sábado, 22 de septiembre de 2007

10.000 monjes budistas protestan en la ciudad birmana de Mandalay

Continúan, cada vez con más fuerza, las protestas de los monjes budistas birmanos en contra de la junta militar del Consejo para la Paz y el Desarrollo del Estado (SPDC). Hoy, sábado 22 de septiembre, alrededor de 10.000 monjes marcharon en la ciudad central de Mandalay, uno de los principales focos de activismo budista en el país, en la que es la marcha de monjes más grande desde que empezaron hace un mes las movilizaciones en contra de la subida de precios del combustible. Hoy también ha habido protestas en otros puntos del país: en la principal ciudad, la ex-capital Rangún, salieron a la calle más de 1.000 monjes.

MULTITUD APOYANDO UNA MARCHA DE MONJES EN RANGÚN.


La Alianza de Todos los Monjes Budistas, grupo del que se sabe muy poco, ha hecho público un comunicado en el que pide a los ciudadanos que participen en las manifestaciones en contra de los militares. Los monjes, que se han apropiado de las movivilizaciones iniciadas el pasado 19 de agosto y hasta el momento habían pedido a la población mantenerse al margen de sus protestas, afirman que "es tiempo de que el pueblo birmano trabaje con los monjes y valerosamente demuestre cuales son sus legítimas aspiraciones".


Mientras tanto, a pesar de que un portavoz de la Junta afirmó ayer que ésta no va a usar la fuerza contra los manifestantes ni declarar el estado de emergencia, ha aumentado sensiblemente la presencia del ejército en Rangún y sus alrededores, informa The Irrawaddy. Durante la noche es frecuente el movimiento de camiones del ejército y se han visto soldados en diversos "puntos calientes" de las protestas en la ex-capital del país, como la pagoda de Shwedagon.


Por otro lado, Ibrahim Gambari, consejero especial sobre Birmania en la ONU, dijo ayer en el Consejo de Seguridad que la ONU ha de seguir con sus esfuerzos de diálogo con el régimen militar birmano. Las declaraciones de Gambari suponen una decepción para diversos grupos de presión que piden que el Consejo de Seguridad actúe en contra de la Junta del SPDC.