sábado, 20 de octubre de 2007

Bush anuncia nuevas sanciones contra la Junta birmana

Bush anunció ayer que el Gobierno de los Estados Unidos endurecerá las sanciones impuestas sobre la Junta militar que gobierna Birmania. En primer lugar, el gobierno bloqueará todas las cuentas de 11 altos cargos del SPDC controladas por los Estados Unidos, además impondrá sanciones a 12 personas y entidades relacionadas con la Junta, entre ellos algunos prominentes empresarios. Además, se endurecerán los controles de exportación para evitar que computadoras y otros bienes con posible uso militar sean vendidos a la Junta.

Bush anunció las nuevas medidas, que se añaden a las ya tomadas a principios de mes y en las que se bloqueaban las cuentas de los 14 miembros más importantes de la Junta, en una declaración televisada, en la que apareció junto a su mujer Laura Bush. La primera dama ha tomado Birmania como su lucha personal desde hace semanas, haciendo campaña por el endurecimiento de sanciones, hablando con diversos líderes, dando conferencias o escribiendo columnas sobre el tema.


Las sanciones se producen después de que la Unión Europea acordara el martes bloquear las exportaciones e importaciones a Birmania de ciertos productos. Ese mismo día, Japón también anunció que iba a tomar medidas de presión económica en contra de la Junta: el Gobierno nipón va a cancelar la donación de 4,7 millones de dólares a un centro de la Universidad de Rangún, en el que se hubieran impartido cursos de economía, dirección de empresa y japonés. Japón mantiene constantes relaciones con Myanmar y es uno de sus principales socios comerciales.


El jueves, Ibrahim Gambari, el enviado especial de la ONU a Birmania, sugirió en Yakarta una estrategia para tratar con la Junta consistente en que la comunidad internacional ofrezca incentivos a los militares a cambio de reformas democráticas; enfoque muy parecido al sugerido por los ministros de exterior francés, Bernard Kouchner, y británico, David Miliband, en un artículo conjunto publicado el pasado domingo en International Herald Tribune. Gambari se encuentra en un viaje por seís países de Asia para convencerles de que presionen a la Junta. Es muy poco probable que tras esta gira visite Birmania, como quería el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, con toda seguridad regresará a Nueva York, para volver a Birmania a mediados de noviembre.


Mientras tanto, la Junta continúa deteniendo a disidentes, como ha admitido en su medio oficial The New Light of Myanmar, en el que afirma que ha liberado a 2.550 participantes "involuntarios" en los "disturbios", tras hacerles firmar una juramento de que no volverían a tomar parte en ninguna protesta. Según el propio Gobierno, quedan detenidas 500 personas, pero diplomáticos en Rangún afirman que la cifra es en realidad mucho mayor. Entre los liberados se encuentran el actor Zaganar, célebre cómico en el país por sus sátiras en contra de los militares que fue arrestado hace tres semanas, el famoso actor Kyaw Thu y su mujer.


Por otro lado, el SPDC anunció ayer el nombramiento de un comité que redactará el borrador de una nueva constitución, el segundo paso de los 7 que tiene previsto dar la Junta para implantarla: el primer paso (el acuerdo de los principios de esa constitución que posibilitará el establecimento de una "democracia disciplinada" en Myanmar) se dio por completado a principios de septiembre, tras 14 años de reuniones de la Convención Nacional.