sábado, 22 de septiembre de 2007

Aung San Suu Kyi saluda a los manifestantes en Rangún

MONJES Y MANIFESTANTES FRENTE A LA CASA DE AUNG SAN SUU KYI EN RANGÚN.

La líder demócrata birmana Aung San Suu Kyi salió hoy de su casa, en la que se encuentra bajo arresto domiciliario desde 2003, para saludar a 500 monjes (cifra dada por The New York Times) que se manifestaban en contra de la junta militar birmana. La policía birmana, que mantiene bloqueada University Avenue, dónde vive Suu Kyi, y cerrada al tráfico el área que rodea la casa desde el inicio de las protestas, dejó atravesar inesperadamente uno de sus controles a un grupo de monjes y manifestantes.


Visiblemente emocionada e incapaz de contener las lágrimas, Aung San Suu Kyi salió a la calle acompañada de otras dos mujeres, habló con uno de los monjes y rezó con ellos durante unos minutos. Según The Irrawady, testigos afirman que unas 200 personas se congregaron frente a la casa de la líder; los monjes cantaron la oración de "Metta Sutta" ("Canto de bondad") y la gente gritó "¡que tengas buena salud!" y "¡que pronto seas liberada!".


Aung San Suu Kyi, hija del héroe de la independencia birmana Aung San y Premio Nobel de la Paz en 1991, es la líder de la Liga Nacional para la Democracia (NLD), partido que ayudó a fundar en 1988 durante los movimientos de protesta en contra de la dictadura militar que gobierna el país desde 1962.

AUNG SAN SUU KYI JUNTO A UNA IMAGEN DE SU PADRE.


El NLD ganó en 1990 unas elecciones organizadas por la junta militar en las que se llevó 392 de los 492 asientos del Parlamento. No obstante, los militares nunca han reconocido este gobierno legítimo, en el que Aung San Suu Kyi hubiera sido la primer ministro. En lugar de ello, la pusieron bajo arresto domiciliario, estado en el que ha pasado 11 de los últimos 18 años.

2 comentarios:

Ana dijo...

¡Bien por este pot!...11 años en arresto y que poco se habla de ella en los medios...y eso que le dieron el Premio Nobel,como son muy pobres no se les da importancia...Oí por la radio llamar a estas manifestaciones de los monjes budistas "la revolución azafrán" por el color de sus túnicas...me pareció un nombre hermoso...espero que triunfen...Ana

Carlos Sardiña Galache dijo...

Muchas gracias Ana.
Esperemos que la comunidad internacional deje de cruzarse de brazos y actúe en Birmania.
Quiero aprovechar para recomendar un libro: "Cartas desde Birmania" de Aung San Suu Kyi, recopilación de las columnas que escribió para un diario japonés en 1996, durante uno de los raros periodos en que los militares la liberaron de su arresto domiciliario. Es un libro basatante legible, bien escrito y con interesantes apuntes sobre la vida cotidiana en Birmania bajo la dictadura, retratos de miembros de la Liga Nacional para la Democracia, análisis políticos y económicos... Yo lo he leido en inglés, pero me consta que está publicado en España.
Un abrazo