viernes, 31 de agosto de 2007

Huelga de hambre de los disidentes birmanos en prisión

Algunos disidentes arrestados en Birmania durante las últimas manifestaciones han iniciado una huelga de hambre para protestar contra la negativa de la policía de tratar médicamente la pierna rota de uno de ellos. Según ha informado a la agencia Reuters en una conversación telefónica la activista Su Su Nway, que se encuentra escondida y es buscada por la policía desde el pasado martes, las fuerzas de la Junta militar rompieron la pierna a su compañero Ye Thein Naing mientras era metido a golpes en un camión.

El presidente de los Estados Unidos ha condenado las detenciones. George Bush ha criticado a los líderes birmanos por la represión que están llevando a cabo y ha dicho que los manifestantes "deberían ser escuchados en lugar de ser silenciados a la fuerza". Bush ha dicho que la situación en Birmania va a ser uno de los temas centrales en la reunión de la APEC que se va a celebrar este fin de semana en Sidney.

Ayer, doce parlamentarios de la Liga Nacional por la Democracia (NLD), elegidos en las elecciones de 1990, llevaron a cabo una marcha de protesta en la ciudad de Mandalay. Esta mañana, dos hombres fueron arrestados cuando protestaban lanzando gritos en contra de la subida de la gasolina en la ciudad de Taunggok. Mientras tanto, la Junta ha pedido ayuda en su búsqueda de los fugitivos a los hoteles, entre los que ha repartido fotografías de los activistas.

Muchos analistas están sorprendidos de que las protestas continuen en Birmania. Si bien se ha reducido el número de manifestantes, debido a las detenciones de muchos líderes democráticos (se calcula que más de 100 personas han sido detenidas desde el inicio de las protestas), se siguen sucediendo pequeñas protestas en todo el país casi diariamente. Las protestas comenzaron el pasado 19 de agosto en Rangún, cuatro días después de que el Gobierno anunciara, sin aviso y sin explicaciones, una fuerte subida en los precios del combustible y el gas, que ha empeorado la ya de por sí precaria situación económica de la población birmana.

jueves, 30 de agosto de 2007

Reacciones internacionales ante la situación en Birmania

Reporteros Sin Fronteras y la Asociación de Medios de Birmania (BMA) han condenado conjuntamente la represión que la Junta militar birmana está ejerciendo sobre los periodistas que intentan cubrir las manifestaciones de potesta que se están produciendo en el país asiático desde que el Consejo para la Paz y el Desarrollo del Estado (SPDC) en el poder decidió subir fuertemente el precio del combustible hace dos semanas.


La policia y los miembros de la Asociación para la Unión, la Solidaridad y el Desarrollo (USDA), la organización civil dependiente del SPDC, se dedican a intimidar y amenazar a los periodistas que intentan informar de las protestas. La Junta ha prohibido tomar fotografías de las manifestaciones y ha confiscado cámaras a los que no han seguido la ley. Además, para impedir la difusión de las imágenes, las autoridades también han ralentizado las comunicaciones por Internet.


UN GRUPO DE MANIFESTANTES FORMA UNA CADENA HUMANA PARA PROTEGER A LA ACTIVISTA SU SU NWAY (CENTRO), DURANTE UNA PROTESTA.


Muchas de las imágenes e informaciones que han publicado medios internacionales como la BBC o The New York Times provienen de los mismos manifestantes o ciudadanos-reporteros que están usando la tecnología para hacer saber al mundo lo que está pasando en su país.


Por otro lado, en Estados Unidos, algunos políticos han lanzado un llamamiento urgente para detener la represión de la Junta. Dos senadores y el presidente del Comité de Asuntos Exteriores han pedido al Departamento de Estado que persuada al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas para una reunión de urgencia sobre las violaciones de los derechos humanos en Birmania.


Mientras tanto, las movilizaciones continúan en Birmania. Ayer, cincuenta personas se manifestaron en la ciudad sureña de Tavoy. esta mañana, un grupo de veinte personas hicieron una marcha de protesta en la provincia de Mandalay. En Rangún, camiones del ejército patrullaban esta mañana por toda la ciudad en busca de activistas escondidos; los soldados distribuían fotografías de tres mujeres perseguidas, entre ellas la conocida activista Su Su Nway.


En Rangún se están repartiendo panfletos en los que se emplaza a los ciudadanos a protestar desde sus casas golpeando cacerolas y sartenes los próximos días 10, 11 y 12. La "cacerolada" tiene un significado místico tanto como político: se trata de que el estrépito expulse el mal de las casas de los birmanos, en este caso representado por, entre otras "fuerzas maléficas", "la ruina económica, las detenciones arbitrarias, la avariciosa política del Gobierno que oprime a su propio pueblo, la desunión del pueblo debida a los malos espíritus" o "bárbaros golpeando a los buenos ciudadanos."

miércoles, 29 de agosto de 2007

La Junta birmana libera a presos comunes para que sofoquen las protestas

La Junta militar birmana ha liberado durante las últimas semanas presos comunes a los que luego ha usado para sofocar las protestas que se han venido produciendo desde que anunció la subida del precio del combustible. Según activistas y diplomáticos en Rangún, la Junta liberó a cientos de presos en los días previos al anuncio de la subida de los precios en previsión de las protestas.


MANIFESTANTES SON METIDOS A LA FUERZA EN CAMIONES.

Tras su liberación, los presos son reclutados por el grupo Swan Aah Shin ("Persona fuerte y capaz"), grupo semi-secreto que está llevando a cabo el "trabajo sucio" de romper las protestas y meter por la fuerza a los activistas en camiones rumbo a las cárceles. Los miembros del Swan Aah Shin siguen las órdenes de la Asociación para la Unión, la Solidaridad y el Desarrollo (USDA), organización civil afín a la Junta militar, que le sirve, entre otras cosas, como red de espionaje y brazo político.


Mientras tanto, miembros de la Convención Nacional Birmana han anunciado hoy que el proceso para el borrador de una nueva Constitución concluirá la semana que viene, en lo que supuestamente sería un primer paso para unas próximas elecciones generales. La Convención Nacional fue establecida por la Junta con el propósito de crear una nueva Constitución en 1992, estuvo inactiva desde 1996 y fue resucitada en 2004. Desde entonces, se ha reunido 5 veces. El anuncio de una nueva Carta Magna, cuya elaboración está tomando 15 años, parece un intento de desviar la atención en un momento en el que se están produciendo las protestas más importantes desde hace 10 años.


Por otro lado, la Junta anunció el pasado lunes que va a incrementar las exportaciones de gas y bio-diesel, lo que ha dejado perplejos a muchos analistas. Este incremento de las exportaciones se produce en un momento en que el gas con el que las amas de casa birmanas cocinan ha subido un 500 por ciento. Según Zaw Oo, un economista birmano residente en Estados Unidos, la decisión es además demasiado temprana teniendo en cuenta lo pobre que es Birmania, y lo pequeña que es la demanda internacional de bio-combustible.

martes, 28 de agosto de 2007

Las protestas siguen en Birmania

Las movilizaciones de protesta continúan en Birmania. Hoy, alrededor de dos docenas de opositores al Régimen militar marcharon en Rangún gritando consignas en contra de la decisión del Gobierno de subir el precio del combustible. Los manifestantes apenas pudieron caminar 30 metros, ya que fueron asaltados por partidarios del ejército, que les golpearon y metieron a la fuerza en camiones. Entre los opositores, se encontraba la conocida activista Su Su Nway, que logró escapar en el último momento.

SU SU NWAY

También hoy se ha producido una manifestación en la ciudad portuaria de Sittwe, en la que han tomado parte unos 200 monjes budistas. Según la BBC, testigos residentes en dicha localidad han dicho que los monjes, mayoritariamente novicios, no han sido detenidos.


La Federación de Sindicatos Estudiantiles de Birmania (ABFSU) ha hecho público hoy que vuelve a la lucha tras 20 años de inactividad, con sus líderes encarcelados o en el exilio. La ABFSU fue una de las organizaciones clave en los levantamientos de agosto del 88 y, antes, en las luchas contra las ocupaciones inglesa y japonesa.


Por otro lado, la alta comisionada para los Derechos Humanos de la ONU, Louise Arbour, critió los arrestos, que considera un atentado contra los derechos básicos de expresión y asociación y pidió el pasado 26 de agosto la liberación de todos los birmanos encarcelados durante las protestas.


Por su parte, la Asociación de Países del Sudeste Asiático (ASEAN), de la que forman parte 10 países de la zona, ha expresado su preocupación por los últimos acontecimientos en Birmania, aunque de una manera bastante tibia. Ong Keng Yong, el secretario general de la ASEAN, a la que pertenece la propia Birmania desde 1997, ha declarado: "Inmediatamente después de las protestas, la presuposición es que los manifestantes no han hecho nada malo, y que es el Gobierno de Myanmar el que hace todo el mal, ¿es esa una suposición justa?".


Debbie Stothard, portavoz de la Red Alternativa ASEAN sobre Birmania (ALTSEAN), grupo que se opone a que Birmania pertenezca a la ASEAN, ha recordado que las arrestos no son legales y que se ha negado a los detenidos asistencia legal, acceso a sus familias y tener un juicio.

lunes, 27 de agosto de 2007

Tailandia tendrá elecciones generales en diciembre

Tailandia celebrará elecciones generales el próximo 23 de diciembre, ha anunciado en la Casa del Gobierno en Bangkok el presidente de la Comisión Electoral, Apichart Sukkhakanont. Serán las primeras elecciones democráticas tras el referéndum que el pasado 19 de agosto dijo sí a la nueva Constitución. En ellas se elegirá al nuevo primer ministro tras 15 meses de gobierno a cargo de los militares.

El partido del anterior primer ministro Thaksin Shinawatra, el Thai Rak Thai, no podrá concurrir a las elecciones. En su lugar lo hará el Partido del Poder del Pueblo, al que se unieron los parlamentarios del disuelto T.R.T. en julio, con el veterano conservador Samak Sundaravej a la cabeza. Su mayor competencia será el Partido Demócrata, el más antiguo de Tailandia.

Según la BBC, es muy poco probable que ningún partido gane por mayoría, lo que significa que el próximo Gobierno será casi necesariamente de coalición. En el pasado, los gobiernos de coalición han adquirido fama de ser cortos y corruptos.

domingo, 26 de agosto de 2007

Represión en Birmania

Ayer, sábado 25 de agosto, fue detenido uno de los líderes del movimiento de protesta contra la decisión de la Junta militar birmana de subir los precios del combustible. Hombres vestidos de civil arrestaron a Htin Kyaw cuando gritaba consignas en contra del Gobierno junto a otro hombre; según el testimonio de testigos presenciales, el activista fue duramente golpeado mientras se producía el arresto.

Esta es la tercera vez que Htin Kyaw es arrestado este año por protestar en contra del Gobierno. Htin Kyaw había dicho el viernes a miembros de la BBC en birmano, Radio Free Asia, y Voice of America que estaba organizando en secreto una gran protesta.



HTIN KYAW.


La detención se produce tras una exhaustiva persecución por parte de la policia y miembros del grupo de apoyo al Gobierno Asociación para la Solidaridad y el Desarrollo (USDA), que los últmos días han estado registrando automóviles, estaciones de tren y ferries en la capital. Hoy, las calles de Rangún amanecieron desiertas: muchos mercados están cerrados y no hay colas para esperar los autobuses.


Muchos de los otros detenidos esta semana, entre ellos los trece líderes de la Generación de Estudiantes del 88 arrestados el pasado martes, han sido transferidos a la prisión de Isein en Rangún, cárcel famosa por sus terribles condiciones. Los medios pertenecientes a la Junta les acusan de poner en peligro la estabilidad del Estado, e incluso de preparar atentados terroristas. Los líderes de las protestas podrían enfrentarse a penas de hasta 20 años de cárcel.


Por otro lado, ayer 12 partidos pertenecientes a minorías étnicas hicieron un llamamiento conjunto pidiendo la liberación de los detenidos. Estos partidos representan a minorias, como los shan o los karen, que son duramente reprimidas por la Junta militar del Consejo para la Paz y el Desarrollo del Estado (SPDC).


Según algunos analistas, a pesar de que las protestas de esta semana son las más grandes en una década, no suponen una amenaza inmediata para la Junta, debido a que muy poca gente se ha atrevido a unirse a ellas y los líderes han sido rápidamente detenidos. Según algunos análisis, la decisión del Gobierno que ha provocado las protestas, la dramática subida de los precios del combustible, podría haber sido tomada para hacer frente a los enormes gastos que está acarreando la construcción de una nueva capital en medio de la selva, adónde el Gobierno decidió trasladar su sede hace un año, decisión de la Junta cuyas motivaciones nadie conoce con seguridad.

sábado, 25 de agosto de 2007

Continúa la resistencia en Birmania (II)

Las manifestaciones de protesta contra el régimen de la Junta militar birmana, provocadas por su decisión de doblar el precio del combustible, continúan en el país del sudeste asiático. Unos 30 miembros de la Liga Nacional para la Democracia (NLD) se concentrarón para protestar a las 11:30 de la mañana de hoy en Mogok (183 kilómetros al norte de Rangún). Mientras tanto, los medios del Estado han anunciado esta mañana que hasta el momento ha detenido a 63 activistas, incluyendo los 25 detenidos de ayer.



Las noticias llegan con cuentagotas desde el país asiático, debido al fuerte control de la información y la presión que la Junta ejerce sobre los medios. Periodistas y fotógrafos se quejaron el viernes de ser agredidos por las autoridades y partidarios del Gobierno. Algunos editores están recomendando a sus reporteros no cubrir las manifestaciones.


Según la Alianza de Prensa del Sudeste Asiático (SEAPA), con sede en Bangkok, la Junta está interceptando y restringiendo las ya de por sí controladas tele-comunicaciones. Las conexiones de Internet sufren constantes interrupciones; birmanos en el exilio se quejan de que las comunicaciones por teléfono móvil con sus familiares en el país son cada vez más difíciles.

viernes, 24 de agosto de 2007

Continúa la resistencia en Birmania

Las protestas contra el Gobierno de la Junta militar birmana continuaron ayer en diversos puntos de la capital y otros lugares del país. Una marcha está prevista en la capital para hoy, viernes a la una, a pesar de las medidas tomadas por el Gobierno.

Las protestas están provocando cierta reacción en la escena internacional: El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, ha llamado a los militares a la calma y al diálogo. Estados Unidos reiteró su petición a la Junta de liberar a los presos políticos. La asociación US Campaing for Burma se está manifestando frente a la embajada de Birmania en Washington, con el apoyo del ex-presidente de la República Checa Vaclav Havel, piden la actuación del Consejo de Seguridad de la ONU.

Las manifestaciones en Birmania se iniciaron el domingo pasado en contra de la subida de los precios del combustible anunciada la semana pasada por la Junta militar. El pasado martes fueron detenidos 13 importantes líderes políticos de la oposición, lo que no ha detenido a los opositores, que han continuado con la resistencia durante el miércoles y el jueves.

jueves, 23 de agosto de 2007

Protestas en Birmania

Al menos 200 birmanos salieron el miércoles a las calles de Rangún y otras ciudades para protestar contra la fuerte subida del precio del combustible, que el Gobierno de la Junta militar decidió doblar sin previo aviso la semana pasada. Esta subida ha provocado un dramático incremento en el coste de los transportes y muchos productos, en un país en el que las condiciones de vida y el poder adquisitivo de la población son terriblemente precarios.


A pesar de sus riquezas naturales, Birmania es uno de los países más pobres del mundo, debido a más de 40 años de corrupción y mala gestión de sus recursos a cargo de sus sucesivos gobiernos militares. El país posee una de las reservas de gas más grandes de Asia. El Gobierno birmano ha decidido recientemente exportar a China la producción de dos de sus plantas de extracción.


Las manifestaciones se produjeron a pesar de que, tal y como informaron los propios militares a través de sus medios de comunicación, el día anterior habían sido detenidos 13 disidentes, acusados de “agitación y causar malestar civil”, así como de “socavar la paz y seguridad del estado”, tras liderar una manifestación de más de 500 personas el domingo. Los detenidos se enfrentan a penas de hasta 20 años de cárcel. Todos ellos pertenecen al grupo de la Generación de Estudiantes del 88 y entre ellos se encuentra Min Ko Naing, considerado la segunda figura política más importante de la oposición birmana, tras la Premio Nobel de la Paz Aung San Suu Kyi.


Los opositores a la Junta no se dieron por vencido y continuaron con las movilizaciones en la capital, por lo que fueron duramente reprimidos. El día de hoy, jueves, una panda de partidarios de la Junta se enfrentó a un grupo de más de 30 manifestantes que marchaba hacia la sede del partido de la oposición, la Liga Nacional para la Democracia (NLD). Finalmente, muchos de los manifestantes fueron metidos a la fuerza en camiones de la temida Asociación para la Solidaridad y el Desarrollo (USDA), perteneciente al Gobierno. Hay sospechas más que fundadas, teniendo en cuenta el historial de la Junta, de que estos prisioneros podrían estar siendo torturados.


Las manifestaciones públicas de esta semana son las más grandes que se producen en Birmania desde hace una década, país que sufre uno de los regímenes más represivos del mundo. En 1988 tuvo lugar un movimiento popular encabezado por los estudiantes en contra del gobierno militar, también provocado por la ruinosa situación económica del país y la ineficiencia y la corrupción gubernamentales. Aquel movimiento fue reprimido en un baño de sangre por los militares, pero supuso el nacimiento del NLD, que en 1990 ganaría por aplastante mayoría unas elecciones cuyo resultado la Junta nunca ha reconocido.

martes, 21 de agosto de 2007

Una Tailandia dividida aprueba su nueva Constitución

El pasado domingo 19 de agosto Tailandia celebró un referéndum en el que aprobó una nueva Constitución. La carta magna cuenta con el aval de la Junta militar que gobierna el país asiático desde que en septiembre de 2006 dio un golpe de estado contra el gobierno del polémico plutócrata Thaksin Shinawatra. El siguiente paso son las elecciones generales, previstas para el 16 de diciembre, tras las cuales la Junta tiene previsto ceder el poder al Gobierno electo.

REPARTO DE FOLLETOS ANIMANDO A LOS TAILANDESES A VOTAR.

La nueva Constitución no está exenta de polémica, puesto que va a reforzar el poder de los militares en detrimento del poder civil asegurado por la anterior Constitución de, 1997: la Junta militar ha propuesta una ley de seguridad interna que daría a los mandos militares amplios poderes sin tener que responder al Parlamento o al primer ministro. Además, el nuevo texto también recorta seriamente la representación popular en el Senado: cerca de la mitad de sus miembros serán designados por un comité de siete personas designadas por el poder judicial.


El ‘sí’ ganó con un 57 por ciento de los votos. La participación fue de un 57,6 por ciento de la población con derecho a voto, bastante por debajo de lo que suele ser habitual en elecciones generales, según The Bangkok Post. En realidad, los tailandeses iban a tener una nueva constitución de todas formas: El pasado viernes, el hombre que lideró el golpe de estado y jefe del Ejército, Sonthi Boonyaratglin, declaró que si el texto era rechazado, tomaría cualquiera de las 17 constituciones previas y, tras las modificaciones necesarias, la haría vigente.


Los resultados muestran la profunda división de la sociedad tailandesa entre las populosas provincias del norte, en las que el venció el ‘no’ y el centro y sur del país, dónde venció el ‘sí’.


Aproximadamente un tercio de la población tailandesa vive en las provincias rurales del noreste, una región muy pobre que se ve castigada frecuentemente por inundaciones y sequias y que tradicionalmente ha sido olvidada por los políticos en la capital. Precisamente son esas provincias las que apoyan mayoritariamente a Thaksin y su partido Thai Rak Thai (‘los tailandeses aman a los tailandeses’), gracias a políticas tales como abaratar el acceso a la sanidad o ayudas económicas a los agricultores.


En cambio, Thaksin apenas cuenta con apoyo popular en Bangkok y las provincias del centro y del sur, donde ha triunfado mayoritariamente el ‘sí’. Hay que recordar que el golpe de los militares de hace 11 meses, que contó con un amplio apoyo popular en la capital, tuvo lugar después de que la gente se echara a la calle, especialmente en la capital, para pedir la dimisión del primer ministro. Las protestas se produjeron cuando Thaksin vendió las acciones que poseía de su corporación de empresas de comunicación (Shin Corp.) a un conglomerado perteneciente al Estado de Singapur; la venta, de 2000 millones de dólares, fue la más grande realizada en Tailandia hasta el momento y fue especialmente polémica porque estaba libre de impuestos.


El partido Thai Rak Thai de Thaksin fue ilegalizado en mayo y sus líderes tienen prohibido ejercer la política durante los próximos cinco años. Mientras tanto, Thaksin se encuentra auto-exiliado en Londres, lejos de las acusaciones de corrupción en los juzgados de su país. En Gran Bretaña, Thaksin ha sido noticia recientemente por comprar el equipo de fútbol Manchester City.

domingo, 19 de agosto de 2007

Sobre voluntariados, el ‘gap year’ y la ‘mili’

La ONG Voluntary Services Overseas (VSO) ha criticado recientemente ciertos programas de voluntariado en países subdesarrollados a los que muchos jóvenes británicos se apuntan durante su ‘gap year’. Según VSO, estos jóvenes están pagando enormes sumas de dinero por voluntariados que no ayudan a nadie y que solo sirven para enriquecer a las agencias que los organizan.


La expresión ‘gap year’ se refiere a una costumbre muy extendida entre las clases media y media-alta en Gran Bretaña y otros países ricos, sobre todo Canadá y los países nórdicos, que consiste en pasar un tiempo más o menos largo viajando con la mochila a cuestas, normalmente entre la educación secundaria o la universidad. En España no tiene la implantación que tiene en otros países, pero cada vez son cada vez más frecuentes este tipo de viajes; quizá lo más parecido sea el popular interrail. En el Reino Unido solía ser un privilegio de los más ricos, cada vez está más extendido (aunque cada cual lo adapta a sus posibilidades): unos 200.000 británicos lo hacen cada año, 130.000 antes de entrar en la Universidad, gastando una media 4.800 libras.


Muchos de estos viajes consisten en un voluntariado o lo incluyen. En la mayoria de los casos el voluntariado dura un cierto tiempo, tras las cuales el mochilero en cuestión aprovecha para recorrer la zona cercana. Un ejemplo: tras terminar el instituto, un chaval sueco de clase media-alta se va a hacer un voluntariado de dos meses a Indonesia que consiste en enseñar surf a jóvenes huérfanos de Bali; terminado el programa, pasa cuatro meses viajando por el sudeste asiático y después vuelve a su país para estudiar Empresariales.


El ‘gap year’ no sólo es una ‘experiencia inolvidable y enriquecedora que amplía los horizontes de los jóvenes’, también queda muy bien en el curriculum, sobre todo si incluye un voluntariado: demuestra iniciativa, que se tienen inquietudes, espíritu aventurero, que se sabe trabajar en equipo… Matando dos pájaros de un tiro, no sólo convierte al joven en una ‘mejor persona’, también le hace más competitivo en el mercado laboral.


La generación anterior tenía la ‘mili’, que era, entre otras cosas, un ritual de paso: uno dejaba el núcleo familiar para convertirse en miembro de una comunidad más grande. Uno dejaba de ser el ‘niño de mama’ para ‘hacerse un hombre’. En los cuarteles se echaba de menos a la madre, pero en secreto y casi con vergüenza, no siendo que los demás dudaran de la hombría de uno. Eso sí, los embutidos y viandas que las madres mandaban no suponían ninguna vergüenza y hasta eran compartidos con el grupo: al fin y al cabo, todos estaban exactamente en la misma situación.


La ‘mili’ era una parte esencial en la narrativa individual y colectiva. Nuestros abuelos y padres cuentan a quién quiera oírles (y a veces a quién no quiere también) anécdotas de sargentos chusqueros, de novatadas cuarteleras, de escapadas por los pelos de arrestos o de pesadillescas noches de guardia al raso. Esas anécdotas son casi todas iguales y perfectamente intercambiables: en la ‘mili’, hasta las historias tenían uniforme.


Como todo el mundo sabe, el ritual de paso de nuestra generación postmoderna es el 'gap year'. Las similitudes y diferencias entre ambos son bastante elocuentes de cómo han cambiado las cosas en la sociedad en los últimos 30 o 40 años. De esas diferencias, la mayor quizá sea el hecho de que el ‘gap year’ se contrata a través de una agencia: la ‘mili’ es un servicio que se presta a una institución única, el ‘gap year’ es un acto de consumo; incluso en el caso en que se trabaja como voluntario, se elige al proveedor de un servicio en un mercado libre. 'Hacerse un hombre' también se ha privatizado. Pero, siendo importante, esa no es la única diferencia.


Supuestamente, como en la 'mili’ también a través del ‘gap year’ se entra a formar parte de un grupo más grande que la familia; puesto que uno ya no se va a Valladolid sino a Panamá, ese grupo es mucho más amplio e incluye, en principio, a todo el género humano. De hecho, las agencias que organizan este tipo de experiencias siempre venden al consumidor que se vivirá realmente la vida de la comunidad que se visite, e incluso se aprenderá el idioma. En las páginas web de estas agencias suele haber fotos en las que los voluntarios posan con los ‘locales’ en grupos en los que son ‘uno más’, también abundan otras en las que ambos se abrazan fraternalmente.


Esto es tan falso como que la ‘mili’ haga realmente patriotas (puede que incluso más), por supuesto, pero dice mucho de un mundo en el que el cosmopolitismo es una especie de valor ideal incontestable que en realidad no regula nada y que enmascara una especie de colonialismo que no se atreve a decir su nombre: no hay un intercambio real de culturas, nosotros vamos a enseñarles a ‘ellos’ (la mayoría de voluntariados son de enseñanza) y el conocimiento que se aprende de ‘ellos’ no pasa de ser una especie de ‘souvenir espiritual’: un adorno que nunca se usará cuando se vuelva a casa más que como artículo de exhibición.


Vimos que en la relación del recluta con la madre los sentimientos hacia ella se escondían, pues le sobraban al grupo, además a la madre se le contaba muy poco de lo que sucedía en el cuartel. Por otro lado, se compartía lo que puede ayudar de la madre al grupo: esa comida casera que ella mandaba a su hijo. En cambio, al adolescente que se encuentra en un viaje de ‘gap year’ quizá le de menos vergüenza hablar de lo bien que se lleva con su madre y lo 'cool' que ésta es, generalmente no la llama por teléfono a escondidas y hasta cierto punto se censura mucho menos a la hora de contarle sus aventuras. En contraste con el recluta, y por razones obvias, el mochilero en ‘gap year’ no recibe de su familia embutidos de la última matanza, sino dinero. Dinero que nunca comparte con otros viajeros en su misma situación y cuya procedencia a menudo niega: casi todos estos adolescentes recorren el mundo con dinero que han ganado trabajando mientras estaban en el instituto.


Los dos 'rituales' son narrativizados de una manera completamente opuesta. Como vimos antes, de la ‘mili’ resultaban historias uniformes. Esto es así porque en realidad, haciendo la ‘mili’, al igual que se entraba en una organización más grande que uno, el individuo entraba en una especie de historia colectiva. Del ‘gap year’ salen historias completamente individuales; quizá durante el voluntariado se viva en comunidad, pero la historia que se cuenta al volver a casa no es compartida (nadie en su entorno habrá hecho precisamente ese viaje y ese voluntariado), ni siquiera con otros adolescentes que también han vuelto de su 'gap year': en principio, es difícil que el que se va a Laos a enseñar inglés y cultivo orgánico tenga la misma experiencia que el que va a hacer de entrenador de fútbol a Tanzania.


La ‘mili’ tenía la función de subordinar al individuo y su familia a un grupo más grande, el Estado. El ‘gap year’ hace que el adolescente vea el mundo entero casi como subordinado a sí mismo y, en cierto modo, su familia: convierte situaciones colectivas en poco más que historias personales. Por otro lado, a pesar de la variedad en las historias, el 'gap year' parece afectar a todos de la misma manera, lo cual es sólo paradójico a simple vista. A estas alturas, es dificil engañarse con respecto al ‘gap year’ y no verlo como lo que realmente es: un artículo de consumo, un producto 'personalizado' que el consumidor escoge de entre otros presentados en un escaparate y con cuya elección se compra, en última instancia, una identidad. No es sorprendente que afecte a todos de la misma manera: dos jóvenes diferentes pueden llegar a sitios tan dispares y lejanos como India o Perú siguiendo exactamente los mismos pasos.

El ‘gap year’ es el más extraño de los rituales de paso: es completamente indoloro y a través de él, el adolescente no entra y es ‘digerido’ por una sociedad aprendiendo su ‘lugar en el mundo’ e inscribiendo su historia individual en una historia colectiva sino que es él quien ‘digiere’ el mundo e inscribe la historia colectiva en su historia individual. En realidad, es el ritual de paso perfecto para la sociedad neoliberal actual, basada en la competencia entre individuos y empresas separados y atomizados.

viernes, 10 de agosto de 2007

La historia de Joe Dresnok en "60 minutos"


'Joe' Dresnok, el hombre que cruzó la línea

Una noche del verano de 1962, el soldado norteamericano James ‘Joe’ Dresnok abandonó su puesto de vigilancia en el lado sur de la línea del paralelo 38 que separa la península de Corea en dos para irse de putas. Por ello, el joven soldado de 21 años se había de enfrentar a un juicio militar.


Para evitar el tribunal, el desesperado Dresnok volvió a dejar su puesto el mediodía del 15 de agosto de 1962 y, probablemente sin saber demasiado bien lo que estaba haciendo, atravesó las dos millas y media de zona desmilitarizada entre las dos naciones y un campo plagado de minas para llegar a un país, Corea del Norte, del que no volvería a salir jamás. Dejaba atrás un matrimonio adolescente que había terminado en fracaso y la vida del hijo de una familia rota en Virginia que había pasado toda su infancia de un hogar de acogida a otro; en su país, Dresnok era un inadaptado a punto de ser carne de presidio habiéndolo sido siempre de reformatorio.


Los soldados norcoreanos le rodearon nada más llegar; algunos querían matarle, pero en lugar de eso, metieron a Dresnok en un tren con rumbo a Pyongyang para ser interrogado. Allí conoció al otro desertor estadounidense, Larry Abshier, que había cruzado la frontera tres meses antes. Más tarde se les unirían Jerry Wayne Parrish, en 1963, y Charles Robert Jenkins, en 1965.


Durante un tiempo, los cuatro vivieron juntos en un apartamento en Pyongyang mientras eran utilizados por el Gobierno de Kim Il-sung como instrumento de propaganda: fueron portadas de muchas revistas en las que aparecían sonrientes y felices [ver más abajo reproducción de una de ellas] o se emitían discursos en altavoces a las tropas estadounidenses en los que los desertores cantaban las bondades del régimen norcoreano. La realidad era otra, según Jenkins eran golpeados constantemente y el propio Dresnok admite que al principio le resultaba casi imposible integrarse en una sociedad y culturas completamente ajenas.


En 1966, los cuatro norteamericanos se pusieron de acuerdo e hicieron un intento por salir del país: fueron a la embajada soviética y solicitaron asilo. En pocas horas fueron devueltos a las autoridades norcoreanas. El grupo pensaba que iban a ser ejecutados, pero las autoridades decidieron darles una segunda oportunidad. Es entonces cuando Dresnok se dio cuenta de que no le quedaba más remedio que adaptarse a la vida en Corea del Norte, para lo que se aplicó concienzudamente: se esforzó en aprender el idioma y las costumbres del país, así como la doctrina política de su líder. A ello quizá ayudó el proceso de adoctrinamiento al que fueron sometidos los cuatro, proceso que incluía aprender de memoria largos pasajes de las obras de Kim Il-sung.


En 1978 Dresnok empezó a trabajar como actor en diversas películas de propaganda, incluyendo las 20 partes de Unsung Heroes (1978 - 1981), en la que él y Jenkins hacían los papeles de perversos diablos norteamericanos enemigos del pueblo norcoreano. (Fue gracias a estas películas que el ejército norteamericano averiguó que Jenkins seguía vivo). Dresnok se convirtió en una estrella en Corea del Norte, en un personaje famoso al que la gente, aún hoy, reconoce en la calle. Además, se ha dedicado a traducir al inglés los discursos del Gran Líder y, a pesar de que dejó la escuela a los 15 años, a enseñar su idioma en la universidad.


Dresnok se volvió a casar: primero con una mujer de origen rumano, con la que tuvo dos hijos. Se sospecha que esta mujer fue secuestrada en Italia como parte de un supuesto programa en el cual el Gobierno de Pyongyang habría secuestrado a ciudadanos de otros países. El objetivo del programa: que tuvieran hijos que parecieran extranjeros para servir como espías. Cuando ella murió en 1997, Dresnok se casó por tercera vez, esta vez con la hija de una mujer coreana y un diplomático togolés, juntos han tenido un niño de seis años.




Dresnok es el último desertor norteamericano que queda en Corea del Norte: Larry Abshier murió en 1983 y Jerry Wayne Parrish en 1996. Charles Jenkins abandonó el país en 2004 y vive en Japón con su esposa. Jenkins ha declarado que pagó durante 40 años de miseria el error de desertar a Corea del Norte y ha afirmado que cuando molestaba a las autoridades era atado a una silla y golpeado por Dresnok. Éste, en un documental llamado Crossing the Line realizado en 2006, ha negado las acusaciones diciendo que Jenkins miente y que le gustaría "matar a ese hijo de puta”.


Todo parece indicar que Dresnok lleva una vida privilegiada en Corea del Norte; durante la gran hambruna que en los noventa diezmó a la población (se calcula que un millón de coreanos pudieron morir de hambre durante esos años, aunque no hay datos seguros), el Gobierno se preocupó de que no faltara de nada en su mesa. Dresnok está jubilado y vive en un pequeño apartamento de Pyongyang, pasando plácidamente los días pescando y bebiendo soju, el fuerte licor coreano que al parecer está arruinando su salud. Habla un coreano más que fluido y afirma que no volvería a Estados Unidos ni por todo el oro del mundo y que ha encontrado un hogar en Corea del Norte, cuyo gobierno, asegura, cuidará de él hasta el día en que muera.

miércoles, 8 de agosto de 2007

Estados Unidos repite sus acusaciones a Irán de apoyar a la insurgencia iraquí

Estados Unidos ha acusado a Irán de proveer a la insurgencia iraquí de las bombas que más bajas está causando en ataques contra el ejército norteamericano. Según el Teniente General Raymond Odierno, segundo al mando en Iraq, las bombas, llamadas “penetradores formados por la explosión” (Explosively formed penetrators, EFP), fueron usadas el pasado mes en 99 ataques y son responsables de un tercio de las muertes en combate sufridas por fuerzas comandadas por los Estados Unidos.


Oficiales de la inteligencia americana afirman que esas armas son proporcionadas a las milicias chiíes por la Guardia Revolucionaria Islámica . La relación entre los explosivos e Irán está basada en el análisis técnico de aparatos incautados y otros que ya han hecho explosión, interrogatorios realizados a militantes chiíes, la captura de camiones cerca de la frontera con Irán y las similitudes con el uso de bombas en Irán y Hizbolá en el sur de Líbano.


Muchas voces críticas con el Gobierno de Bush afirman que sus acusaciones contra el Gobierno de Irán tienen como objetivo último provocar la confrontación con el régimen de los ayatollahs, están llenas de exageraciones y están incluso menos fundamentadas que las lanzadas contra el Gobierno iraquí sobre las armas de destrucción masiva antes de la guerra. En todo caso, las pruebas aducidas por la inteligencia norteamericana sobre la implicación de la Guardia revolucionaria Islámica en la entrega de los EFP no parecen demasiado concluyentes.


Las acusaciones contra Irán parecen lanzadas en este preciso momento en un desesperado intento por desviar la atención de los descuidos e incompetencias del propio ejército norteamericano. De hecho, hace dos días se hizo público que uno de los mayores “proveedores” de armas a la insurgencia iraquí es el propio ejército de los Estados Unidos: los mandos militares han perdido la pista de 190.000 armas (110.000 fusiles de asalto AK-47 y 80.000 pistolas) entregadas al Gobierno de Iraq para el establecimiento de su ejército y fuerzas de seguridad; es más que probable que muchas de esas armas perdidas hayan caído en manos de la insurgencia.

domingo, 5 de agosto de 2007

Incumplimiento de los embargos de armas europeo y norteamericano a Birmania

Amnistía Internacional ha hecho público recientemente un informe [1] en el que desvela que India tiene planeado proporcionar al Gobierno de Birmania helicópteros de guerra equipados con componentes fabricados en países miembros de la Unión Europea y Estados Unidos. Tanto la Unión Europea como Estados Unidos tienen en vigor embargos de armas sobre Birmania que esa transacción violaría.


Muy probablemente el ejército birmano usaría los helicópteros en la guerra que lleva años librando contra diferentes grupos armados que luchan en nombre de minorías étnicas oprimidas, como los shan o los karen. Entre sus tácticas de guerra se encuentran la destrucción de pueblos enteros, el desplazamiento forzoso de la población o el asesinato y la violación en masa [2].

Los helicópteros, llamados Advanced Light Helicopter (ALH), serían entregados a Birmania a cambio de un “precio especial” y de que ésta ayude a la India en su lucha contra grupos insurgentes que operan a lo largo de la frontera entre ambos países. Las relaciones entre India y Birmania se han estrechado mucho en los últimos años[3] debido a múltiples factores; entre ellos, el proyecto de India de construir un gaseoducto desde una planta de extracción de gas en la costa birmana[4].


Los ALH han sido diseñados por una compañía india, la Hindustan Aeronautics Limited (HAL) y, tal y como se afirma en la página web de la compañía, están diseñados tanto para propósitos civiles como militares[5]. Los helicópteros cuentan con componentes de 29 compañías procedentes de nueve países, entre ellos Estados Unidos y 6 pertenecientes a la Unión Europea: Bélgica, Francia, Alemania, Italia, Suecia y Reino Unido[6]. Esos componentes incluyen motores, aparatos hidráulicos o controladores de vibraciones. Una compañía alemana, la MBB (ahora la Eurocopter Deutschland) ha colaborado con HAL en el diseño y construcción del ALH desde el principio del proyecto en los años 80[7].

La entrega violaría de manera flagrante el embargo de armas que la Unión Europea tiene impuesto a Birmania desde 1988 y que se refleja en un Reglamento del Consejo aprobado el año pasado, según el cual “queda prohibido: proporcionar, directa o indirectamente, asistencia técnica relacionada con actividades militares y con el suministro, la fabricación, el mantenimiento y el uso de armas y de material conexo de todo tipo, incluidas armas y municiones, vehículos y equipos militares o paramilitares y sus correspondientes piezas de recambio a cualquier persona física o jurídica, entidad u organismo sitos en Birmania/Myanmar o para su utilización en Birmania/Myanmar”[8].


El embargo norteamericano entró en vigor 1993 [9] y en él no se especifican las exportaciones indirectas de una manera explícita. Las Regulaciones de Tráfico Internacional de Armas (International Traffic in Arms Regulations, ITAR), revisadas por última vez este año, especifican que la re-exportación de artículos o componentes de defensa a terceros países han de obtener el permiso escrito de la Dirección de Controles del Comercio de Artículos de Defensa (Directorate of Defence Trade Controls, DDTC) [10]. En principio, este artículo no pone límites de ningún tipo a la obtención del permiso por parte de la DDTC, pero India estaría obligada a solicitarlo antes de vender cualquier artículo de defensa a Birmania. Sin embargo, en otro lugar de esas Regulaciones se dice que “es la política de los Estados Unidos denegar licencias y otros permisos para exportaciones e importaciones de artículos y servicios de defensa destinados a, u originarios de, ciertos países. Esta política se aplica a Bielorrusia, Cuba, Irán, Corea del Norte, Siria, Venezuela y Vietnam. Esta política se aplica también a países con respecto a los cuales los Estados Unidos mantienen un embargo de armas (p. ej. Birmania, China, Liberia, Somalia y Sudán) (…)” [11]. Es decir, la DDTC debería denegar el permiso de exportación a India para ser coherente con la “política de Estados Unidos”.

Tanto Estados Unidos como la Unión Europea tienen en vigor otras sanciones contra Birmania. Estados Unidos prohibe la importación de productos birmanos desde 2003 [12]. La UE prohibe conceder visados a los miembros de la Junta militar birmana, tiene bloqueadas sus cuentas y prohibe que empresas europeas pongan financiación diponible a empresas pertenecientes al estado birmano [13]; según Campaign for Burma, la política de la Unión Europea está teniendo una efectividad prácticamente nula [14].


Si los helicópteros llegan a Birmania, es muy probable que equipamiento fabricado en la Unión Europea y Estados Unidos sea utilizado para reprimir brutalmente a un pueblo indefenso. En todo caso, acabarían en manos de un gobierno, el del Consejo para la Paz y el Desarrollo del Estado (SPDC, son sus siglas en inglés), que se encuentra entre los más criminales y brutales que el mundo ha conocido.


El Gobierno del SPDC reprime duramente toda disidencia política [15]: Aung San Suu Kyi, líder de la Liga Nacional para la Democracia (NLD) ha pasado el 60 por ciento de los últimos 18 años bajo arresto domiciliario, a pesar de ser elegida democráticamente por un 82 por ciento del pueblo birmano en una elecciones celebradas en 1990 que la Junta militar nunca ha reconocido. Además de ella, más de 1300 presos cumplen condena en prisiones miserables en las que la asistencia médica es casi inexistente. El Gobierno impone durísimos trabajos forzados a la población que incluyen la construcción de carreteras, actuar como porteadores sin recibir ni siquiera comida o servir como avanzadillas del ejército en la selva para “detectar” minas terrestres [16]. El ejército birmano recluta forzosamente a niños como soldados (con 70.000, es el que más tiene en el mundo), sometiéndolos a entrenamientos inhumanos, en los que muchos mueren, y obligándoles a cometer las mayores atrocidades [17].


Hasta ahora, la situación en Birmania no ha llamado demasiado la atención de los medios de comunicación ni de la opinión pública. Las violaciones de los derechos humanos tampoco han movilizado significativamente a la comunidad internacional. En la ONU son relativamente frecuentes las declaraciones de condena a Birmania y de apoyo a la democracia en ese país. Recientemente, el secretario general Ban Ki-moon hizo un llamamiento en el que pedía la liberación de Aung San Suu Kyi [18]. Sin embargo, las políticas efectivas son más bien escasas: el 12 de enero de 2007 China y la Federación de Rusia vetaron un proyecto de resolución sobre Myanmar en el Consejo de Seguridad de la ONU [19]; es la segunda vez que Birmania aparece en la agenda del Consejo sin efecto alguno (la anterior fue en septiembre de 2006), a pesar de que un informe publicado en septiembre de 2005, avalado por Vaclav Havel y Desmond Tutu, pedía encarecidamente la actuación del Consejo en Birmania [20].


Pero Birmania no ha sido olvidada, especialmente sus riquezas naturales, entre las que se encuentran grandes reservas de gas [21]. Más de 400 compañías extranjeras operan en el país[22], muchas de ellas americanas y europeas. Según un informe elaborado en enero de 2005 por la Confederación Internacional de Organizaciones Sindicales Libres [23], eso implica hacer negocios con las empresas públicas birmanas, controladas completamente por los militares, y por tanto contribuir a financiar su régimen de terror. Por ejemplo, una de las presencias empresariales extranjeras más importante en Birmania es la de la petrolera francesa TOTAL, que inauguró una planta de extracción de gas y un gaseoducto frente a la costa birmana en 1998, los cuales explota junto a otras compañías, entre ellas la estatal MOGE (Myanmar Oil and Gas Enterprise) [24]. Diferentes cálculos estiman que dicha planta proporciona al gobierno birmano entre 200 y 450 millones de dólares anuales [25].


ALGUNOS ENLACES DE INTERÉS SOBRE BIRMANIA:


NOTAS:

[1] Informe de Amnistía Internacional, ‘Indian for Myanmar: making a mockery of the EU arms embargo?”, 16 de Julio de 2007;disponible en: http://web.amnesty.org/library/pdf/ASA200142007ENGLISH/$File/ASA2001407.pdf
[2] Ver informe “Threat to the Peace: A Call for the UN Security Council to Act in Burma” del 20 de septiembre de 2005, elaborado por la firma legal DLA Piper Rudnick Gray Cary y avalado por Václav Havel y Desmond Tutu, pp. 15 y ss. Link: http://www.uscampaignforburma.org/contact-resources/ThreatToThePeace.pdf
[3] Sobre el incremento de las relaciones entre los dos países, ver: “La política de la India hacia Myanmar: la importancia de las relaciones de vecindad en Asia meridional (ARI)”, 3 de mayo de 2007, en la página web del Real Instituto Elcano, link: http://www.realinstitutoelcano.org/wps/portal/rielcano/contenido?WCM_GLOBAL_CONTEXT=/Elcano_es/Zonas_es/Asia-Pacifico/ARI+49-2007
[4] Human Rights Watch, “Burma: Natural Gas Project Threatens Human Rights”, 24 de mayo de 2007. Link: http://www.hrw.org/english/docs/2007/03/24/burma15557.htm
[5] Página web de la compañía HAL: http://www.hal-india.com/exports/alh.asp
[6] Según el informe de Amnistía Internacional, las compañías europeas y norteamericanas son: Forges de Zeebrugge FZ (Bélgica), Turbomeca GIAT Industries y MBDA (Francia), SITEC Aerospace y Eurocopter Deutschland (Alemania), Elettronica Aster SpA (Italia), Saab AB (Suecia), APPH Precision Hidraulics y FPT Industries LTD (Reino Unido) y Aitech Systems Ltd. y Lord Corporation (Estados Unidos).
[7] Ver perfil del ALH en airliners.net: http://www.airliners.net/info/stats.main?id=245
[8] Artículo 2 del Reglamento del Consejo (CE) No 817/2006 del 29 de mayo de 2006, http://eur-lex.europa.eu/LexUriServ/site/es/oj/2006/l_148/l_14820060602es00010029.pdf
[9] Nota pública del Departamento de Estado de los Estados Unidos del 16 de junio de 1993, http://www.pmddtc.state.gov/docs/frnotices/58FR33293.pdf
[10] “The written approval of the Directorate of Defense Trade Controls must be obtained before reselling, transferring, transshipping, or disposing of a defense article to any end user, end use or destination other than as stated on the export license, or on the Shipper’s Export Declaration in cases where an exemption is claimed under this subchapter”. §123.9, p. 502, de las Regulaciones de Tráfico Internacional de Armas (International Traffic in Arms Regulations, ITAR) del 1 de abril de 2007, http://www.pmddtc.state.gov/docs/ITAR/2007/ITAR_Part_123.pdf
[11] “It is the policy of the United States to deny licenses and other approvals for exports and imports of defense articles and defense services, destined for or originating in certain countries. This policy applies to Belarus, Cuba, Iran, North Korea, Syria, Venezuela and Vietnam. This policy also applies to countries with respect to which the United States maintains an arms embargo (e.g., Burma, China, Liberia, Somalia, and Sudan) (…).” § 126.1, p. 531, de las Regulaciones de Tráfico Internacional de Armas (International Traffic in Arms Regulations, ITAR) del 1 de abril de 2007, http://www.pmddtc.state.gov/docs/ITAR/2007/ITAR_Part_126.pdf

[12] Ver, en página web del Departamento de Estado, informe sobre las sanciones impuestas a Birmania: http://www.state.gov/p/eap/rls/rpt/32106.htm
[13] Ver, en página web de la Unión Europea, informe sobre sus relaciones con Birmania: http://ec.europa.eu/external_relations/myanmar/intro/index.htm
[14] Ver informe de Campaign for Burma "The European Union and Burma: The Case for Targeted Sanctions", de marzo de 2004, p. 15. Enlace: http://www.burmacampaign.org.uk/reports/EU_Sanctions_Report.pdf
[15] Ver informe de Amnistia Internacional: “Myanmar’s Political Prisoners: A Growing Legacy of Injustice”, de junio de 2005. Enlace: http://news.amnesty.org/library/pdf/ASA160192005ENGLISH/$File/ASA1601905.pdf

[16] Ver informe de la Organización Mundial del Trabajo “Forced Labour in Myanmar (Burma)”, del 2 de julio de 1998. Link: http://www.ilo.org/public/english/standards/relm/gb/docs/gb273/myanmar.htm Si bien ese informe tiene casi 9 años de antigüedad, parece que la cosas no han cambiado demasiado; recientemente la Cruz Roja Internacional, famosa por su neutralidad, condenó al régimen birmano por estos y otros atropellos de los derechos humanos: http://www.guardian.co.uk/burma/story/0,,2115083,00.html
[17] Ver informe de Human Rights Watch “’My Gun Was as Tall As Me’: Child soldiers in Burma’, de octubre de 2002. Enlace: http://hrw.org/reports/2002/burma/Burma0902.pdf
[18] Ver declaración en la página web de la ONU: http://www.un.org/apps/sg/sgstats.asp?nid=2587
[19] Ver, en la página web de la ONU: http://www.un.org/News/Press/docs/2007/sc8939.doc.htm/News/Press/docs/2007/sc8939.doc.htm

[20] Ver nota 2.

[21] Ver perfil de Birmania en The CIA World Fact Book: https://www.cia.gov/library/publications/the-world-factbook/print/bm.html

[22] Ver lista de las 459 multinacionales que operan en Birmania elaborada por Global Unions, actualizada el 16 de marzo de 2007: http://www.global-unions.org/burma/default3.asp

[23] Informe del CIOSL, “Doing Business in Burma”, enero de 2005. Informe en pdf: http://www.icftu.org/www/PDF/Burma-ICFTUReport-January.pdf

[24] Informe de Campaign for Burma UK “TOTAL: fuelling the oppression in Burma”, p. 11. Link: http://www.burmacampaign.org.uk/PDFs/total%20report.pdf

[25] Idem, p. 25