jueves, 25 de octubre de 2007

Aung San Suu Kyi se reúne con un miembro de la Junta militar

Aung San Suu Kyi se ha reunido hoy con un miembro de la Junta militar birmana. La líder demócrata birmana ha tenido un encuentro de algo más de una hora en una casa de Rangún con Aung Kyi, quien fue nombrado mediador entre ella y la Junta el 8 de octubre. El contenido de la conversación no ha trascendido, pero la televisión estatal informó de la reunión y emitió imágenes de la misma.

AUNG SAN SUU KYI EN LA REUNIÓN MANTENIDA HOY EN RANGÚN CON EL MEDIADOR DE LA JUNTA, AUNG KYI.


La líder de la Liga Nacional para la Democracia cumplió ayer 12 años de arresto domiciliario en su casa de University Avenue en Rangún, por lo que se llevaron a cabo manifestaciones de protesta en ciudades de todo el mundo, se ha reunido con Aung Kyi un día después de que éste fuera nombrado ministro de Trabajo. La Junta liderada por el general Than Shwe ofreció a Suu Kyi negociar el pasado 4 de octubre, poniéndole una serie de condiciones que incluian que "abandonara su actitud de enfrentamiento" y dejaba de pedir sanciones económicas a los países extranjeros. La LND rechazó el ofrecimiento días después por considerar que se les ponían condiciones inaceptables para hablar que suponían una rendición previa.


La reunión se produce después de que el día 19 Estados Unidos endureciera las sanciones contra el régimen, bloqueando las cuentas bancarias de más miembros de la Junta y asociados, entre otras medidas. Uno de los nuevos objetivos de las sanciones es el empresario Tay Za, uno de los principales apoyos económicos de la Junta y buen amigo de Than Shwe; es Tay Za quién pagó la boda del general, cuyo video mostrando el despilfarro causó una gran indignación entre la población de un país sumido en la pobreza.


El bloqueo de las cuentas del magnate y otros, y la prohibición de hacer negocios con ellos a ciudadanos o entidades norteamericanos, pueden ser potencialmente muy dañinos para el régimen; dada la fuerte presencia de Estados Unidos en el mundo financiero asiático, es muy dificil para los negocios birmanos evitar relaciones económicas con bancos o entidades asociadas de algún modo con Estados Unidos. De hecho, los efectos podrían estar empezando a notarse ya: la cmpañía aérea de Tay Za, Air Bagan, ha anunciado que suspenderá los vuelos a Singapur el próximo 4 de noviembre debido a las sanciones económicas impuestas sobre su dueño.


Un comité del Congreso de los Estados Unidos aprobó el martes otro paquete de medidas en contra de la Junta, que incluye el endurecimiento de sanciones, la negación de visados a miembros de la junta y la prohibición de la compra en Estados Unidos de piedras preciosas con procedencia de Birmania (de donde proviene el 90 por ciento de los suministros mundiales de rubíes).


Australia también ha anunciado nuevas sanciones en contra de la Junta. Ayer, el ministro de Asuntos Exteriores, Alexander Downer, que se ha impuesto la prohibición de tratos financieros con 418 individuos, miembros de la Junta o socios. Entre las personas que aparecen en la lista, se encuentra el general Khin Yi, director general de la policía birmana. La Policía Federal Australiana es uno de los organismos que se ocuparán de hacer que se cumplan las sanciones,también se ha ocupado recientemente de entrenar a 77 miembros de la policia birmana en técnicas de inteligencia militar para luchar contra el tráfico de drogas.


GAMBARI Y EL ASISTENTE DEL MINISTRO DE ASUNTOS EXTERIORES CHINO, AYER EN PEKIN.


Hoy, el Gobierno de China, el principal aliado de Birmania en la zona, ha dicho que no sancionará a la Junta. "El problema de Myanmar ha de ser resuelto por su propia gente y Gobierno a través de sus esfuerzos de diálogo y consultas", dijo Tang Jiaxuan, consejero del estado, al enviado de la ONU, Ibrahim Gambari, cuya próxima escala en su ronda de países de la zona para pedir que tomen medidas en contra del SPDC, es Japón.


Ayer, el experto en derechos humanos de la ONU, Paolo Sergio Pinheiro, dio una rueda de prensa en la que anunció que viajará a Birmania el 17 de noviembre. Durante el encuentro con la prensa, Pinheiro afirmó que su investigación en el país asiático se limitaría a los últimos acontecimientos, de cauredo con el mandato recibido por el Consejo de los Derechos Humanos en Myanmar de la ONU. Añadió que creía que la represión continúa en estos momentos y que espera moverse libremente en Birmania.