domingo, 30 de septiembre de 2007

El enviado de la ONU se entrevista con Aung San Suu Kyi

Hoy, día 30 de septiembre, el enviado especial de las Naciones Unidas a Birmania, Ibrahim Gambari se ha reunido con Aung San Suu Kyi, la líder de la Liga Nacional para la Democracia elegida primer ministro en 1990 y arrestada en su casa gran parte del tiempo desde entonces. Gambari se entrevistó con Aung San Suu Kyi durante hora y media en una casa del Gobierno cerca de la villa donde ella cumple arresto domiciliario. Los detalles de la conversación no han trascendido.

MANIFESTANTES PORTANDO UN RETRATO DEL HÉROE DE LA INDEPENDENCIA AUNG SAN, PADRE DE AUNG SAN SUU KYI, AYER EN RANGÚN.


Ibrahim Gambari se había entrevistado el día anterior con miembros de la Junta militar en Naypyidaw, la capital administrativa del país construida hace dos años 32o kilómetros al norte de la capital en medio de la selva por la Junta. Gambari volverá hoy a Naypyidaw, donde espera poder reunirse con el general Than Shwe, al que aún no ha visto.


Según Democratic Voice of Burma, la Junta ha "limpiado" el monasterio budista de Ngway Kyar Yan, que fue asaltado el pasqado miércoles por la noche, para mostrárselo a Gambari. La misma fuente afirma que el SPDC ha obligado a cientos de residentes a participar en una manifestación de apoyo a la Convención Nacional, que terminó a principios de este mes el borrador de una futura constitución para una "democracia disciplinada" en Birmania tras reunirse de manera intermitente durante 14 años.


Hoy apenas ha habido protestas en las calles de Rangún, donde según el embajador británico en Birmania se encuentran 15.000 soldados en este momento, que están en las calles y rodeando los monaterios budistas para evitar que se produzcan las protestas de anteriores días. Una mujer dijo a BBC que los militares mataron ayer a un hombre que increpó a los soldados que llevaban a cabo una redada en un monasterio, en la que se detuvo a 60 monjes. Según The Irrawaddy, al menos tres periodistas birmanos que trabajan para medios extranjeros han sido detenidos durante los últimos días.


Hoy, el ejército de la Unión Nacional Karen (KNU) ha dicho que ha matado a cuatro soldados del ejército birmano cerca del pueblo de Phalu, en el estado Karen, informa Mizzima. Prado Mann Sha, portavoz del KNU hizo unas declaraciones en las que qafirmaba que se tendió una emboscada a un batallón del ejército que se retiraba de la linea de frente, "no sabemos hacia dónde", en palabras de Mann Sha, quizá para "asesinar monjes y estudiantes manifestándose". Hay que recordar que hace unos días The Irrawaddy informó de que algunas de las minorías étnicas que mantienen una larga guerra con el estado birmano, se adhirieron a las protestas en contra del SPDC.

RESIDENTES BIRMANOS EN JAPÓN EN UNA PROTESTA SILENCIOSA ANTE LA EMBAJADA DE MYANMAR EN TOKYO.


Por otro lado, un enviado del Gobierno japonés ha volado hoy a Birmania para exigir a la Junta una investigación sobre la muerte del cámara Kenji Nagai. Las imágenes del asesinato a tiros el pasado jueves dieron la vuelta al mundo. "Uno de los propósitos del viaje es asegurarnos de que se lleva a cabo una investigación completa sobre el terrible incidente y cerciorarnos de que los ciudadanos japoneses están seguros".


Japón es uno de los principales inversores en Birmania; los negocios japonenes allí proporcionan a la Junta una importante cantidad de ingresos, según Human Rights Watch, que afirma que Japón fue en 2004 el mayor proveedor de ayuda a 20 países, entre ellos Birmania.

El bloqueo de las cuentas de la Junta militar birmana en la Unión Europea

Ahora que la brutalidad del régimen birmano se está mostrando en todo su horror con baños de sangre diarios en las calles de Rangún y otras ciudades, algunas voces están pidiendo endurecer las sanciones que la Unión Europea tiene impuestas sobre el régimen de la Junta militar del SPDC.

Es interesante echar un vistazo a esas sanciones, tanto sobre el papel como su aplicación en la realidad. Estas sanciones se encuentran recogidas en el Reglamento del Consejo Nº 817/2006 aprobado el 29 de mayo de 2006 (ver en .pdf).

En su día ya hablé de como una venta a Myanmar por parte de India de helicópteros militares equipados con componentes fabricados en 6 países diferentes de la Unión Europea violaba el embargo de armas que la UE tiene impuesto sobre Birmania y que se recoge en el Artículo 2 de dicho Reglamento.

La Unión Europea también tiene en vigor un bloqueo de capitales pertenecientes a los miembros de la Junta. Éste se encuentra reflejado en el Artículo 6 del Reglamento, que dice:


1. Se bloquearán todos los capitales y recursos económicos
cuya propiedad, control o tenencia corresponda a los miembros
individuales del Gobierno de Birmania/Myanmar o a las personas
físicas o jurídicas, entidades u organismos asociados con
ellos, según se relacionan en el anexo III.
2. No se pondrá a disposición directa ni indirecta de las
personas físicas o jurídicas, entidades u organismos enumerados
en el anexo III ni se utilizará en beneficio de los mismos ningún
tipo de capitales o recursos económicos.
3. Queda prohibida la participación consciente y deliberada
en actividades cuyo objeto o efecto sea el fomento directo
o indirecto de las transacciones mencionadas en los apartados
1 y 2.

Sin embargo, el Artículo 6 está "matizado" por el Artículo 7, en el que se contemplan los casos en que los estados miembros de la Unión Europea pueden desbloquear capitales y recursos económicos pertenecientes a miembros de la Junta y otros ciudadanos birmanos cercanos al SPDC:


1. Las autoridades competentes de un Estado miembro enumeradas
en el anexo II podrán autorizar la liberación o la puesta
a disposición de determinados capitales o recursos económicos
bloqueados, en las condiciones que consideren oportunas, tras
haberse cerciorado de que dichos capitales o recursos económicos:
a) son necesarios para sufragar gastos básicos de las personas
que figuran en el anexo III y de los familiares a su cargo,
tales como el pago de alimentos, alquileres o hipotecas,
medicamentos y tratamientos médicos, impuestos, primas
de seguros y tasas de servicios públicos;
b) se destinan exclusivamente al pago de honorarios profesionales
razonables o al reembolso de gastos relacionados con
la asistencia letrada;
c) se destinan exclusivamente al pago de tasas o gastos ocasionados
por servicios ordinarios de custodia o mantenimiento
de fondos o recursos económicos bloqueados;
d) son necesarios para gastos extraordinarios, siempre y cuando
la autoridad competente haya notificado a las demás autoridades
competentes y a la Comisión, al menos dos semanas
antes de la concesión, los motivos por los cuales considera
que debe concederse una autorización específica.
La autoridad competente comunicará a las autoridades competentes
de los demás Estados miembros y a la Comisión toda
autorización concedida con arreglo al presente apartado.

La autoridad competente comunicará a las autoridades competentes
de los demás Estados miembros y a la Comisión toda
autorización concedida con arreglo al presente apartado.

Como se puede ver, los casos en que los países miembros de la UE pueden desbloquear las cuentas de los miembros de la Junta son tantos que la excepciones acaban por engullir a la regla hasta hacerla desaparecer casi completamente. Echando un vistazo a dicho reglamento, no sorprende la aseveración de Burma Campaign UK de que menos de 7.000 euros han sido bloqueados en los 27 países pertenecientes a la Unión Europea.

sábado, 29 de septiembre de 2007

Mil monjes arrestados en Birmania

Hoy se han producido nuevas protestas en Birmania, si bien menores que las de la última semana, después de tres días de una brutal represión por parte de los militares que ha dejado 200 muertos. Cientos de opositores al régimen del SPDC salieron a las calles de Rangún cantando eslóganes antes de ser apaleados por las fuerzas de seguridad. En la ciudad de Pakokku, donde los monjes comenzaron a tomar las riendas de las protestas el pasado 5 de septiembre, cientos de monjes lideraron una protesta pacífica a la que se unieron miles de ciudadanos, informa BBC.


SANGRE EN LAS CALLES DE RANGÚN.


Más de mil monjes han sido hechos prisioneros en Rangún desde que empezaron a boicotear a la junta rechazando sus limosnas el pasado 17 de septiembre, según informa la Asociación para la Asistencia de Presos Políticos, desde la frontera birmano-tailandesa. Algunos de ellos han sido sentenciados ya a penas de 6 años de prisión por tribunales formados especialmente para la ocasión.


Treinta monjes presos en la prisión de Bamaw han iniciado una huelga de hambre. Unos 108 monjes fueron detenidos la noche del 25 de septiembre, desnudados a la fuerza y enfados a dicha prisión. Desde entonces, 30 de ellos han iniciado una huelga de hambre tras la cual han sido separados y transferidos el 27 de septiembre a distintos centros.


Mientras tanto, abundan los rumores de que la familia del general Than Shwe ha sido evacuada del país a Laos. Algunos testigos afirman que vieron aterrizar el pasado jueves en Vientiane un avión de Air Bagan, compañía aérea perteneciente al potentado Tayza, mano derecha y principal valedor financiero del general. Una fuente cercana a los militares ha dicho que en el pasaje había varios familiares cercanos del tirano, entre ellos su mujer Kyaing Kyaing, que están de visita en el país.


CALLE DE RANGÚN AYER.


Por otro lado, la página web de The Irrawaddy, revista editada por exiliados birmanos en la ciudad tailandesa de Chiang Mai y una de las mejores fuentes de noticias sobre Birmania, sufrió ayer el ataque de un virus troyano de procedencia desconocida que hizo que durante unas horas no pudiera estar presente en la red. El servicio ya ha sido reestablecido, según informan ellos mismos, aunque con ciertas restricciones.

La preocupación del Gobierno de Singapur por la situación en Birmania

Ante la visita de Ibrahim Gambari a Birmania, el ministro de asuntos exteriores de Singapur, George Yeo afirmó: “Él es la mejor esperanza que tenemos, cuenta con la confianza de ambos bandos. Si él falla, la situación puede ser terrible”.


La preocupación del señor Yeo resulta cuanto menos chocante cuando se tiene en cuenta que Singapore Inc., grupo de empresas subsidiario del Ministerio de Finanzas de Singapur, es uno de los mayores inversores en Myanmar y uno de los principales apoyos económicos de la Junta, según cuenta hoy el periódico australiano The Age. Además, el general Than Shwe ha estado recibiendo tratamiento médico por su cáncer intestinal en un hospital del gobierno de Singapur, protegido por fuerzas de seguridad públicas; bancos de Singapur ayudan a los miembros de la Junta a lavar el dinero que consiguen con el tráfico de drogas y las boutiques de Singapur visten de Armani a los miembros de la Junta y sus familias.


A todo esto hay que sumar que según Andrew Selth, analista de la Oficina de Evaluaciones Nacionales australiana, ha denunciado en varios artículos de Jane's Intelligence Review como Singapur ha mandado a la Junta armas, misiles y otros equipamientos militares tales como lanzagranadas, muchos de ellos provenientes de stocks confiscados por Israel a palestinos en el sur de Líbano.


NOTA: Debo este post a Algarabía, que ha tenido la infinita amabilidad de mandarme el artículo de The Age que le sirve como base. Muchísimas gracias.

Gambari llega a Birmania

Hoy, día 29 de septiembre, ha viajado a Birmania un representante de las Naciones Unidas para convencer a la Junta militar de que deje de usar la violencia en contra de los miles de manifestantes que han salido a las calles los últimos días. Ibrahim Gambari, sub-secretario general de asuntos políticos de la ONU viajó primero a Rangún y desde allí tomó un avión a Naypyidaw, la sede del gobierno del SPDC construida recientemente en medio de la selva por los militares.

IBRAHIM GAMBARI Y AUNG SAN SUU KYI DURANTE LA VISITA QUE EL ENVIADO DE LA ONU HIZO A LA LÍDER DEMÓCRATA ARRESTADA EN SU CASA EN NOVIEMBRE DEL AÑO PASADO.


Gambari dijo en Singapur que iba a llevar “un mensaje del secretario general a los líderes de la Junta, un mensaje que es también en gran medida del Consejo de Seguridad”, a lo que añadió que “esperaba una visita fructífera, de tal manera que pueda informar de progresos en todos los frentes”. A la pregunta de sí esperaba reunirse con la líder demócrata Aung San Suu Kyi, Gambari respondió: “espero reunirme con toda la gente con la que necesito reunirme”.

viernes, 28 de septiembre de 2007

Los asesinados en Rangún a manos de la Junta militar se cuentan ya por centenares

Hoy, 28 de septiembre, se han repetido las protestas en Rangún, a pesar de los intentos de la Junta militar del SPDC por acallarlas. No obstante, las protestas han sido menores que en anteriores días debido al aislamiento y vigilanicia que los militares llevaron a cabo en monasterios budistas y notros focos de protesta. Según muchos testimonios, la violencia contra los manifestantes se ha cobrado muchas más vidas de las 9 que admite el Gobierno. los embajadores inglés y australiano afirman que el número de muertos durante la represión es muchas veces mayor que el dado por los medios del Gobierno. Algunas fuentes hablan ya de 200 muertos.


MANIFESTANTES BIRMANOS HUYENDO DE LA POLICÍA HOY EN RANGÚN.


Hoy Reuters ha hecho públicas imágenes tomadas por satélite del este de Birmania que confirman los informes publicados este año que informaban de pueblos quemados, asesinatos y relocalización forzosa de miles de personas en la cruenta guerra que el SPDC mantiene contra la minoría étnica de los karen. Los karen son uno de los múltiples grupos sobre los que la Junta militar está ejerciendo un proceso de limpieza étnica que ha obligado a desplazarse a una gran masa de refugiados en una de las tragedias más desconocidas por el resto del mundo: según el Consorcio de la Frontera Birmano-tailandesa (ONG que trabaja en los campos de refugiados con ACNUR) 200.000 desplazados se hacinan en 10 campos situados en Tailandia, junto a la frontera, a los que hay que añadir 2 millones de inmigrantes birmanos en el resto del país. Además, según las Naciones Unidas, hay unos 540.000 desplazados internos como consecuencia del conflicto.


Ayer, 27 de septiembre, la compañía petrolera francesa TOTAL respondió a la petición de Sarkozy de que empresas francesas no realicen nuevas inversiones en Birmania con un comunicado en el que defendía su presencia en el país del sudedste asiático y su creencia de que retirarse podría causar más penurias al pueblo birmano. Según un portavoz de la compañia, las iniciativas sociales y económicas de la compañia están beneficiamndo a miles de personas. Según The Campaign Burma UK, TOTAL es uno de los principales soportes económicos del régimen de la Junta, a lo que sus operaciones en el país proporcionan hasta 450 millones de dolarres anuales.


FUERZAS ANTIDISTURBIOS DESPLEGÁNDOSE HOY EN LAS CALLES DE RANGÚN.

Mañana, sábado 29 de septiembre, entrará al fin al país el enviado especial de las Naciones Unidas Ibrahim Gambari, según un comunicado del secretario general Ban Ki-moon, que además pidió a la junta birmana "embarcarse en un diálogo constructivo con su consejero especial y comprometerse a seguir un camino de reconciliación nacional pacífica e incluyente". Además, el Consejo de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos mantendrá una reunión de urgencia la semana que viene para debatir sobre la situación en Birmania.

Desacuerdo entre los generales de la Junta birmana

Mientras continúa la violencia en las calles de Rangún, están llegando noticias, aún no confirmadas, de disensiones dentro de la cúpula militar birmana. Según The Irrawaddy el general Maung Aye, el segundo militar más poderoso en la junta, y el general Than Shwe mantienen puntos de vista diferentes acerca de la respuesta a la crisis.


GENERAL MAUNG AYE.

Fuentes diplómaticas en Rangún han afirmado que Maung Aye ha dicho no estar de acuerdo con la violencia que está ejerciendo el ejército contra los manifestantes y que tiene previsto reunirse con Aung San Suu Kyi, quién según las mismas fuentes ha sido transferida de su casa en University Avenue al campo militar de Yemon, en las afueras de Rangún.

Boda de la hija del general Than Shwe

El ejército birmano sella los monasterios budistas

La Junta militar birmana ha mandado tropas para sellar varios monasterios budistas en Rangún, la principal ciudad del país. La Junta ha puesto a cientos de soldados en los alrededores de 5 monasterios e importantes lugares de la resistencia como la pagoda de Shwedagon o la de Sule y ha prohibido el acceso a dichos lugares, según han dicho diplómaticos extranjeros en la ciudad. Además, hoy la Junta cortó las conexiones a Internet para evitar la salida de imágenes e información.

HOMBRE DESAFIANDO A LAS FUERZAS DEL ORDEN, AYER EN RANGÚN.


Hoy Rangún amaneció inusualmente vacía, tras los enfrentamientos de ayer. Aún así, algunos cientos de manifestantes salieron a protestar al centro de la ciudad, informa Reuters. Los opositores al régimen se acercaron a los lugares precintados por el ejército, dónde gritaron a los soldados.


Muchos analistas afriman que es poco probable que se repitan manifestaciones de la magnitud de anteriores días tras el confinamiento y detención de cientos de monjes budistas y la represión de los últimos días que ayer dejó al menos 9 muertos confirmados (aunque la cifra real es, según ha declarado el embajador australiano a la BBC, con toda seguridad mucho mayor) y en la que, según Democratic Voice of Burma, se llegó a abrir fuego contra niños frente a una escuela.


Mientras tanto, hoy han sido percibidos extraños movimientos de tropas que han suscitado cierta especulación sobre una posible facción disidente en el ejército, especialmente tras hacerse pública ayer una carta, cuya autenticidad aún no ha podido ser confirmada, en la que un grupo del ejército declaraba su apoyo a los manifestantes. Según informa Mizzima, se han detectado "alborotos" en las divisiones de infanteria ligera 33 y 99 y se han recibido informes que afirman que tropas del ejértcito se están moviendo en el centro del país en dirección a Rangún, aunque no se sabe si para apoyar al ejército o enfrentarse a él.


La esperanza de una rebelión dentro del ejército no está libre de dudas, si se echa un vistazo a la historia reciente del país. Además de que las luchas internas por el poder son frecuentes entre los militares birmanos, hay que recordar que el Consejo para la Restauración de la Ley y el Orden (SLORC), cuyas riendas tomaría en 1992 el general Than Shwe y que sería rebautizado en 1997 con el actual nombre de Consejo para la Paz y Desarrollo del Estado (SPDC), subió al poder tras el levantamiento popular de 1988 presentándose como una alternativa moderada a la tiranía del general Ne Win, que llevaba gobernando el país desde el golpe de 1962.

GENERAL THAN SHWE.


Por otro lado, la Junta ha admitido la visita al país del enviado de la ONU Ibrahim Gambari, que lleva espearndo un par de días en Tailandia el visado para entrar en el país y negociar con los generales. La Asociación de Paises del Sudeste Asiático (ASEAN), a la que pertenece Myanmar, ha expresado hoy por primera vez su rechazo a los asesinatos del régimen y le ha pedido detener la violencia. Hoy, en Canberra, se han producido enfrentamientos entre la policia y manifestantes birmanos frente a la embajada de Myanmar en Australia.

jueves, 27 de septiembre de 2007

Manifestantes birmanos desafían la represión (video de Reuters)

Noticia elaborada por Reuters ayer, día 26 de septiembre.

Al menos 9 manifestantes son asesinados por la Junta en Rangún

Al menos 9 personas han caido bajo el fuego del ejército birmano durante la violenta represión que la Junta ha ejercido sobre los manifestantes que se oponían hoy en Rangún a la brutalidad y tiranía del Consejo para la Paz y el Desarrollo del Estado, tal y como ha admitido la misma Junta en un comunicado emitido por la televisión estatal de Myanmar. Dejando aparte tiroteos esporádicos, las calles de la principal ciudad del país están ahora en calma tras seis horas de enfrentamientos y la llegada del toque de queda, según la BBC.

CALLE DE RANGÚN TRAS LOS ENFRENTAMIENTOS ENTRE LAS FUERZAS DEL ORDEN Y LOS MANIFESTANTES.


Mientras la comunidad internacional parece incapaz de tomar ninguna medida seria para evitar la masacre más allá de los grandes discursos, un pequeño atisbo de esperanza ha podido venir hoy del lugar más inesperado: Algunas facciones del ejército birmano han declarado su apoyo a los monjes budistas que han liderado las protestas durante los últimos días, informa The Guardian. Exiliados birmanos en Bangkok han recibido una carta, cuya autenticidad no ha sido aún verificada, en la que un nuevo grupo de soldados que se ha llamado a sí mismo la Asociación del Ejército Público y Patriota declara su "apoyo a las acciones no violentas de los monjes budistas y el pueblo y así como a su expresión pacífica".


Por otro lado, la Junta, en su desesperado intento de acallar las voces de los opositores, bloqueó ayer blogs de opositores birmanos al régimen que están publicando en ellos informaciones y las fotos tomadas por los ciudadanos que están dando la vuelta al mundo. Consciente de que la fuerza en la escena internacional de "revolución de azafrán" depende en gran medida de su presencia en la Red, la Junta ha restringido los teléfonos móviles y el acceso a Internet dentro del país.

El ejercito birmano dispara contra los manifestantes

Soldados birmanos están disparando sus rifles para dispersar a los miles de manifestantes que hoy han vuelto a salir a las calles de Rangún para protestar en contra de la Junta. Las fuerzas del orden están apaleando a los manifestantes y usando gases lacrimógenos. Testigos afirman que no está claro si los soldados disparaban al aire o a la multitud, pero se informa de que hoy ya han muerto al menos cuatro manifestantes y un fotógrafo japonés.


SOLDADOS CARGANDO CONTRA LA MULTITUD. EL HOMBRE TENDIDO A LA DERECHA ES EL FOTÓGRAFO JAPONÉS ASESINADO.


Hoy se echaron a las calles menos monjes budistas y más laicos que en días anteriores, debido a las redadas que la Junta llevo a cabo anoche en varios monasterios budistas de Rangún. En las redadas, que tuvo lugar antes del amanecer en al menos dos monasterios, fueron apaleados y detenidos cientos de bonzos. En el monasterio de Ngwe Kyar Yan fueron detenidos al menos 70 de sus 150 monjes.


Ayer se reunió de urgencia el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, reunión en la que China y Rusia evitaron que se condenara la violenta represión del Gobierno de Myanmar. Wang Guangya, el embajador chino en la ONU dijo a los miembros del Consejo que el conflicto en Birmania era interno y que debía ser resuelto por la gente de Myanmar. No obstante, se decidió mandar lo antes posible al país a Ibrahim Gambari para que medie en la crisis.


DELEGADOS DE MYANMAR AYER EN LA ONU.


China y Rusia son dos de los principales socios comerciales de la junta de Myanmar y ya vetaron en enero de este año una resolución del Consejo con respecto a Birmania. Rusia anunció el pasado 15 de mayo su proyecto de construir un centro de investigación nuclear en el país del sudeste asiático. Otro importante socio comercial de Myanmar, India, expresó ayer por primera vez su preocupación sobre los acontecimientos en Birmania y su “esperanza de que ambos bandos en conflicto resuelvan sus diferencias a través del diálogo pacífico”.

Por otro lado, un diplomático asiático no identificado desmintió hoy el rumor de que Aung San Suu Kyi haya sido transferida de su casa en University Avenue a la prisión de Isein. El diplomático aseguró que han sido desplegadas más fuerzas de seguridad en los alrededores de la casa y que más de 100 soldados se encuentran ahora dentro del recinto.

miércoles, 26 de septiembre de 2007

Reacciones internacionales ante la represión de la Junta militar birmana

La Junta militar birmana continúa reprimiendo a los ciudadanos y monjes que hoy han vuelto a salir en masa a las calles del país para protestar pacíficamente contra la tiranía y la opresión de uno de los régimenes más brutales del mundo. En Rangún y Mandalay, la segunda ciudad del país, las fuerzas de seguridad han usado gases lacrimógenos para dispersar los manifestantes y han disparado al aire y en algunos casos directamente a la gente; según The Irrawady, testimonios no confirmados afirman que cinco monjes y una mujer han sido asesinados en dos manifestaciones diferentes en la antigua capital del país. Cientos de manifestantes han sido detenidos.


ENFRENTAMIENTOS EN RANGÚN.

El Consejo de Seguridad de la ONU se reunirá de urgencia hoy para discutir sobre Birmania. Rusia y China, que ya vetaron una resolución del consejo en enero de este año, han dicho que la situación en Birmania es un asunto puramente interno. Ibrahim Gambari, subsecretario general de la ONU para asuntos políticos y asesor especial sobre Myanmar, viajará después de la reunión a Birmania con el propósito de calmar a los miembros de la Junta.


Mintras tanto, se han sucedido las declaraciones de condena a la actuación del SPDC por parte de la comunidad internacional. El primer ministro británico, Gordon Brown, ha pedido a la Unión Europea que prohiba cualquier tipo de inversión en Birmania e imponer restricciones comerciales más severas que las actualmente en vigor. Brown ha escrito al presidente de turno de la UE y ha recibido una "respuesta inicial positiva" a sus protestas.


El presidente francés Nicolas Sarkozy ha expresado su preocupación sobre los últimos acontecimientos y ha pedido que las compañías francesas se abstengan de invertir en Birmania, incluyendo la petrolera TOTAL, que según la misma Aung San Suu Kyi es uno de los principales soportes económicos del régimen. Se calcula que la planta extractora de gas de TOTAL de Yandana proporciona unos 450 millones de dólares anuales a la Junta (sobre las implicaciones de las inversiones de TOTAL en Birmania ver, en .pdf, el informe TOTALitarian Oil: Fuelling the Oppresion in Burma).

MONJES REZANDO ANTE FUERZAS ANTI-DISTURBIO EN RANGÚN.


China, principal socio comercial y el aliado más importante de la Junta birmana, se está preparando para la posible caida del régimen, cuenta el International Herald Tribune. Se cree que China ha ejercido presión diplomática para que el SPDC sea prudente en su tratamiento de las protestas. China es el mayor proveedor de armas de los militares birmanos y el principal explotador de sus ricas reservas de gas, pero quiere evitar que una represión violenta de la Junta dañe su imagen de cara al exterior, especialmente ahora que se acercan los Juegos Olímpicos de Pekín de 2008.

La Junta militar usa la violencia contra los manifestantes en Birmania


Los monjes y los ciudadanos se han vuelto a echar a la calle en Birmania a pesar de la violencia usada por las autoridades para reprimir las protestas. Hoy marcharon 5.000 monjes y 5.000 estudiantes hacia la pagoda de Sule desafiando a la Junta militar del Consejo para la Paz y el desarrollo del Estado. Los soldados ya han comenzado a disparar en contra de los manifestantes: Hay ya un muerto y otros tres monjes podrían haber muerto como consecuencia de los disparos, informa The Irrawaddy.

PRECINTOS EN LA PAGODA DE SHWEDAGON HOY.


Esta mañana, la junta precintó con un perímetro de soldados la pagoda de Shwedagon en Rangún, el principal templo del país y un importante símbolo del activismo pro-democrático birmano. No obstante, muchos manifestantes fueron a protestar pacíficamente allí, dónde fueron recibidos con gases lacrimógenos y golpes por parte de las fuerzas del orden, que detuvieron a unos 200 monjes.


La violenta represión se produce un día después de que el Gobierno anunciara el toque de queda y prohibiera las reuniones de más de cinco personas en la calle. Además, la policía llevo a cabo anoche redadas en las que detuvo al menos a 10 personas, entre ellos el cómico Zaganar, famoso por sus sátiras en contra del Gobierno, y el veterano activista U Win Niang.


Mientras la Junta reprime las protestas, Amnistia Internacional ha hecho un llamamiento hoy para que la ONU actúe urgentemente en Birmania. La secretaria general de la organización, Irene Khan, pidió ayer al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas que envíe inmediatamente una misión al país del Sudeste Asiático. También pidió a los países con más influencia en Birmania (China, India, Japón y la ASEAN) que presionen a la Junta para que respete los derechos humanos.

martes, 25 de septiembre de 2007

La Junta militar birmana impone el toque de queda

El Gobierno de la Junta militar birmana ha impuesto el toque de queda en las principales ciudades del país para detener las multitudinarias protestas lideradas estos últimos días por los monjes budistas. Esta noche, camiones del ejército recorrieron las calles de Rangún y Mandalay anunciando a través de altavoces el toque de queda, que durará 60 días y prohibe salir a la calle a los birmanos de 9 de la noche a 5 de la madrugada. El resto del día, quedan prohibidas las reuniones de más de 5 personas en la calle.

Crece el temor con respecto a las medidas que adoptará a continuación el SPDC ante unas manifestaciones, que empezaron como unas meras protestas contra las condiciones económicas del país y, como dijo la Comisión de Derechos Humanos de Asia en Washington, han pasado a ser ya un "levantamiento para acabar con la dictadura militar". Paolo Sergio Pinheiro, el investigador de derechos humanos de la ONU para Myanmar desde el año 2000, dijo hoy a Reuters que "una represión muy severa está a punto de suceder", califico la situación de "emergencia" e instó a los actores internacionales a "intentar convencer al Gobierno de que no puede seguir ese camino".

En lo que puede ser un adelanto de los horrores por venir, hoy los militares usaron gases lacrimógenos contra cientos de monjes en la ciudad de Sittwe. Las fuerzas de seguridad la emprendieron a golpes con los monjes y se llevaron detenidos a muchos de ellos, informa The Washington Post. Además, según informes de Burma Campaign UK, muchos soldados han recibido ordenes de afeitarse las cabezas para infiltrarse en las manifestaciones haciéndose pasar por monjes y atacar a la policía para así darle una excusa para abrir fuego contra los manifestantes. Esta técnica ya fue usada por el ejército en el pasado, incluyendo la masacre de Depayin de 2003 en la que fue arrestada Aung San Suu Kyi y 100 activistas fueron asesinados.

Imágenes de las protestas el pasado 23 de septiembre

El pueblo birmano desafía a la Junta y vuelve a salir a la calle

Hoy, día 25 de septiembre, continúa la “Revolución de Azafrán” de los monjes budistas birmanos en contra del régimen militar del Consejo para la Paz y el Desarrollo del Estado (SPDC). Decenas de miles de monjes y ciudadanos salieron hoy a protestar a las calles de Rangún y otras localidades del país a pesar de las amenazas de la Junta militar ayer de usar la fuerza en contra de los manifestantes.


MONJES MARCHANDO HOY EN LAS CALLES DE RANGÚN.


Según The Irrawaddy, unos 30.000 monjes escoltados por 70.000 ciudadanos marcharon al grito de “¡democracia!” desde la pagoda de Shwedangon a la de Sule, entre ellos se encontraban 200 miembros de la Liga Nacional para la Democracia. En Mandalay salieron a la calle unos 10.000 monjes.


La marcha en Rangún era vigilada muy de cerca por cientos de soldados; según un testigo citado por The New York Times, se vieron alrededor de 5 camiones del ejército (con una capacidad de 50 soldados cada uno) desplegarse en el centro de la anterior capital, en los alrededores de la pagoda de Sule. La Junta del SPCD ha vuelto a amenazar con tomar medidas en contra de las manifestaciones si éstas vuelven a repetirse.


Rebeldes de la etnia Karen en la frontera con Tailandia dijeron a Reuters que tropas de la 22ª división estacionada allí fueron mandadas a Rangún. Esa división jugó un papel muy importante en la represión de las protestas de 1988, en las que 3.000 personas fueron asesinadas. Otra fuente dijo a Reuters que la líder demócrata Aung San Suu Kyi fue trasladada de su casa a la prisión de Isein, famosa por sus terribles condiciones.

SOLDADOS VIGILANDO LAS MANIFESTACIONES HOY EN RANGÚN.


Mientras tanto, hoy George W. Bus ha condenado en la Asamblea General de las Naciones Unidas el “reinado de terror” birmano. El presidente norteamericano ha anunciado nuevas medidas en contra de los dirigentes militares birmanos, que incluyen la restricción de visados a miembros de la Junta y quienes les respalden económicamente. El Secretario General de la ONU, Ban Ki-moon pidió al SPDC que muestren mesura en sus reacciones en contra de las protestas. Ayer, el primer ministro inglés Gordon Brown condenó también al régimen birmano durante el congreso del Partido Laborista en un discurso que decepcionó a muchos por su falta de concreción.


Sin embargo, muchos analistas afirman que las medidas de los Estados Unidos no sirven de mucho sin el apoyo de los principales socios comerciales de Birmania: India y, sobre todo, China. Hasta ahora, esta última ha permanecido al margen del movimiento de protesta. Jiang Yu, la portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores Chino dijo al respecto que “China siempre adopta una política de no-injerencia” en este tipo de casos. China es uno de los mayores socios comerciales de Birmania, cuyas importaciones provienen en un 50 % por ciento del gigante asiático. Según EarthRights International, 26 multinacionales chinas han participado en 62 grandes proyectos en Birmania durante la última década. Estos incluyen la construcción de unos 2.380 kilómetros de gaseoductos y oleoductos desde la costa birmana de Arakan hasta la provincia china de Yunnan.


La Asociación de Paises del Sudeste Asiático (ASEAN), a la que pertence Birmania desde 1997, tampoco se ha caracterizado por su actitud crítica con respecto al Gobierno del SPDC: el secretario general de la organización, Ong Ken Yong, llegó a decir el pasado 28 de agosto, cuando las protestas aún no habían alcanzado la dimensión que tienen ahora: "Inmediatamente después de las protestas, la presuposición es que los manifestantes no han hecho nada malo, y que es el Gobierno de Myanmar el que hace todo el mal, ¿es esa una suposición justa?".

ENLACE: Mapa de las protestas en Birmania, incluyendo detenciones, elaborado por ALTSEAN, red de organizaciones situadas en países miembros de la ASEAN dedicada a la lucha por los derechos humanos y la democracia en Birmania.

Las minorias étnicas birmanas se unen a las protestas

Los partidos representantes de las minorias etnicas birmanas se han unido tambien al movimiento de protesta liderado por los monjes budistas que ayer llevó a 300.000 ciudadanos a la calle, informa The Irrawaddy. Al movimiento se han unido la Liga Democrática de Arakan (estado del este de Birmania), la Unión Nacional Karen (etnia que se encuentra mayoritariamente al este del país) o el Estado Shan (en el noreste), entre otros, que han expresado su apoyo a los monjes. Otros grupos han declarado que las protestas no les conciernen y que son un asunto de birmanos.


Birmania es un país con una enorme diversidad étnica: se calcula que hay más de 100 grupos diferentes en el país. Muchos de estos grupos son nacionalistas y han expresado sus aspiraciones separatistas desde la independencia del país en 1948, lo que ha llevado a diversos conflictos con el Gobierno central. Estas aspiraciones son contempladas por la Liga Nacional por la Democracia, cuyo proyecto para el país es una Unión Federal Birmana.


El SPDC mantiene desde hace años una guerra contra las minorías étnicas en la que ha sometido a trabajos forzados a poblaciones enteras, quemado pueblos y usado sistemáticamente como arma la violación de las mujeres. Estas guerras han obligado a desplazarse a una gran masa de población: se calcula que hay unos 700.000 refugiados birmanos en países vecinos, a ellos hay que añadir alrededor de un millón de inmigrantes ilegales en Tailandia que, como indocumentados, no están clasificados oficialmente como refugiados (ver, en .pdf, el informe Threat to the Peace: A Call for the UN Security Council to Act in Burma, publicado en septiembre de 2005 y avalado por Desmond Tutu y Vacláv Havel).

lunes, 24 de septiembre de 2007

La Junta militar birmana amenaza a los monjes

La junta militar del Consejo para la Paz y el Desarrollo del Estado (SPDC) ha lanzado un comunicado a traves de sus medios de comunicación en el que avisa de que esta "lista para pasar a la accion" en contra de los monjes budistas que estan liderando las protestas en contra del Gobierno. El general de Thura Myint Maung, ministro de asuntos religiosos, ha lanzado el aviso el día en que 100.000 birmanos han salido a las calles de Rangún, en la que es la manifestación más grande de la historia del país.

Marcha de monjes en Rangún


Monjes y ciudadanos birmanos protestando contra la Junta militar la semana pasada en Rangún. Hoy son 100.000 los manifestantes en la anterior capital y se habla de 300.000 en todo el país.

Los monjes lideran la protesta más grande hasta el momento en Birmania

Miles de monjes y ciudadanos birmanos han salido hoy, lunes 24 de septiembre, a las calles de Rangún para expresar su descontento en lo que parece la manifestación más grande hasta el momento contra la dictadura militar del Consejo para la Paz y el Desarrollo del Estado (SPDC). Según la BBC, hasta 30.000 personas se han manifestado en la antigua capital del país.


GRUPO DE MONJAS MARCHANDO AYER EN LA PAGODA DE SHWEDANGON, EN RANGÚN.


También ha habido protestas en otros puntos del país; en Mandalay, la segunda ciudad más importante del país e importante centro budista, salieron a la calle unos 10.000 monjes. A las protestas en Rangún se unieron también celebridades birmanas, como el actor Kyaw Thu y el comediante Zargana.


El mundo se pregunta ahora cuál será la reacción del Gobierno militar liderado por el general Than Shwe. Según el embajador británico en Rangún, Mark Canning, el SPDC se encuentra en territorio desconocido. El diplomático dijo que "las manifestaciones podrián disminuir, lo que parece menos probable cada día" y añadió que "podríamos ver algún tipo de reacción en contra [por parte de la Junta], lo que sería desastroso, aunque me temo que también lo más probable".


El enviado especial de la Naciones Unidas para Myanmar, Ibrahim Gambari visitará Birmania en las próximas semanas. El pasado viernes expresó su preocupación por los prisioneros políticos y declaró al Consejo de Seguridad que no hay más solución que continuar con el diálogo. La actitud dialogante de Gambari y la ONU han sido duramente criticadas por grupos democráticos birmanos, que piden una actuación más firme frente a la Junta del SPDC.


Por otro lado, la secretaria de Estado de los Estados Unidos, Condoleezza Rice, ha declarado que tratará de conseguir apoyos al movimiento democrático birmano durante la reunión de la Asamblea General de la Naciones Unidas de esta semana. También se espera que hoy el primer ministro británico Gordon Brown trate el tema en su discurso de la reunión del partido Laborista inglés; se especula también que Brown podría anunciar un nuevo paquete de medidas de ayuda al pueblo birmano.


MONJES MARCHANDO BAJO LA LLUVIA, AYER EN RANGÚN.


Las movilizaciones, que comenzaron hace en mes en respuesta a la subida de los precios del combustible un 500 por ciento, han subido a una escala mucho mayor desde que la misteriosa Alianza de Todos los Monjes Budistas de Birmania se ha puesto al frente. Según contaba hoy en The Independent Michael Vatikiotis, director del Centro para el Diálogo Humanitario en Singapur, la religión es en Asia una poderosa fuerza política; "son escasos los movimientos por la libertad y la democracia que han prosperado sin un fuerte apoyo, si no inspiración, de las instituciones religiosas."


Las protestas reflejan el descontento y la indignación de la población ante una de las dictaduras más brutales que hay en el mundo. Brutalidad que va acompañada de una gestión desastrosa, que ha convertido uno de los paises más prósperos y avanzados de la zona (en 1948, cuando Birmania ganó la independencia, era el primer exportador munidal de arroz) en uno de los más pobres y atrasados del mundo.

ACTUALIZACIÓN (11:44 AM, hora de Londres): A las 4:00 PM (hora de Birmania) se está hablando de que podrían ser 100.000 las personas manifestándose en Rangún, según The Irrawaddy y la BBC.

domingo, 23 de septiembre de 2007

Las monjas budistas se unen a las protestas en Birmania

Alrededor de 5.000 monjes budistas marcharon hoy, domingo 23 de septiembre, por las calles de Rangún protestando contra la Junta Militar del Consejo para la Paz y el Desarrollo del Estado que gobierna Birmania. A ellos se unieron, por primera vez desde el inicio de las protestas, alrededor de 150 monjas budistas vestidas de blanco. Los monjes y monjas fueron aclamados por una multitud de 10.000 ciudadanos.



Según The Irrawaddy, la marcha empezó a la 1:30 del mediodia en la pagoda de Shwedagon y alcanzó la cifra de unas 20.000 personas a las 4 de la tarde. Los manifestantes gritaron proclamas en favor de la lider democrática Aung San Suu Kyi y pasaron frente a la embajada de los Estados Unidos antes de dirigirse a la pagoda de Sule. Mientras tanto se producian otras protestas en diversas localidades birmanas, como Mandalay, Magwe o Myitkyina.



Las manifestaciones se producen un día después de que la líder de la Liga Nacional para la Democracia (NLD) Aung San Suu Kyi saliera a saludar a un grupo de monjes manifestantes. La de ayer fue la primera aparición pública de Suu Kyi desde mayo de 2003, que se encuentra bajo arresto domiciliario en su casa de Rangún. No se sabe la razón por la que la policía dejó ayer pasar a los manifestantes a University Avenue, la calle donde se encuentra la casa de la líder del NLD, pero hoy se había reforzado la seguridad en los alrededores de la casa.



Según Andrew Buncome, corresponsal de The Independent en Asia que se encuentra estos días en Birmania, la alianza entre Suu Kyi y el clero budista puede ser crucial para el movimiento de resistencia en Birmania. La Alianza de Todos los Monjes Budistas lanzó el jueves un comunicado pidiendo la participación en las protestas de todos los ciudadanos birmanos y emplazándolos a unirse a tres rezos colectivos, que tendrán lugar hoy, mañana lunes y pasado mañana a las ocho de la tarde.



AUNG SAN SUU KYI SALUDANDO AYER A LOS MANIFESTANTES DESDE LA PUERTA DE SU CASA.



Recordemos que las protestas comenzaron el pasado 19 de agosto, cuatro días después de que el Gobierno decidiera subir el precio del combustible un 500 por ciento sin previo aviso y sin dar explicaciones. En un principio, las protestas eran pequeñas y estaban lideradas por activistas pertenecientes a grupos políticos como la Generación de Estudiantes del 88. Los líderes de las movilizaciones fueron detenidos y se encuentran ahora en la prisión de Isein, donde se sospecha que están siendo torturados.



Fueron los monjes budistas los que tomaron el relevo de las movilizaciones. El 5 de septiembre fueron duramente reprimidos mientras marchaban en la ciudad de Pakokku, tras lo cual exigieron una disculpa del Gobierno. Pero ha sido esta semana cuando las protestas budistas se han hecho más generalizadas y constantes, incluyendo un boicot religioso a la junta militar y un desafio: seguirán marchando hasta que caiga el SPDC.


VIDEO: Reportaje elaborado en Birmania por el periodista de la BBC Andrew Harding (en inglés).

sábado, 22 de septiembre de 2007

Aung San Suu Kyi saluda a los manifestantes en Rangún

MONJES Y MANIFESTANTES FRENTE A LA CASA DE AUNG SAN SUU KYI EN RANGÚN.

La líder demócrata birmana Aung San Suu Kyi salió hoy de su casa, en la que se encuentra bajo arresto domiciliario desde 2003, para saludar a 500 monjes (cifra dada por The New York Times) que se manifestaban en contra de la junta militar birmana. La policía birmana, que mantiene bloqueada University Avenue, dónde vive Suu Kyi, y cerrada al tráfico el área que rodea la casa desde el inicio de las protestas, dejó atravesar inesperadamente uno de sus controles a un grupo de monjes y manifestantes.


Visiblemente emocionada e incapaz de contener las lágrimas, Aung San Suu Kyi salió a la calle acompañada de otras dos mujeres, habló con uno de los monjes y rezó con ellos durante unos minutos. Según The Irrawady, testigos afirman que unas 200 personas se congregaron frente a la casa de la líder; los monjes cantaron la oración de "Metta Sutta" ("Canto de bondad") y la gente gritó "¡que tengas buena salud!" y "¡que pronto seas liberada!".


Aung San Suu Kyi, hija del héroe de la independencia birmana Aung San y Premio Nobel de la Paz en 1991, es la líder de la Liga Nacional para la Democracia (NLD), partido que ayudó a fundar en 1988 durante los movimientos de protesta en contra de la dictadura militar que gobierna el país desde 1962.

AUNG SAN SUU KYI JUNTO A UNA IMAGEN DE SU PADRE.


El NLD ganó en 1990 unas elecciones organizadas por la junta militar en las que se llevó 392 de los 492 asientos del Parlamento. No obstante, los militares nunca han reconocido este gobierno legítimo, en el que Aung San Suu Kyi hubiera sido la primer ministro. En lugar de ello, la pusieron bajo arresto domiciliario, estado en el que ha pasado 11 de los últimos 18 años.

10.000 monjes budistas protestan en la ciudad birmana de Mandalay

Continúan, cada vez con más fuerza, las protestas de los monjes budistas birmanos en contra de la junta militar del Consejo para la Paz y el Desarrollo del Estado (SPDC). Hoy, sábado 22 de septiembre, alrededor de 10.000 monjes marcharon en la ciudad central de Mandalay, uno de los principales focos de activismo budista en el país, en la que es la marcha de monjes más grande desde que empezaron hace un mes las movilizaciones en contra de la subida de precios del combustible. Hoy también ha habido protestas en otros puntos del país: en la principal ciudad, la ex-capital Rangún, salieron a la calle más de 1.000 monjes.

MULTITUD APOYANDO UNA MARCHA DE MONJES EN RANGÚN.


La Alianza de Todos los Monjes Budistas, grupo del que se sabe muy poco, ha hecho público un comunicado en el que pide a los ciudadanos que participen en las manifestaciones en contra de los militares. Los monjes, que se han apropiado de las movivilizaciones iniciadas el pasado 19 de agosto y hasta el momento habían pedido a la población mantenerse al margen de sus protestas, afirman que "es tiempo de que el pueblo birmano trabaje con los monjes y valerosamente demuestre cuales son sus legítimas aspiraciones".


Mientras tanto, a pesar de que un portavoz de la Junta afirmó ayer que ésta no va a usar la fuerza contra los manifestantes ni declarar el estado de emergencia, ha aumentado sensiblemente la presencia del ejército en Rangún y sus alrededores, informa The Irrawaddy. Durante la noche es frecuente el movimiento de camiones del ejército y se han visto soldados en diversos "puntos calientes" de las protestas en la ex-capital del país, como la pagoda de Shwedagon.


Por otro lado, Ibrahim Gambari, consejero especial sobre Birmania en la ONU, dijo ayer en el Consejo de Seguridad que la ONU ha de seguir con sus esfuerzos de diálogo con el régimen militar birmano. Las declaraciones de Gambari suponen una decepción para diversos grupos de presión que piden que el Consejo de Seguridad actúe en contra de la Junta del SPDC.

viernes, 21 de septiembre de 2007

Los monjes budistas lanzan un mensaje de desafio a la Junta militar birmana

La Alianza de Todos los Monjes Budistas de Birmania ha hecho público hoy, día 21 de septiembre, un comunicado en el que califica al Gobierno militar de "enemigo del pueblo" y asegura que continuarán las protestas hasta que hayan "barrido la dictadura militar del suelo birmano", informa la BBC. El grupo ha pedido que gente en todo el país rece en las puertas de sus casas el domingo a las ocho de la tarde.

MARCHA DE MONJES BUDISTAS EN RANGÚN EL 20 DE SEPTIEMBRE.


Mientras tanto, continúan hoy las protestas en Rangún y otros puntos de la geografía birmana. Según la BBC, unos 1500 monjes marcharon hoy rodeados de ciudadanos en la principal ciudad del país y, al igual que ayer, se congregaron para rezar en la pagoda de Shwedagon, uno de los lugares más sagrados de Birmania y centro histórico de protestas desde los días de los movimientos en contra del poder colonial inglés. El ministro de información birmano, Ye Htut, ha afirmado que la Junta no tiene intención de reprimir las protestas de los monjes ni declarar el estado de emergencia, lo que según él demuestra que "el Gobierno está manejando la situación pacificamente".


Mientras crecen las protestas, el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas discutió ayer la situación en Birmania, informa The Independent. Reino Unido y Estados Unidos hicieron un llamamiento para que se liberara a los prisioneros políticos y se iniciaran esfuerzos para la reconciliación. También se instó al enviado especial a Birmania, Ibrahim Gambari a visitar el país del sudeste asiático lo antes posible.

Ganando la derrota

jueves, 20 de septiembre de 2007

Los monjes budistas "excomulgan" a la Junta militar birmana

Hoy, día 20 de septiembre, continúan las protestas de los monjes budistas birmanos en contra de la Junta militar. Casi mil monjes marcharon en Rangún, la ciudad más grande del país, acompañados de unos 5000 ciudadanos que formaron una cadena humana para proteger su marcha a la pagoda de Shwedagon, la más importante del país, allí rezaron antes de dirigirse a la embajada estadounidense, dónde dieron la marcha por terminada.

MONJES REZANDO HOY BAJO LA LLUVIA EN RANGÚN.


Las protestas de los monjes están acompañadas de un boicot a los miembros y familiares del Consejo para la Paz y el Desarrollo del Estado (SPDC) que gobierna el país, para no aceptar limosnas de ellos; lo que equivaldría a una excomunión y pone en un grave aprieto al SPDC, ya que los monjes son una importantísima institución social allí y cuentan con el respeto reverencial de la población, tal y como cuenta hoy The Independent. Los monjes budistas sólo llevan a cabo esta "excomunión" en las circunstancias más extremas.


Hoy, la Comisión de Derechos Humanos de Asia (AHRC) ha hecho un llamamiento a la comunidad budista mundial (Sangha) a que sigan el ejemplo de los monjes birmanos y lleven a cabo un boicot en todas partes en contra del Gobierno birmano, incluyendo el personal de las embajadas y consulados en el extranjero. Este tipo de boicot se conoce en pali como "patta-nikkujjana", que significa "poner el cuenco de mendicante boca abajo", y sólo se aplica en circunstancias muy especiales, como cuando la vida de monjes está en peligro.


Monjes budistas fueron golpeados por el ejercito con palos y escopetas durante una protesta el pasado 5 de septiembre en la ciudad de Pakkoku; de hecho, se cree que un monje murió durante esa protesta.


Las protestas se iniciaron en Birmania el pasado 19 de agosto en contra de una subida del 500 por ciento en el precio del combustible. Al principio fueron líderes políticos de la Liga Nacional por la Democracia (NLD) los que iniciaron el movimiento, pero muchos de ellos fueron detenidos. Entre 65 y 120 personas han sido arrestadas desde el inicio de las protestas sin ningún tipo de garantía procesal, muchas de ellas siguen encerradas en la cárcel de Isein, en Rangún, dónde hay más que fundadas sospechas de que están siendo torturadas.


NOTA: El diario El País se hace eco al fin de las protestas en Birmania. Si bien hay un pequeño error en su noticia: fue en la manifestación del pasado 18 de septiembre en Sittwe cuando las fuerzas del orden usaron gases lacrimógenos para dispersar a los monjes manifestantes, no en la del 5 de septiembre en Pakokku, donde los soldados dispararon al aire y golpearon a los monjes.

miércoles, 19 de septiembre de 2007

Crecen las protestas de los monjes budistas en Birmania

Cada vez son más los monjes budistas que salen a la calle para protestar contra el Gobierno del Consejo para la Paz y el Desarrollo (SPDC) que gobierna Birmania. El miércoles día 19 de septiembre, un mes después del inicio de las protestas, miles de monjes salieron a las calles de diversas ciudades del país. Alrededor de 1000 marcharon por las calles de Mandalay y unos 500 lo hicieron en Rangún.

MARCHA DE MONJES EN RANGÚN.


En la ciudad portuaria de Sittwe, unos 5000 monjes, según The New York Times, pidieron la liberación de 4 detenidos durante las protestas del martes; protestas que fueron reprimidas por el ejército usando gases lacrimógenos. A través de sus medios de comunicación, el Gobierno ha admitido el uso de los gases para dispersar a los manifestantes, a los que ha acusado de atacar a las fuerzas del orden. Democratic Voice of Burma informó de que más de mil monjes ocuparon las oficinas del Gobierno de Arakan (provincia cuya capital es Sittwe) durante unas horas.


En Rangún, los monjes marcharon a la pagoda de Sule, desde donde dieron un discurso político en el que acusaron al SPDC de la pobreza y atraso del país. Testigos afirman que la marcha y el discurso fueron atendidos por una multitud de unos 10000 ciudadanos, que apoyaron a los monjes y les ofrecieron agua y refrescos.


Muchos monjes han iniciado un boicot en contra de miembros del SPDC, llevando sus cuencos negros de mendicantes boca abajo durante las marchas simbolizando su rechazo a aceptar limosnas de los miembros del ejército. En el idioma birmano, la palabra para boicot viene precisamente de ese gesto de sostener el cuenco boca abajo. El boicot de los monjes budistas, pertenecientes a una institución muy grande, bien organizda y con una enorme influencia social, puede llegar a poner en un serio aprieto al gobierno de un país cuya población es debotamente religiosa.


MILES DE CIUDADANOS BIRMANOS ACUDIERON A LA PAGODA DE SULE PARA APOYAR Y ESCUCHAR A LOS MONJES EN RANGÚN.


Las protestas que se iniciaron hace un mes debido a la súbita decisión del Gobierno de multiplicar por cinco el precio de los combutibles son las más importantes desde hace al menos una década. Estas protestas reflejan el descontento de una población cansada de la tiranía de uno de los gobiernos más brutales del mundo.


En un excepcional reportaje elaborado desde la misma Birmania, Andrew Buncome, el corresponsal en Asia para The Independent, que ha dedicado su portada del día 19 a la situación en Birmania, se recogen las declaraciones de un diplomático occidental que afirma que "durante el último año, la gente de la generación del 88 [en referencia al movimiento en el que una gran parte del pueblo birmano desafió a los militares ese año] ha proporcionado liderazgo y ha demostrado capacidad para reunir a gente".

martes, 18 de septiembre de 2007

Los monjes budistas se movilizan en Birmania

Miles de monjes budistas han marchado pacíficamente hoy, martes 18 de septiembre en Birmania, protestando en contra de la junta militar que gobierna con mano de hierro el país del sudeste asiático. Las protestas han tenido lugar en varias ciudades de las provincias centrales del país (en las provincias de Pegu, Magwe y Mandalay). En la ciudad de Sittwe el ejército ha usado gases lacrimógenos para dispersar una manifestación, informa la BBC.


Según The new York Times, más de 400 monjes (en torno a 1000 según Democratic Voice of Burma) han marchado en filas de dos y tres personas rezando y cantando himnos en Rangún, la ciudad más grande del país y capital hasta hace un año. Los monjes intentaron entrar en la pagoda de Shwedagon, pero policias vestidos de paisano se lo impidieron. No obstante, ellos siguieron marchando por el distrito comercial de la ciudad, bajo la atenta mirada de cientos de viandantes, que juntaron las manos en señal de respeto y apoyo a la protesta.


Las protestas han sido organizadas por la Alianza de Todos los Monjes Budistas, grupo creado en las últimas semanas que ha pedido a sus miembros que rechacen aceptar limosnas de miembros de ejército y sus familias, así como que no se les preste servicios religiosos. Este boicot cual supone una enorme humillación para el ejército, en una sociedad donde los monjes budistas son enormemente respetados.


Los monjes se han movilizado en masa después de que hace dos semanas el ejército reprimiera duramente una manifestación en la ciudad de Pakokku, arremetiendo contra ellos con palos de bambú y disparando al aire. Tras ello, y como protesta, los monjes retuvieron en su monasterio durante unas horas a miembros del Gobierno local.


Los monjes han sido muy activos políticamente en la reciente historia de Birmania. Por ejemplo, jugaron un papel muy importante en la sublevación del 88 contra la dictadura militar que acabó con miles de civiles muertos, pero supuso el nacimiento de la Liga Nacional para la Democracia.


Muchos analistas se muestran sorprendidos de la persistencia de unas protestas que son las más grandes en muchos años y están empezando a preocupar seriamente al Gobierno del Consejo para la Paz y el Desarrollo del Estado (SPDC). Recordemos que las protestas comenzaron el pasado 19 de agosto, cuatro días después de que el Gobierno decidiera multiplicar por cinco el precio del combustible sin previo aviso ni dar ningún tipo de razón.

lunes, 17 de septiembre de 2007

The Shock Doctrine by Alfonso Cuarón and Naomi Klein

Naomi Klein presenta su nuevo libro

El pasado 13 de septiembre Naomi Klein presentó en el Southbank Centre de Londres su esperado nuevo libro The Shock Doctrine: The Rise of Disaster Capitalism, siete años después de No Logo, el libro que todo joven con inquietudes antiglobalizadoras que se respete a sí mismo debe tener en su casa junto a los discos de Manu Chao y los DVD de Michael Moore.


La presentación de The Shock Doctrine en el Londres de Ken Livingstone es uno de los puntos álgidos de una campaña de promoción perfectamente orquestada que incluye un “tráiler” a cargo de Alfonso Cuarón, presentado en el pasado festival de Venecia y colgado en YouTube, y la publicación de fragmentos del libro en diversos periódicos de Estados Unidos, Canadá y, especialmente, Inglaterra. The Guardian dedicó la semana pasada gran parte de sus páginas al libro, publicando cuatro extractos y artículos en torno a sus tesis a cargo de algunos de sus columnistas estrella.



Es fácil caer en la tentación de criticar a Naomi Klein por usar estrategias de marketing que parecen propias de una estrella de Hollywood o un grupo de Rock y despacharla con juicios de valor del tipo “Naomi Klein se hace rica criticando como otros se hacen ricos”. Esto es hasta cierto punto cierto, pero no del todo justo, porque ella tampoco se presenta como una anticapitalista radical. De hecho, fue precisamente eso lo último que se le oyó decir en la presentación del jueves: que ella es un “poquito capitalista” y que, sin ir más lejos, le encanta comprar botas como las que llevaba ese día.


Naomi Klein es también lo que se ha suele llamar un “personaje mediático”, ella lo sabe perfectamente, cultiva una imagen y se aprovecha de ello. Imagen de sana chica normal, un poquito pija y siempre sonriente. Hay cierto histrionismo en Klein; por ejemplo, tras el escenario del Queen Elizabeth Hall donde tuvo lugar la presentación, la imagen que presidia el acto era una gran foto en primer plano de la misma Klein. Era inevitable la asociación de la imagen de Klein hablando con una gran imagen de sí misma detrás con el famoso plano del mitin de Ciudadano Kane.


Cuestiones de imagen aparte, ¿de qué trata The Shock Doctrine: The Rise of Disaster Capitalism? Voy a ser un poco atrevido y voy a hablar de un libro que aún no he leído (me da que no seré el primero que lo haga). Me basaré aquí en lo que se encuentra en los extractos publicados en The Guardian y lo oído en la presentación del jueves.


Klein toma como modelo experimentos psiquiátricos llevados a cabo por el psiquiatra Ewen Cameron en la McGill University de Montreal en los 50. En estos experimentos, se trataba de curar a pacientes anulándolos completamente, reducirlos a un estado casi infantil dejando su mente como una “hoja en blanco” para reconstruir a partir de ahí una nueva personalidad sana. Para ello se sometía a los pacientes a tratamientos de shock, prolongados periodos de privación sensorial, posturas incómodas durante horas o incluso días y sobre-estímulación sensorial; todo ello con el objeto de hacerles perder la noción del tiempo y el espacio. Estas técnicas serían aplicadas después por la CIA para interrogatorios, y usadas en Abu Ghraib o Guantánamo.


La tesis de Klein es que estas técnicas se han aplicado o aprovechado en los últimos 30 años no sólo a individuos, sino a colectivos para implantar en todo el mundo políticas económicas neoliberales. Partidarios del “capitalismo fundamentalista” (Klein dixit) de Milton Friedman, que veía en cada crisis una oportunidad para introducir cambios económicos, habrían aprovechado la confusión y desamparo en las poblaciones creados por diferentes crisis (la mayoría inesperadas y otras directamente creadas) para liberalizar economías, desrregularizar mercados e implantar una versión más “pura” del capitalismo.


Klein ofrece numerosos de ejemplos de este tipo de procesos, que van desde el Chile de 1973 (con los discípulos de Friedman, los “chicos de Chicago”, diseñando la política económica de Pinochet) hasta el tsunami de 2004 (tras el desastre se aprovechó para construir hoteles en las costas de Sri Lanka y Tailandia donde antes había pueblos de pescadores), pasando por China después de los acontecimientos de 1989 en la plaza de Tiananmen (según Klein, el gobierno chino aprovechó la situación para liberalizar aún más la economía).


La lectura que hace Klein de China ha sido contestada en un artículo publicado en el propio The Guardian, aduciendo entre otras cosas que se olvida de que las políticas desrreguladoras venían produciéndose desde mucho antes. Su lectura de la caída de la Unión Soviética también ha sido duramente criticada en un artículo de John Lloyd en el que acusa a Klein de “teórica de la conspiración” y de inventarse unos “Protocolos de los sabios de Harvard” detrás de los hechos.


Quizá por ello, lo primero que se ocupó Klein de aclarar el jueves es que su libro no defiende ninguna teoría de la conspiración, sino que expone como existe una ideología que explica como sacar ventaja de cierto tipo de situaciones y como siempre hay gente que se encuentra preparada para actuar y aprovechar el el estado de shock que las crisis provocan en las poblaciones para beneficiarse económicamente.

Klein expone de manera particularmente convincente como, en la situación creada tras el huracán Katrina, se aprovechó para introducir cambios de gran calado en la zona afectada. Entonces el propio Friedman publicó un artículo en el que decía: “La mayoría de escuelas en Nueva Orleans están en ruinas, como lo están las casas de los niños que estaban escolarizados en ellas (…) esto es una tragedia, es también una oportunidad”. Tras el desastre, en lugar de reconstruir las escuelas públicas, se construyeron otras privadas. también se aprovechó la situación para acabar con las viviendas de protección oficial en la zona.


Un ejemplo paradigmático del “capitalismo del desastre” es, según Klein, la guerra de Iraq, la guerra más privatizada de la historia. En los primeros días de la invasión se usaron las técnicas del shock para destruir el país y poderlo empezar a reconstruir después. La idea era acabar con el Iraq que había existido hasta el momento, estrategia de “borrado de la identidad” que incluía permitir el pillaje del rico tesoro cultural iraquí almacenado en museos y bibliotecas (sobre esto, ver este excelente artículo del gran Robert Fisk), y poner luego la reconstrucción en manos de empresas privadas.


Después, cuando la cosa se le fue de las manos en Iraq, cuando nada sucedió según lo previsto, cuando los empresarios que se suponía que iban a reconstruir Iraq desaparecieron porque no querían morir, la administración Bush tuvo que dar marcha atrás en ese programa. Pero aprovechando el caos creado por la guerra introdujo una ley para asegurar que empresas como Shell o BP puedan llevarse gran parte de los beneficios del petróleo iraquí durante 30 años. De hecho, incluso el mismísimo Alan Greenspan, en un extraño ataque de sinceridad repentina ha confirmado hace poco lo que ya sabíamos: que el verdadero motivo de la guerra de Iraq era el petróleo.


Por cierto, durante la presentación del libro, en la ronda de preguntas, un asistente del público aprovechó para hacer publicidad y repartir folletos de un grupo con base en Londres dedicado a luchar contra la explotación del petróleo iraquí por parte de compañías extranjeras. En la página web del grupo, llamado Hands Off Iraqi Oil se pueden encontrar diversas informaciones y documentos sobre el tema.


En contra de los friedmanitas que dicen que crisis como la de Iraq pueden crear "páginas en blanco" a partir de las cuales construir nuevas organizaciones, sitemas, infraestructuras, etc. Klein afirma que lo que hay tras la destrucción son escombros. Pero el “capitalismo del desastre” según Klein no es una noción determinista: las poblaciones que sufren el shock de un desastre no han de ser necesariamente presas del pánico y encontrarse en manos de sus gobernantes. Como dijo Klein, cuando un shock nos sacude no tenemos porqué seguir el ejemplo de los neoyorquinos, “que fueron a refugiarse en brazos de papá Giuliani tras los atentados del 11-S”.


Es posible otro tipo de reacción ante las crisis, en las que la gente no se pone en manos de sus gobernantes esperando que les saquen del atolladero, sino que toman las riendas de la situación y actúa colectivamente. Klein puso como ejemplo las colectivizaciones que muchos trabajadores llevaron a cabo en Argentina cuando muchas fábricas en bancarrota dejaron de funcionar. Lo llamó “colectivización del desastre”.


No habiendo leído el libro, no parece adecuado avanzar ningún juicio de valor sobre él. Una cosa esta clara: vamos a tener Naomi Klein para rato. Sea The Shock Doctrine un buen o un mal libro, tengan razón sus detractores o sus defensores, va a estar en el centro del debate público durante una buena temporada. Sólo queda leerlo y desear que ese debate no termine siendo otra discusión esteril y ayude de alguna manera a entender mejor el mundo en que vivimos.

jueves, 13 de septiembre de 2007

Suspensión de incredulidad y mala fe: Petraeus y Crocker en el Congreso y el Senado

Hay un diálogo memorable en Los siete magníficos en el que Steve McQueen cuenta la historia de un hombre que está cayendo desde lo alto de un edificio de varios pisos. Según va cayendo, la gente de cada piso le oye gritar una y otra vez: “¡Hasta aquí todo va bien!”, “Hasta aquí todo va bien!” (“So far, so good!”).


Por supuesto, durante sus esperadísimas comparecencias de esta semana ante el Congreso y el Senado de los Estados Unidos, ni David H. Petraeus ni Ryan C. Crocker (el general al mando de las tropas estadounidenses en Iraq y el embajador allí) dijeron en ningún momento que las cosas estén yendo bien en Mesopotamia. De hecho una de las bazas que jugaron era la del más sobrio realismo, se trataba de ofrecer un “retrato lo más exacto posible” de la situación en Iraq, sin triunfalismos: dadas las circunstancias, cualquier exceso de entusiasmo podía pasar por locura.


Sin embargo, a pesar de todas sus precauciones, el testimonio de Petraeus y Crocker no andaba muy lejos del grito de ese hombre que se empeña en proclamar que todo va bien a pesar de que está cayendo irremediablemente al vacío. En ambos casos el empeño parece ser el mismo: un esfuerzo digno de mejor causa para ver las cosas no como son, sino como se quiere que sean.



Uno de los principales objetivos de la comparecencia era, claro está, defender el polémico incremento de tropas que se ha producido en los últimos meses en Iraq, demostrar que eso ha dado resultados, que las cosas han mejorado en Iraq desde que hay 30.000 soldados norteamericanos más allí. Tras la visita sorpresa a Iraq de George Bush la semana pasada, a nadie sorprendió que Petraeus afirmara en su declaración inicial (ver en .pdf) del día 10 ante el Congreso que “los objetivos militares del aumento de tropas se han cumplido en gran medida”.


El incremento del número de tropas estaba pensado para aumentar la seguridad, especialmente en Bagdad, y así crear unas condiciones que permitieran "dejar espacio para respirar" al Gobierno central de Nouri Maliki, que se fortaleciera y empezaran a ponerse los cimientos para la reconciliación nacional. Siete meses después del incremento de tropas, las mejoras son más bien pequeñas; Haidar Minathar, un escritor, actor y director iraquí residente en Bagdad dijo recientemente a The New York Times que “esas mejoras parecen pequeñas e insignificantes porque la devastación es enorme”, añadiendo que “la ganancia en seguridad no ha tenido gran influencia”. Además, la población iraquí sigue huyendo de sus casas en busca de refugio.


A esta política de fortalecer el Gobierno central se ha añadido otra más reciente de pactos con líderes suníes para luchar contra Al Qaeda, política que muchos han criticado, incluido el primer ministro Maliki, que ha llegado a decir que algunos comandantes americanos “están cometiendo errores debido a que no conocen los hechos sobre la gente con la que están tratando”. Petraeus se esforzó en vender estos tratos con “autoridades locales” como una nueva panacea, gracias a ellos la violencia de Al Qaeda habría disminuido enormemente en provincias como Anbar, cuyos “éxitos” citó a menudo.


Pero según el general Petraeus, el principal problema en Iraq es la rivalidad sectaria por el poder y los recursos, rivalidad que se traduce en violencia. La administración Bush no se cansa de repetir que las muertes provocadas por este tipo de violencia sectaria han disminuido desde el incremento de tropas, Petraeus dijo el lunes que el descenso es de un 55 por ciento desde diciembre del año pasado. Pero muchas voces han acusado al Gobierno estadounidense de manipular las cifras. El pasado 11 de septiembre podíamos leer en The Independent como en ciertos casos el ejército estadounidense y la policía iraquí consideran asesinatos que a todas luces se han producido por motivos sectarios como “actos puramente criminales” de delincuencia común, en un claro ejercicio de 'contabilidad creativa'.


Estas y otras estadísticas han sido puestas en duda desde diversos medios. En todo caso, incluso los gráficos presentados por el propio Petraeus el lunes (ver en .pdf) no son demasiado esperanzadores: de acuerdo con ellos, el número de civiles muertos ha disminuido desde que el incremento de tropas, sí, pero la cifra sigue siendo bastante superior a la de los mismos meses del año pasado.


Los planes para el futuro de la administración Bush son básicamente más de lo mismo, incluyendo una reducción de tropas algo “virtual”: de aquí al próximo verano volverían a casa 30.000 hombres, exactamente el número de tropas que se han añadido desde enero. Esas tropas se retirarían gradualmente. Cuando se preguntó a Petraeus si retiraría más, él respondió que no podrá responder a esa pregunta hasta marzo de 2008. Hay que decir aquí que los destinos en Iraq son de 15 meses; teniendo en cuenta que las tropas que forman parte del incremento fueron enviadas a principio de este año, es difícil considerar su vuelta el verano que viene, cuando su tiempo en Iraq termina, como una retirada o tan siquiera una disminución real.


Por otro lado, Irán salió a relucir constantemente durante las comparecencias (en el Senado, Petraeus lo mencionó 25 veces y Crocker 32), siempre en relación con las milicias chiíes. Ambos insistieron en que la implicación de Irán en la financiación, entrenamiento e incluso dirección de las milicias chiíes en Iraq es enorme. Crocker dijo ayer al Washington Post que Irán tiene una “estrategia de agresión en Irán” y que está tratando de crear una fuerza parecida a Hezbollah en Líbano. La administración Bush anunció su intención de pedir a la ONU que endurezca la ssanciones contra Irán. Petraeus ha venido repitiendo que “no se puede ganar en Iraq sólo en Iraq”, especialmente en Irán, insinuando la posibilidad de una posible acción militar contra ese país.


La opción de irse de Iraq o empezar a proyectar una retirada gradual no parece estar realmente en la mente de la administración Bush, que se niega a contemplar la posibilidad de un fracaso que es ya mucho más que una posibilidad: es una realidad. Ello a pesar de que tal y como señaló un artículo en New Yorker ("Planning for defeat"), la presencia estadounidense allí no puede mantenerse por demasiado tiempo y no planear una retirada gradual podría llevar a que fuera inevitable otra más repentina, cuyas consecuencias serían desastrosas.


Barack Obama, que aboga por una retirada lo más rápida posible, dijo en el Senado que la situación en Iraq es tan desastrosa que se ha “situado el rasero tan bajo que una modesta mejora en lo que era una situación completamente caótica, hasta el punto de que ahora tenemos los mismos niveles de violencia intolerable que existía en 2006, se considera un éxito, y no lo es”.


Hillary Clinton preguntó a Petraeus, en que circunstancias el mes de marzo del año que viene recomendaría la continuación de entre 130.000 y 160.000 tropas en americanas siendo “disparadas, asesinadas y mutiladas cada día”, que se podía esperar del Gobierno de Estados Unidos en el caso de “de un fracaso del Gobierno iraquí para llevar a cabo sus planes políticos, teniendo en cuenta que hasta el momento han sido incapaces o no han querido hacerlo”. La respuesta de Petraeus es que en esa situación “altamente hipotética” (sic) tendría que verse muy presionado para hacer una recomendación de que las tropas continuaran en Iraq. Eso es lo más cerca que estuvo de contemplar una posible reducción de tropas.


Hillary Clinton también dijo que los informes que Petraeus y Crocker habían proporcionado requerían una “suspensión de incredulidad voluntaria”. Eso es lo que el mundo ha presenciado estos días: la confirmación de un autoengaño de horrendas consecuencias.


Hace tiempo, el filósofo francés Jean-Paul Sartre (al que seguro que no lee Petraeus, a quién como buen militar le gustan Kipling y el consabido "If...") habló de algo muy parecido a la “suspensión de incredulidad voluntaria”. En su obra El ser y la nada, dedicó muchas páginas a lo que llamó “mala fe”, que consiste básicamente en engañarse a uno mismo. Sartre decía que la mala fe es posible sólo cuando se conoce la verdad, porque sólo entonces es posible el engaño (en otro caso, se trataría de un mero error). La “mala fe” puede ser una manera de negarse a ver una situación y sus condicionamientos o, en principio por el contrario, de asumir la propia libertad dentro de esa misma situación, queriendo creer que no se tienen posibilidades ni elecciones.


En términos sartrianos, la administración Bush lleva inmersa en la “mala fe” desde hace años, y curiosamente en una “doble mala fe”: por un lado se engaña con respecto a la situación en Iraq, no queriendo ver la realidad de la misma, y por el otro se niegan a ver algunas de sus propias posibilidades. Por supuesto, estos dos aspectos de la mala fe se complementan y alimentan el uno al otro. El problema de la mala fe, estado tan frágil como puede parecer, es que una vez que se ve uno inmerso en ella, en su círculo vicioso infernal, es casi imposible salir; uno cada vez se esfuerza más en reafirmarse en su auto engaño, y ha de recibir un golpe muy grande que le haga imposible seguir negándose a ver las cosas como son: que la situación es la que es, y que se es libre en ella.


Lo peor del caso es que no son Bush y compañía los que sufren las consecuencias de su política llevada a cabo en mala fe: no son ellos los que sufren el golpe de la realidad, sino el pueblo iraquí y los miles de soldados que mueren un día tras otro en nombre de una libertad que el Gobierno norteamericano ha tirado por los suelos en lo que es una de las tragedias más grotescas (por inútil) y enormes (por sus proporciones e imprevisibles consecuencias en el futuro) de nuestro tiempo.