante. Según Zoya Phan, exiliada karen en Londres y coordinadora de campañas de la organización, "estas sanciones van a golpear al régimen donde más le duele, en el bolsillo". El año pasado, los 27 países de la Unión Europea importaron de Birmania piedras preciosas de diverso tipo por un valor de 8.119.600 euros (el valor de las exportaciones fue de 29.860 euros); en cuanto a la madera, las importaciones desde Birmania tuvieron un valor de 45.812.890 euros.

El presidente norteamericano George Bush amenazó ayer con endurecer también las sanciones que su país mantiene contra Birmania en una sesión de preguntas y respuestas en Rogers Arkansas. Bush dijo que esas sanciones no significan nada si somos los únicos sancionadores", a lo que añadió que "a veces, lo que hacen los organismos internacionales no tiene consecuencias. Es decir, son buenos hablando pero luego no hay consecuencias. En algún momento tiene que haber consecuencias".

Ibrahim Gambari pidió ayer en Bangkok a la Junta del SPDC que pare los arrestos de activistas, que según él "van en contra del espíritu de compromiso entre la ONU y Myanmar". Según Amnistia Internacional, fueron seis los opositores detenidos durante las primeras horas del 13 de octubre. No se sabe dónde se encuentran en estos momentos, aunque se teme que están siendo torturados.

2 comentarios:

Espiritualidad y Política dijo...

Hola,

felicidades por el magnifico blog que editas, en el siguiente enlace hay algo que te puede interesar

http://espiritualidadypolitica.blogspot.com/2007/10/espiritualidad-y-poltica-ha-sido.html

Carlos Sardiña Galache dijo...

Gracias por tu comentario y gracias por la nominación. Encuentro tu blog muy interesante. Quizá la verdadera espiritualidad no sea otra cosa que política (y quién sabe si la verdadera política no sea otra cosa que espiritualidad...)