martes, 25 de septiembre de 2007

Las minorias étnicas birmanas se unen a las protestas

Los partidos representantes de las minorias etnicas birmanas se han unido tambien al movimiento de protesta liderado por los monjes budistas que ayer llevó a 300.000 ciudadanos a la calle, informa The Irrawaddy. Al movimiento se han unido la Liga Democrática de Arakan (estado del este de Birmania), la Unión Nacional Karen (etnia que se encuentra mayoritariamente al este del país) o el Estado Shan (en el noreste), entre otros, que han expresado su apoyo a los monjes. Otros grupos han declarado que las protestas no les conciernen y que son un asunto de birmanos.


Birmania es un país con una enorme diversidad étnica: se calcula que hay más de 100 grupos diferentes en el país. Muchos de estos grupos son nacionalistas y han expresado sus aspiraciones separatistas desde la independencia del país en 1948, lo que ha llevado a diversos conflictos con el Gobierno central. Estas aspiraciones son contempladas por la Liga Nacional por la Democracia, cuyo proyecto para el país es una Unión Federal Birmana.


El SPDC mantiene desde hace años una guerra contra las minorías étnicas en la que ha sometido a trabajos forzados a poblaciones enteras, quemado pueblos y usado sistemáticamente como arma la violación de las mujeres. Estas guerras han obligado a desplazarse a una gran masa de población: se calcula que hay unos 700.000 refugiados birmanos en países vecinos, a ellos hay que añadir alrededor de un millón de inmigrantes ilegales en Tailandia que, como indocumentados, no están clasificados oficialmente como refugiados (ver, en .pdf, el informe Threat to the Peace: A Call for the UN Security Council to Act in Burma, publicado en septiembre de 2005 y avalado por Desmond Tutu y Vacláv Havel).